Radio Progreso

El doctor Carlos Umaña, Presidente de la Asociación de Médicos del Seguro Social en San Pedro Sula, advirtió que al ritmo que avanza Honduras con su proceso de vacunación, se tardará cuatro años para controlar la pandemia de Covid-19.

“Siendo sinceros, a Honduras le faltan 4 años al ritmo que vamos de vacunación. Al ritmo de la población que no entiende, miro al Covid para muchos años, pero bueno hay correctivos como que se presionen a las compañías farmacéuticas y a los países para que nos donen vacunas pero para eso se necesita credibilidad. Nosotros necesitamos vacunar 50 mil personas diarias para poder salir el próximo año, eso es grave para nuestro país”, manifestó Umaña.

En entrevista con Radio Progreso (RP), el doctor Carlos Umaña (CU) señala que la falta de visión, gestión, corrupción y la politización de la emergencia se han convertido en los obstáculos para superar una pandemia que condena a la muerte al pueblo hondureño.

RP. ¿Por qué usted habla claro y directo con lo que se ha hecho en esta pandemia?

CU. Simple y sencillamente no estoy buscando un puesto de elección política. De hecho no participé en las elecciones a pesar de que me habían ofrecido en mi Partido Liberal, porque para nadie es un secreto que soy Liberal, pero decidí no participar porque no lo veo prudente, no lo veo bien, estoy concentrado al 100% en esta pandemia.

RP. ¿Cómo resumiría usted esta pandemia que ya lleva 15 meses?

CU. Es un desastre total. El manejo ha sido inapropiado, no ha habido asesoría y no se han hecho las diligencias de manera rápida.

RP. ¿En qué momento estamos de la pandemia?

CU. En estos dos meses que han pasado, abril y mayo, hemos empeorado, aunque usted no lo crea hemos empeorado, aunque usted no crea y diga pero vinieron las vacunas, hemos empeorado, y lo dice el mes de mayo, lo dijimos que sería el mes más catastrófico de la pandemia, es el mes de más casos y más muertes.

RP. ¿Qué viene ahora, cuál es el panorama?

CU. Permítame retrotraerme al mes de abril y mayo del año pasado (2020) donde la zona norte presenta el pico más alto de la pandemia, posteriormente se traslada a Tegucigalpa en los meses de junio, julio y parte de agosto, y presenta el pico más alto con una barbaridad de muertos, se los advertimos y no hicieron caso. Posteriormente en agosto se traslada a la parte rural y se muere una gran cantidad de personas, lo dicen las funerarias. Pues eso está pasando ahora mismo: entre marzo y abril fue el pico en San Pedro Sula, en el mes de mayo y parte de junio es el pico en Tegucigalpa, y después se va a trasladar a la zona rural, estoy muy seguro de eso.

RP. ¿Cuál es la realidad en los municipios del interior del país?

CU. En julio y agosto del año pasado habían triajes, hoy hay más de 100 centros cerrados, las municipalidad se han declarado en calamidad doméstica, no pueden con los triajes. En Tela, cerraron el triaje y le dejaron toda la responsabilidad al hospital, lo mismo pasa en Puerto Cortes. Se nos avecina un desastre porque se está perdiendo la contención primaria, que son los centros de triajes y estabilización. Presagio, si no hacemos algo, que julio y agosto serán meses muy dañinos para el interior de la República de Honduras.

RP. ¿El gobierno lo sabe?

CU. Por supuesto que lo sabe, el problema es que no tienen el dinero para los centros triajes, ellos le echan la culpa a las municipalidades que no han hecho las auditorías, que legalmente no se puede, pero allí están los organismos contralores para que en el futuro, si hay un alcalde que metió las uñas y se robó el dinero, sea el Tribunal Superior de Cuentas que lo repare, pero usted no puede condicionar cuando el triaje está cerrado, para eso existen los organismos contralores del Estado pero como aquí es un elefante blanco y auditan al que quieren, ese es el gran problema.

RP. ¿Cuál ha sido el mayor obstáculo para enfrentar la pandemia?

CU. La voluntad política, ver como oposición al Colegio Médico cuando no es así. Nos toman como que todo es político, si una persona da luces y esa persona no está equivocada, lo miran como un potencial candidato, el partido de gobierno piensa que todos somos oposición, que todos somos ñangaras, que todos queremos estar en el gobierno, y no es cierto, y ese es el gran problema que hay que aquí politizamos todo.

RP. ¿Cómo ha reaccionado el pueblo hondureño?

CU. El pueblo hondureño también tiene su culpa, yo le echo un 40%, es un pueblo pasivo que le gusta el “pijín”, le gusta “el chupe”. Se les dijo que no celebraran la navidad con sus familias, muchos han reconocidos que se infectaron en las reuniones. Se les dijo que no salieran a celebrar el día de la madre, que no infectaran a sus viejitas, pero no, hay están muriéndose un montón de viejitas.

RP. ¿Qué responsabilidad asumen los médicos?

CU. Los médicos también tenemos responsabilidad. En su momento los médicos tuvimos que ser más vigiles, pero no podíamos parar nuestra labor porque estaba la pandemia. Ustedes también los medios de comunicación, en un inicio, también muy pasivos, creyendo en la barrabasadas del gobierno.

RP. ¿Le ha traído consecuencias esa franqueza y dureza con la que usted habla?

CU. De parte de las autoridades mías del Seguro Social, ninguna, es más tengo muy buenas relaciones con la Dirección Médica Nacional y con la Junta Interventora. Por parte de las personas del público sí, hubo hasta amenazas de muerte, tuve que cerrar una cuenta en Facebook. Dentro de los funcionarios del gobierno, que no de la Secretaría de Salud, me he ganado un respeto, e incluso he hablado con el Presidente de la República, me ha llamado simplemente para saber lo que yo pienso, y yo se lo digo.

RP. ¿Le ha ofrecido el gobierno conducir la pandemia?

CU. No. No me han ofrecido conducir la pandemia porque ellos saben qué pasaría. Yo no podría aceptar una situación donde yo no sé dónde está el dinero. Sí me han ofrecido como asesoría, como que me integre pero definitivamente no se puede, uno necesita saber la transparencia del caso y esto es lo menos transparente que existe.

RP. ¿Hay posibilidades de hacer vigilancia social?

CU. En este momento no, solamente denunciar. Lamentablemente usted sabe la concentración de poder que tiene el partido de gobierno que maneja la Corte, el Ministerio Público, el Tribunal Superior de Cuentas.

RP. ¿Qué representan las próximas elecciones?

CU. Creo que son de las últimas posibilidades que nos quedan. Yo no soy pitoniso ni alumno de Marvin Ponce, que se la tira de gurú de lo que va a suceder en el futuro, pero es una de las pocas posibilidades que Honduras tiene de salir de una manera pacífica. Si se vuelven a robar las elecciones habrá violencia y un estallido social, yo no quiero eso para el país. Veo un panorama muy sombrío si nosotros como hondureños no vamos a votar o nos abstenemos o ellos nos hacen el chanchullo de no darnos nuestra tarjeta de identidad o no se hacen las alianzas correctas.

RP. ¿Hay dónde escoger?

CU. Si hay donde escoger, hay gente honesta, en las planillas de los partidos políticos hay mucha gente que no está relacionada con la corrupción. Creo que sí se puede, pero el estatus quo no lo permite, por lo tanto, tiene que unirse una gran cantidad de personas y no dejarse robar los votos porque esta ley que pusieron está dada para el fraude. Los tres partidos políticos grandes del país se han puesto de acuerdo para robarse las elecciones.

RP. ¿Cuándo saldremos de la pandemia?

CU. Siendo sinceros, a Honduras le faltan 4 años al ritmo que vamos de vacunación. Al ritmo de la población que no entiende yo miro el Covid-19 para muchos años, pero bueno hay correctivos como que se presionen a las compañías farmacéuticas y a los países para que nos donen vacunas pero para eso se necesita credibilidad. Nosotros necesitamos vacunar 50 mil personas diarias para poder salir el próximo año, eso es grave para nuestro país.

 154 total views,  1 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here