“Nos están exponiendo a todos”, expresó Ángel Flores, que ha recibido cientos de mensajes tras ser separado de la Secretaría de Salud por no quedarse callado ante la carencia de material de buena calidad en el hospital sampedrano

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

San Pedro Sula, Honduras. Ochos meses pasó esperando que le pagaran. Nunca faltó a su trabajo y en plena pandemia de coronavirus, Ángel Flores siguió en pie de lucha, hasta el 31 de julio, cuando en sus redes sociales anunció que el hospital Leonardo Martínez lo había separado como represalia por reclamar el pago de sus salarios.

“Hoy fui despedido del Hospital Leonardo Martínez Valenzuela, en San Pedro Sula, Honduras…. por oponerme a entrar a salas COVID sin el material adecuado, por decirles que necesitamos los salarios atrasados, que hagan efectivos los bonos por riesgo…y oponerme a los maltratos”, escribió Flores en Twitter, donde compartió imágenes extraídas de su WhatsApp.

Calzado con bolsas de basura amarradas con cinta adhesiva blanca y llevando en la cara mascarillas de mala calidad, Flores aparece en las fotografías que mostró en las redes para probar las carencias del sistema de salud en Honduras. “Nos están exponiendo a nosotros y nuestras familias”, escribió indignado el profesional de la salud. “En ninguna norma de la OPS/OMS dice que debemos asistir a pacientes sin el equipo adecuado”.

Desde junio, Ángel había hecho una serie de denuncias por los pagos atrasados y la irresponsable actitud de las autoridades, quienes lo envían a él y a sus compañeros a la primera línea de atención de pacientes de Covid-19 sin adecuadas medidas de bioseguridad.

El Leonardo Martínez está casi al máximo de su capacidad, registrando hasta el momento el 87% de ocupación hospitalaria. San Pedro Sula y Tegucigalpa siguen siendo las ciudades epicentro de la pandemia del coronavirus en Honduras.

Criterio solicitó hacerle una entrevista al doctor José Samara, director del Leonardo Martínez, a quien llamó en varias ocasiones. Samara no respondió las llamadas ni contestó los mensajes que este medio le envió a su WhatsApp, aunque los dejó en “visto”.

Al menos 58 enfermeras y auxiliares del Leonardo Martínez denunciaron el sábado 1 de agosto en un comunicado que no les han pagado sus salarios de julio y amenazaron con irse al paro de labores.

Además, le exigieron al Gobierno pruebas rápidas periódicas de Covid-19 o hisopado para el personal de las salas de coronavirus. Al menos 40% del personal ha renunciado y un 20% está incapacitado, detallan en el comunicado. El domingo 2, un grupo se fue a paro, pero en la tarde anunciaron que hoy lunes continuarán con las negociaciones con las autoridades de salud.

Por otra parte, el CNA presentó hoy al Ministerio Público la investigación por los hospitales móviles e identificó delitos de abuso de autoridad y fraude supuestamente cometidos por el exdirector de Invest-H, Marcos Bográn.

 188 total views,  1 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here