“Empezamos a hacer las preguntas básicas: ¿quién se va, por qué y cómo? Y nos dimos cuenta de que había un vacío muy grande de información”, recuerda Emmanuel Abuelafia, economista líder del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y coautor del estudio. “Esa información era necesaria si queríamos hacer política pública basada en evidencias para revertir el fenómeno. Nos motivó esa falta de información robusta y sistémica sobre la migración”.

De este esfuerzo emerge una radiografía precisa, en la que los migrantes mismos responden a las grandes preguntas. ¿Por qué migran y cómo lo viven? En promedio, 74% dice hacerlo en búsqueda de oportunidades económicas, 43% por la reunificación familiar y 41% por la violencia – tres grandes factores que, a menudo, vienen entrelazados.

Las respuestas también cuentan la historia humana tras la decisión de partir. El 47% de los migrantes encuestados tiene hijos y, de estos, más de la mitad han quedado en la región. Desde la separación, la mitad de los migrantes dice hablar cada día con sus seres queridos, y un tercio lo hace semanalmente.

Los perfiles de los que migran

El Salvador, Guatemala y Honduras son conocidos, en conjunto, como El Triángulo del Norte, pero el estudio muestra que sus tres “esquinas” son distintas. “Los migrantes de los tres países no se comportan igual, el perfil migratorio por país varía”, explica Abuelafia.

Ver o Descargar en PDF

 251 total views,  1 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here