Criterio HN

Tegucigalpa. – Numerosos son los cuestionamientos de hondureños en las redes sociales porque el presidente Juan Hernández le dio prioridad al gremio de los periodistas en el proceso de vacunación contra la COVID-19 por encima de la población de mayor riesgo.

Las objeciones no se han centrado en si es un derecho, porque obviamente la vacuna es un derecho universal, si no en la forma en la que se ha concebido este privilegio para un gremio, mientras apenas el 0.32 % de la población ha sido inmunizada, según los recuentos del portal Vacunas Abiertas de la Asociación para una Sociedad Más Justa (ASJ).

Hasta el momento en Honduras no se ha logrado vacunar a la totalidad del personal de salud, a los adultos mayores y personas con morbilidades.

Las vacunas para los periodistas fueron otorgadas por Hernández a la dirigencia del Colegio de Periodistas de Honduras (CPH), presidida por Osman Reyes, gerente de Comunicación del Sistema Nacional de Emergencias 911, una instancia de inteligencia del Estado, operado por oficiales militares y de policía controlados por el gobernante.

“Mi postura es que no debe haber vacunas solo para los periodistas, sino que debe haber vacunas para todos los hondureños”, dijo el periodista e investigador, Fredy Tejada, al ser entrevistado por Criterio.hn.

Tejada considera que la vacunación para periodistas es parte de ese juego de poder que siempre ha existido entre los gobernantes y la cupula del gremio periodístico y que se refleja en la actualidad con una evidente campaña política electoral para revertir la mala imagen del gobierno.

El domingo, en el marco de la convención del gobernante Partido Nacional, el presidente Juan Hernández cuestionó que la oposición política y la prensa crítica, esté haciendo uso de la vacuna.

“Los he visto la semana anterior que andaban vacunando a sus abuelitos y ayer a ellos mismos. Decían: ‘No van a venir las vacunas rusas, no hay contrato con Pfizer’. Y ahora [andan] con el bracito pelado”, dijo Hernández en alusión a la vacunación de periodistas que inició el domingo en Tegucigalpa tras un acuerdo entre la secretaría de Salud y el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH).

Lo aseverado por Hernández es una evidente politización de la aplicación de la vacuna y de manera implícita ha dejado establecido que la inoculación es un privilegio de grupos y no una obligación del gobierno con el universo de la población.Reproductor de vídeo

En respuesta a lo expresado por Hernández, reaccionó la presidenta del Colegio Médico de Honduras (CMH), Suyapa Figueroa, quien escribió en su cuenta de Twitter: “Solo quiero recordarle al sujeto que usurpa la silla presidencial. Las vacunas las compró con el dinero del pueblo y las compró tarde y no compró suficiente y es una vergüenza y una violación a los derechos humanos del pueblo no servir ni para hacer los mandados que el cargo obliga”.

Para el Fiscal General de la República, Edmundo Orellana Mercado, lo expresado por Hernández “es una manifestación del comportamiento cínico del gobierno” y una evidente postura que no importa cuán estropeada esté la imagen del gobierno, porque lo que se busca es posicionar la temática que beneficie al gobierno y se arraigue en el imaginario colectivo”.

Para el periodista Fredy Tejada, en esa campaña del gobierno, tiene participación el Colegio de Periodistas.

“No me cabe la menor duda que hay una estratagema de comunicación, de imagen, de mercadeo para intentar revertir todo esta imagen pésima y negativa que tiene el actual gobierno y el Colegio de Periodistas de Honduras está participando, al menos la junta directiva está participando conscientemente en este proceso”, expresó Tejada.

El gobierno de Hernández ha sido cuestionado por el mal manejo de la pandemia, debido a los actos de corrupción durante la emergencia sanitaria con la compra sobrevalorada de insumos, medicamentos, equipo médico y de bioseguridad y siete hospitales móviles que no son funcionales para la COVID-19, pese a que se pagó más de 47 millones de dólares.

El proceso de vacunación contra la COVID-19 en Honduras se efectúa a cuentagotas, porque el gobierno ha sido negligente en la compra de las dosis a las casas farmacéuticas. De hecho, se ubica como el país de América Latina con la menor tasa de cobertura.

Según el portal Vacunas Abiertas de la ASJ, hasta el momento las dosis aplicadas son de 142,472 a nivel de todo el país. De las cuales 124,004 han sido aplicadas como primera dosis y 18,468 como segunda dosis, es decir, vacunación completa.

Sobre la vacunación de los periodistas, Orellana Mercado, manifestó que es un tema que debe ser valorado por quienes están recibiendo el beneficio porque “efectivamente tenemos el hecho concreto que hay muchos hondureños que están en situación vulnerable, que todavía no han sido vacunados”.

En esa línea de vulnerabilidad colocó a los adultos mayores del interior del país, donde aún no ha llegado la vacuna.

El exfiscal de la República, reconoce que los periodistas están expuestos al virus, pero de la misma manera lo están los abogados, los ingenieros, los trabajadores de la construcción, los comerciantes de los mercados, siendo estos últimos los de mayor exposición, a excepción del personal de salud, según su análisis.

CORRUPCIÓN Y LA PRENSA

En febrero pasado la Unidad Fiscal Especializada Contra las Redes de Corrupción (Uferco) hizo público el caso “Hermes” que involucra a 77 periodistas en el saqueo de casi 100 millones de lempiras de Casa Presidencial.

Este señalamiento fue cuestionado inmediatamente por el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH), que reaccionó de manera rabiosa contra un requerimiento fiscal que aún sigue sin resultados.

Desde el 2015 Criterio.hn ha venido investigando el accionar del Instituto de Previsión Social del Periodista (IPP), develando con pruebas la existencia de un vínculo entre el poder político y el gremio periodístico y que se plasma en un escudo de impunidad del que gozan los dirigentes para no rendir cuentas del ente de pensiones, que enfrenta serias denuncias de despilfarro de fondos y compra sobrevalorada de propiedades.

El exfiscal de la República, no descarta que en aras de congraciarse con la prensa y en particular con los críticos, el gobierno haya gestionado la vacuna porque las prácticas de las dictaduras o de las demagogias van en dos vías: endulzar el oído con propuestas o amenazar y reprimir.

El periodista e investigador, Fredy Tejada, considera que el gobierno de Juan Hernández se ha aliado con el CPH, “pues ya sabemos que dentro de la junta directiva del Colegio de Periodistas hay empleados del gobierno que indudablemente se benefician de todo esto”.

Tejada explicó que existen periodistas que “están arriba en el poder” que utilizan a los directivos del CPH y luego estos “utilizan los puestos dentro de la junta directiva para favorecerse, para quedar bien y para tener asegurado un puesto en el gobierno”.

Históricamente, el CPH ha sido liderado por periodistas afines a los gobiernos y actualmente la historia sigue siendo la misma.

La vacunación ha sido rechazada por varios periodistas, como el caso de Fredy Tejada, quien dice que se vacunará cuando el gobierno vacune al pueblo y no a cupulas o castas privilegiadas.

“La posición del periodista debe ser pugnar por la sociedad en general, por el pueblo, por las mayorías y en esta situación lo que yo sugeriría, si cabe, es que nos mantengamos del lado de las mayorías, del pueblo”: Fredy Tejada, periodista e investigador.

“Mantenerse del lado de las mayorías es pugnar porque haya vacunas para todos, pugnar para que haya medicinas, para que haya hospitales, porque haya un salario digno, porque haya mejores condiciones de vida para todos los hondureños y no solamente para un grupo especial”, remarcó el periodista.

Finalmente, instó a los periodistas “a mantener la posición en cuanto a ser y parecer, es decir, ser lo que escribimos, debemos tener dignidad y esa dignidad se manifiesta cada día con lo que somos y con lo que escribimos, si eso está congruente, pues vamos bien”.

La periodista y directora de Reporteros de Investigación, Wendy Funes, también es parte de la prensa que no se vacunó.

Ella escribió en Twitter que no se vacunará hasta que haya inmunización para todo el pueblo y a la vez tildó las declaraciones del presidente hondureño de “una persona con mentalidad de violencia delictiva y violencia estatal que no corresponde el rol de la prensa y los contrapesos”.

El equipo de Criterio.hn declinó vacunarse luego de ser criminalizado por el expresidente del CPH, Dagoberto Rodríguez, quien, en una actitud de intolerancia ante las publicaciones de este medio de comunicación que develan las irregularidades en el ente de pensiones de los periodistas, publicó en su cuenta de Twitter que no se dejaría a “nadie por fuera incluyendo a los empleados de un medio digital que ha tenido una sistemática campaña de mentiras para destruir el CPH y el IPP”.

Aunque Rodríguez no haya mencionado el nombre del medio, es una clara alusión a Criterio.hn porque es el único que se ha atrevido a investigar las irregularidades que se han venido gestando a lo interno del IPP.

Siendo presidente del CPH y del IPP, Rodríguez, fue calificado como violador de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública al no publicar la información financiera y administrativo del IPP en el Portal Único de Transparencia del ente de pensiones.

Asimismo, se le impuso dos sanciones administrativas por más de 30,000 lempiras cada una y está a expensas de seis sanciones más con montos que podrían ser superiores.

El Colegio de Periodistas de Honduras, ha celebrado en las últimas horas la vacunación de sus colegas, aunque muchos denuncian que en la jornada, que comenzó el domingo en la sede de este gremio en Tegucigalpa, muchos comunicadores que son figuras reconocidas en los medios de comunicación aprovecharon para inocular a sus familiares y amigos, dejando a otros sin vacunarse porque las dosis se agotaron.

 445 total views,  4 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here