Por Elsa de Ramírez

Como un homenaje póstumo a su fallecimiento (10 de julio, 2020), a continuación, transcribimos la parte que corresponde a él, publicada en la Enciclopedia radiofónica gargantas de oro de la radiodifusión hondureña, (Págs. 145, 146 y 147- autor Mario Hernán Ramírez-mayo, 2010).

“En realidad, este caballero del micrófono, nació en San Rafael, Municipio de Namasigüe, Choluteca, graduado como Mercadólogo, Productor y Director de Radio y Televisión en México, D.F., (en el College Panamericano); con estudios en el Centro de Formación de la Voz de Alemania en 20 ocasiones, Licenciado en Periodismo, graduado de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH); inició su brillante carrera radial, como la mayoría de los de su género; por vocación.

Refiere Mario Hernán: “En los comienzos de los años 80s, tuvimos la fortuna de recibir una oficial invitación del gobierno de la entonces República Federal de Alemania, cuya capital era la deslumbrante ciudad de Bonn, desde donde emanaba todo el movimiento de una nación extraordinaria, que continuaba sepultando las cenizas de la 2da. Guerra Mundial, que prácticamente había arrasado con su población y su estructura urbana o metropolitana, como el Ave Fénix.

Durante los 47 días que duró nuestra gira por esa admirada república, aun dividida, pudimos llegar hasta Colonia, otra ciudad modelo, que la guerra destruyó en su totalidad, dejando los aliados vencedores, solamente la soberbia e irrepetible Catedral de esa gran urbe, Catedral que llevó 600 años su construcción, de 1200 a 1800 de la Era Cristiana.

Pues, en esa gran metrópoli, funciona, posiblemente, la más potente y moderna radio emisora que cubre con soltura todos los países del orbe, en sus respectivos idiomas, las 24 horas del día.

En su gigantesco edificio de 31 pisos, encontré a uno de los locutores estelares de esta potente radio emisora, quien al identificarme, me dijo, muy cortésmente: “Te felicito, vienes del país que cuenta con los mejores locutores del mundo”, afirmación que de momento me llenó de orgullo y satisfacción, pues al instante vinieron a mi mente, las voces de Rodolfo Brevé Martínez, Gustavo Acosta Mejía, Moisés de Jesús Ulloa Duarte, René Medina Nolasco, Nahúm Valladares y Valladares, Raúl Agüero Neda, Héctor Maradiaga Mendoza, Napoleón Mairena Tercero y otros que estaban de moda en esa época.

Pero, mi interlocutor, a renglón seguido me aclaró que tal afirmación la hacía, porque los ejecutivos de la radio, a través de su gobierno, todos los años enviaban a sus países amigos, ofertas de becas para que, jóvenes con capacidad y vocación para tal fin, optaran a estudios superiores de radio y que, durante el tiempo de operar la potente estación radiofónica, solamente Julio Ernesto Alvarado había aceptado el reto de mejorar profesionalmente sus conocimientos en el amplio y apasionante escenario de la radiodifusión, por lo cual es que este hombre de micrófono, tiene tanta imaginación en el desempeño de su polifacética personalidad, que lo ubica entre los mejores locutores  de patio, con formación académica alcanzada en Europa y pulida con el tiempo, con la presentación a través de la pantalla chica, de sorprendentes programa culturales, turísticos, políticos, educacionales y de toda índole, de tal manera que hoy por hoy, sus espacios en la TV son esperados con singular interés.

Julio Ernesto Alvarado figura en la galería de los grandes. ¡Felicitaciones maestro!

Al momento de su desaparecimiento físico formaba parte del Parlamento Centroamericano (PARLACEN) como Diputado por el Partido Libertad y Refundación (LIBRE).

Paz a su alma y resignación cristiana a su familia.

 321 total views,  1 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here