● ASJ alertó sobre riesgos para lograr un proceso de vacunación equitativo, justo y transparente.
● Advirtió que grupos organizados, con influencia o poder, pueden presionar para ser vacunados antes que les llegue su turno.

Tegucigalpa, 16 de junio de 2021. El Estado debe garantizar la vacunación de grupos priorizados antes de ampliar el proceso a población menos vulnerable, advirtió este miércoles la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ).

De acuerdo con el capítulo hondureño de Transparencia Internacional, todavía hay una gran parte de la población vulnerable a enfermarse gravemente y con altos niveles de mortalidad que no ha sido vacunada y que está en riesgo de ser excluidos durante el proceso.

Información disponible en el micrositio Vacunas Abiertas, indica que 392,651 personas, de un total de 6,824,614 elegibles para ser inoculadas, han recibido al menos una dosis de la vacuna contra COVID-19 y 56,985 han recibido dos.

Hasta la cuarta etapa del proceso de vacunación, la Secretaría de Salud ha empezado a inmunizar, según la planificación, a trabajadores de salud pública y no pública, adultos mayores de 60 años, población con comorbilidades de 18 a 59 años y trabajadores esenciales.

De estos grupos priorizados, datos recopilados por la ASJ establecen que 99% de trabajadores de la salud han sido inmunizados, pero solo 16% de la población mayor de 60 años y 5% de las personas entre 18 y 59 años con comorbilidades ha recibido al menos una dosis de la vacuna.

Cabe señalar que la vacunación de adultos mayores de 60 años ha sido desigual en el territorio nacional. Mientras en departamentos como Francisco Morazán, Santa Bárbara, Valle, La Paz y Atlántida han sido inmunizados entre 25% y 20%, en otras regiones como Choluteca, Yoro, Ocotepeque, Colón y Gracias a Dios apenas 4% o 6% ha recibido una vacuna.

En el caso de los trabajadores esenciales, solo 3% ha sido vacunado y, excepto por Islas de la Bahía y El Paraíso, menos del 6% de este segmento de la población ha recibido una vacuna en el resto de los departamentos del país.

En el proceso de vacunación de trabajadores esenciales, ASJ identificó el riesgo de que se vacune primero a los que trabajan en el sector formal y son parte de grupos con influencia que pueden incidir para que se les vacune primero. En ese sentido, recalcó la importancia de no relegar a trabajadores del área informal que a diario se exponen a contagiarse de COVID-19, a medida se avance con la inoculación de trabajadores esenciales.

Por lo anterior, la ASJ hizo hoy un llamado al Estado, principalmente a la Secretaría de Salud, para cumplir con el esquema de vacunación ya establecido por el PAI y evitar la apertura de la vacunación a grupos menos vulnerables.

Además, remarcó en la necesidad de que la distribución de la vacuna tenga un alcance a nivel nacional, incluyendo áreas rurales y remotas donde muchas personas están en riesgo de ser excluidas del proceso, al tiempo que advirtió sobre los riesgos de injerencia de grupos o individuos que quieran usar el poder para irrumpir el proceso establecido.

 171 total views,  2 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here