Criterio HN

Tegucigalpa.-  Las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) son un proyecto extractivista y la manera de hacer presión es mediante la iniciativa ciudadana y las movilizaciones, pero la salida para abolirlas son los cabildos abiertos porque es la manifestación directa del pueblo bajo la autonomía de cada municipio.

Lo anterior fue expuesto en el foro Con Criterio de Mujer de Criterio.hn, Heidy Alachán, secretaria ejecutiva de la Coalición Contra la Impunidad y la analista del Centro de Estudio para la Democracia (Cespad), Lucía Vijil.

La iniciativa ciudadana es un mecanismo mediante el cual la población puede presentar anteproyectos de ley que sean de impacto social y posteriormente presentarlo ante el Congreso Nacional y debe ir respaldada al menos por tres mil personas con sus respectivas firmas, explicó Alachán.

Heidy Alachán, secretaria ejecutiva de la Coalición Contra la Impunidad

Para la abogada Alachán, en Honduras la iniciativa de ley en contra de las ZEDE no es muy viable por sí sola, porque la mayoría de los diputados que están en el CN son nacionalistas quienes han impulsado este proyecto, junto a la mayoría de los diputados liberales que han avalado la iniciativa.

Según Alachán la iniciativa que está promoviendo el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), sirve como concienciación a las personas para despertar mayor simpatía, sin embargo, hay que decir que en realidad está iniciativa llegará solo si los legisladores dejan que llegue, de lo contrario será engavetada. 

Es de apostar a los cabildos abiertos, ya que son el mecanismo directo con la población y las autoridades municipales, que bajo su institucionalidad de autonomía pueden presionar para qué no se instalen las ZEDE, manifestó Alachán.

En cuanto a las responsabilidades que podrían tener los impulsadores de esta ley, en caso que se logre derogar las ZEDE, dijo Alachán, son los delitos de traición a la patria por violar todos los procedimientos legales que la Constitución estipula en la aprobación de esta ley.

Por su parte la investigadora, Lucia Vijil, dijo que las ZEDE no son un plan coyuntural, sino un proyecto político de larga data, que su ley orgánica los blinda por 10 anos, es un proyecto que quiere aprobar para proteger a una elite de poder que esta ligada al narcotráfico y corrupción, por consiguiente, están utilizando el término de generar empleo para hacer campaña política que los beneficie.

En realidad, este es un modelo extractivista que busca despojar a los pobladores de sus tierras, explotar los recursos naturales sin ningún tipo de procesamiento que garantice mejoras en las zonas, simplemente son bienes que se convierten en materia prima para ser exportados según el modelo económico que se maneja en la región, apuntó Vijil.

Lucía Vijil analista e investigadora del Cespad

Para Vijil, no hay una verdadera fuerza política que esté en contra de las ZEDE, considerando que es un año electoral y los políticos saben que ganar simpatía bajo el eslogan de no a las ZEDE es una buena estrategia, pero ninguno critica el modelo extractivista que se llevará a cabo con estas zonas.

Para ambas expositoras, la población nacional se tiene que sumar a todos los llamados de rechazo en contra de las ZEDE, ya sea cabildos abiertos o iniciativas ciudadanas, cabe la posibilidad de poder ver una luz, si todas las organizaciones comunitarias actúan de manera conjunta para declarar sus comunidades libres de ZEDE.

Las movilizaciones y acciones de protesta se estarán intensificando en estos meses, porqué la mayoría de la población está bajo un contexto de crisis que quiere generar presión a las autoridades porque no aguantan mas la situación de país, finalizó diciendo Lucía Vijil.

Vea el foro aquí

 327 total views,  5 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here