HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO

Dilectos ciber lectores sobre este cáncer que corroe hasta la médula al mundo entero sin distinción de ninguna clase he brindado conferencias presenciales, capacitaciones, webinar (Gratis la última el 14 de noviembre de 2020).

Además he emborronada cualquier cantidad de cuartillas publicadas en este medio o en periódicos tradicionales, porque tengo más de 20 años de estudiar esta lacra; mi interés por este ilícito transnacional tiene su génesis por haberme desempeñado como el primer Sub Director de la Oficina de Bienes Incautados (OABI) otrora dependencia técnica del Ministerio Público, razón por la cual preparé, leí y sustenté mi Tesis Doctoral sobre este flagelo, la misma la convertí en un libro inédito prologado por el connotado Jurisconsulto RIGOBERTO ESPINAL IRÍAS(+), aunquelaLicenciada FIDELIA MOLINA FLORES el 30 de mayo próximo de 2016 ella me comunicó que el Gobierno de Honduras a través de la Dirección Ejecutiva de Cultura y Artes a su cargo había tomado la decisión de publicar mi libro titulado “EL LAVADO DE ACTIVOS UN DELITO TRANSNACIONAL” pero, con la condición, que YO aportara los Insumos del mismo, sin embargo me apersoné varias Oficinas del Estado y de la Empresa Privada solicitando patrocinio pero con resultados negativos.

Déjeme decirles que mi libro es una herramienta de suyo importante para todos los Operadores de Justicia Hondureños en particular, estudiantes de Derecho, de Secundaria y en general para cualquier ciudadano que quiera ilustrarse sobre este delito que trastoca la economía de cualquier país donde se logra entronizar, es decir, las variables macro económicas y micro económicas,  sin embargo

En él se detalla la utilización de los paraísos fiscales para esconder el dinero (aunque no sea de origen ilícito) de las autoridades el producto de una actividad criminal o ilícita; al hacerlo, quien lava los activos les quita el manto de ilicitud y los ingresa a la corriente general de la economía licita, para poder disfrutarlos o utilizarlos en otras actividades ilícitas. Cualquiera de estos dos resultados hace que la actividad criminal o ilícita inicial resulte fructífera y “rentable” para quien la lleva a cabo, creando así un incentivo alto para la comisión de actos ilícitos o criminales similares. Este incentivo ya había sido identificado por GARY BECKER[1]

Con todo gusto le informo que el Tesoro de EE.UU. está dejando claro que las operaciones bancarias, incluso aquellas sin un regulador federal, como las cooperativas de crédito aseguradas sin garantía federal, banca privada y ciertas compañías de fideicomiso, deben observar las obligaciones de cumplimiento de delitos financieros, según una propuesta que dio a conocer la semana pasada, y la Financial Crimes Enforcement Network, (FinCEN)[2], en otro intento por frenar las vulnerabilidades reales o percibidas en el marco del control del lavado de dinero de Estados Unidos, está haciendo muy explícita de que no existe una exención para estas instituciones en un aviso de reglamentación propuesta.

Cualquier parecido o similitud pasada, presente o futura acaecida en Honduras es mera coincidencia.

Hecha la aclaración de rigor les relato lo siguiente: [3]Matthew Green se crio en el atractivo mundo de las bellas artes, rodeado desde su infancia de las obras de los grandes maestros y los impresionistas. Su padre, Richard, propietario de dos de las galerías más ilustres de Londres, trató con nombres legendarios como Picasso, Constable, Chagall y Brueghel. Matthew Green, de 51 años, se preparaba para hacerse cargo del negocio familiar para que su padre pudiera dedicarse a sus nuevas pasiones.

Pero, a finales de 2017, según los fiscales estadounidenses, Green tuvo tratos con los propietarios de Beaufort Securities, una compañía de inversiones con sede en Mauricio, involucrada en fraude, manipulación bursátil y lavado de dinero. Para los propietarios de Beaufort, engañar a los inversionistas para que compraran títulos sin valor era lo fácil. Lo difícil era hacer que los beneficios obtenidos por medios ilícitos les parecieran legítimos a los reguladores. Beaufort lo había hecho en el pasado depositando dinero con nombres falsos en bancos offshore, para después introducirlo poco a poco en el sistema bancario mundial. La empresa también había utilizado el truco probado de comprar bienes inmuebles para después venderlos rápidamente, a menudo a pérdida, y convertir los ingresos ilegales en activos que parecieran el fruto de una transacción inmobiliaria.

Ahora, los blanqueadores de dinero como Beaufort buscaban formas menos evidentes de lavar su dinero, y Matthew Green sabía cómo comerciar con obras de arte multimillonarias.

Green, que fue contactado a finales de 2017 por los conspiradores de Beaufort —uno de ellos era en realidad un agente federal estadounidense infiltrado—, supuestamente dijo que aceptaría £ 6,7 millones (unos USD 9 millones en aquel entonces), en lo que sabía que era el resultado de un fraude en títulos, a cambio de “Personnages”, un Picasso de 1965. Green redactaría documentos de propiedad falsos que afirmaran que la obra había sido vendida, mientras que en realidad la mantendría en depósito. Más adelante pretendería comprársela a sus cómplices a un precio menor, quedándose con entre el 5% y el 10% del dinero blanqueado.

“El arte es un vehículo muy atractivo para blanquear dinero”, afirma Peter B. Hardy, ex fiscal estadounidense que ahora asesora a corporaciones e industrias sobre el cumplimiento de las disposiciones de lucha contra el lavado de dinero. “Puede esconderse o introducirse de forma ilegal, las transacciones suelen ser privadas, y los precios pueden ser subjetivos y manipulados, además de extremadamente elevados”. Tras una serie de casos recientes en Estados Unidos y Europa, aumenta el impulso hacia una ofensiva contra las transacciones ilegales de arte y antigüedades. El mercado legítimo de arte es enorme: se calcula que a finales de 2018 era de USD 67.400 millones a nivel mundial. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el mercado clandestino de arte, que incluye robos, falsificaciones, importaciones ilegales y saqueos organizados, podría suponer hasta USD 6.000 millones anuales. La proporción atribuida al lavado de dinero y otros delitos financieros se sitúa en el rango de los USD 3.000 millones.

Para Green, su incursión en el oscuro arte del lavado de dinero ha terminado mal. En Estados Unidos ha sido imputado de seis delitos de intento de lavado de dinero, y su galería en el distrito Mayfair de Londres ha sido declarada insolvente por los reguladores británicos. Aunque no se ha declarado a Green como fugitivo, las actas judiciales indican que los fiscales estadounidenses han comunicado su imputación y orden de detención a los servicios de seguridad del Reino Unido, Hungría, San Vicente y las Granadinas y Mauricio. También se le exige que entregue el Picasso.

Las tácticas utilizadas por Green y los demás imputa dos en el complot del Picasso son fáciles de replicar, al menos por el momento. Green aprovechó un vacío legal que los legisladores de Estados Unidos y Europa están intentando cerrar. A diferencia de los bancos, las compañías de seguros de vida, los casinos, las agencias de cambio de divisas e, incluso, los comerciantes de metales preciosos, las casas de subastas y los galeristas  no tienen obligación de informar a las autoridades de las transacciones de gran cuantía De hecho, los intermediarios pueden mantener el anonimato de los compradores y vendedores. Y, al contrario que las empresas estadounidenses que negocian en grandes

sumas de dinero, no tienen que presentar los llamados informes de actividad sospechosa al Departamento del Tesoro estadounidense si tienen dudas sobre el origen del dinero que reciben como pago.

…………………………………………………………………………CONTINUARÁ


[1] Fuente: Premio Nobel de Economía en 1992, en su ensayo “Crime and Punishment: an Economic Approach”

[2] Fuente: Red de Control de Delitos Financieros

[3] Fuente: Tom Mashberg es un periodista de vasta trayectoria que escribe para el New York Times y otras publicaciones sobre delitos relacionados con obras de arte y antigüedades. El poco regulado mercado del arte está plagado de oportunidades para blanquear dinero ilícito

 260 total views,  1 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here