Por Dunia Orellana

Fotografías: Bomberos y Cintia Rodriguez

En plena cuarentena se quema segundo mercado en Honduras en menos de dos meses.

Locatarios piden investigar al personal administrativo que estaba dentro de las instalaciones a la hora en que inició el incendio.

San Pedro Sula. Un 70% de puestos de ventas quedaron reducidos a cenizas hoy al incendiarse uno de los dos edificios que componen el histórico mercado Guamilito, en el noroeste de San Pedro Sula. Según algunos locatarios, el siniestro pudo haber sido iniciado por manos criminales y por eso piden que se investigue, aunque todavía no hay un informe oficial del Cuerpo de Bomberos de Honduras.

El mercado que tiene unos 53 años de fundación lleva cerrado más de tres meses desde el inicio de la cuarentena por el coronavirus que inició en el país el 15 de marzo. Muchas y muchos han sido perjudicados por las pérdidas generadas por la pandemia y han tenido que trasladarse a las afueras del mercado u otros sitios cercanos a él para poder vender algunos de los productos, entre los que resaltan flores, artesanías, ropa típica, verduras, quesos, tortillas de maíz y harina, así como comidas tradicionales.

Los perjudicados que tienen décadas de laborar en esa plaza en la costa norte de Honduras lloraban de impotencia al contemplar cómo el trabajo de sus vidas subía al cielo en forma de humo negro. Algunos se pelearon con los policías cuando estos les impidieron entrar a salvar sus productos.

El incendio que comenzó alrededor de las dos de la tarde es el desenlace de una cuarentena que ya ha durado tres meses y ha dejado a los vendedores prácticamente en bancarrota.

“Estamos en la calle”, dice una de las vendedoras del Guamilito mientras contempla la ruina humeante en que se ha convertido el edificio ocupado por puestos de artesanías que se hallaban entre las predilectas de los turistas.

Los locatarios reclaman porque el mercado siguió cerrado mientras en los últimos días se dio permiso de abrir a lujosos centros comerciales sampedranos pertenecientes a millonarias corporaciones.

La indignación de los comerciantes por esta muestra de desigualdad los hizo planear hace unas semanas una protesta callejera que al final no se realizó porque personal municipal, según ellos, amenazó con quitarles sus puestos si llevaban a cabo la manifestación.

“Debemos apoyar a estas personas que lo perdieron todo”, dijo un testigo del incendio.

“Me duele lo que nos está pasando”, se lamentó Karen Ortega, locataria del Guamilito y representante del Congreso Nacional. “Pedimos que nos dejaran abrir nuestros negocios, pero no quisieron porque decían que querían mantener las normas de bioseguridad. Toda mi vida está en este mercado. Nos quedamos en la calle”.

Ortega señaló que la municipalidad no ha invertido en reparar las instalaciones eléctricas”. Todos los cambios que se han hecho han sido del dinero de los locatarios”.

No es el primero que se quema en la cuarentena

El Guamilito es el segundo mercado que se quema durante la cuarentena por la COVID-19. Hace apenas dos meses, el 24 de abril, ardieron en llamas más de 200 puestos del mercado Colón en Comayagüela, en la región central de Honduras, dejando a gran cantidad de familias sin su fuente de ingresos.

Ambos siniestros ocurren mientras la pandemia del coronavirus no ha alcanzado aún el pico previsto por las autoridades de salud.

En el caso del Guamilito, el fuego se desata un día después de la conmoción causada por la confirmación de que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, está enfermo de COVID-19, y pocos días después de que se han llevado a cabo dos arrestos más en el caso por narcotráfico que afronta en Estados Unidos su hermano, Juan Antonio “Tony” Hernández.

Ocurren además el mismo día en que se registra una cifra récord de 643 contagios y mientras el foco de la pandemia se traslada a la capital del país.

Casualidad o no, estos no son los primeros incendios que se reportan mientras el país se halla sumergido en una crisis.

Otro fuego de enorme magnitud consumió casi 220 puestos de venta en los mercados Colón, Las Américas, San Isidro y Quinta Avenida de Comayagüela el 30 de julio de 2009, un mes después del golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya Rosales.

“No me imagino a San Pedro Sula sin el Mercado Guamilito. Es tan nuestro como El Merendón, trabajaremos 24 horas al día para reactivar el nuevo Guamilito” expresó el alcalde Armando Calidonio en Twitter tras visitar a los locatarios que perdieron sus cosas.

 385 total views,  2 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here