*El juez Kevin Castel celebró este 30 de marzo, en Nueva York, la ceremonia de lectura de sentencia contra “Tony” Hernández. Su defensa no logró posponer la sentencia.

Expediente Público

El narcotraficante hondureño Juan Antonio “Tony” Hernández fue condenado este a cadena perpetua más 30 años de cárcel, este martes 30 de marzo por un juez Kevin Castel, en Estados Unidos, siendo un gran golpe político y moral contra el gobierno de Honduras, al tocar a la familia del presidente.

El hermano del presidente Juan Orlando Hernández, el exdiputado “Tony” Hernández, fue detenido el 23 de noviembre de 2018 en el aeropuerto de Miami y su juicio se celebró del 2 al 18 de octubre de 2019 en el Tribunal Federal del Sur de Nueva York, donde lo declararon culpable por tráfico de cocaína, posesión de armas y dispositivos destructivos, conspiración para usar armas y falso testimonio.

La lectura de sentencia fue pospuesta en al menos diez ocasiones a petición de la defensa, tiempo que fue aprovechado por el procesado para tomar cursos bíblicos y para el manejo de la ira, lo que fue presentado ante el juez Kevin Castel como atenuante en busca de que se le aplicara la pena mínima, que hubiese sido de 40 años de reclusión.

También a finales de la semana pasada, la madre de “Tony” Hernández, Elvira Alvarado; y uno de sus hermanos, Amílcar, enviaron sendas cartas donde pedían clemencia para él, asegurando que es un hombre “temeroso de Dios”, afectado por “mentiras” que lo han “incriminado injustamente”, por lo que pedían “justicia”, lo que para ellos significaba dejarlo en libertad.

Como contrapeso, cientos de hondureños enviaron cartas al tribunal neoyorquino, solicitando la cadena perpetua. Además, el 17 de marzo pasado la Fiscalía envió al juez un memorándum donde expone una serie de agravantes del caso. Por ejemplo, las amenazas del presidente Juan Orlando Hernández de expulsar las bases estadounidenses y la posibilidad de no seguir cooperando en temas migratorios.

También los fiscales hicieron mención del asesinato de varias personas que podrían estar vinculadas directa o indirectamente con el proceso seguido en Nueva York, entre ellas Nery López Sanabria (alias Magdaleno Meza) y su abogado José Luis Pinto; Pedro Armas, el jefe de la cárcel que vio el crimen de López Sanabria; y Normando Lozano, quien era un colaborador de Hernández, según la Fiscalía.

Nery López Sanabria era un trabajador del cartel de los Valle Valle, en el Occidente de Honduras, y al ser detenido por la policía de este país, le decomisaron unas libretas donde se detallaban supuestos pagos hechos a “Tony” y a Juan Orlando. Esas libretas terminaron siendo presentadas como evidencia en el juicio de octubre de 2019.

Van tras confiscación de bienes

Además, el lunes 29  de marzo, la Fiscalía solicitó la confiscación inmediata de los bienes del procesado por valor de 138.5 millones de dólares.

Esta mañana una importante cantidad de hondureños que se congregaron en las afueras de la Corte del Distrito Sur de Nueva York dieron muestras de júbilo al conocer la sentencia. Algunos de ellos portaban pancartas que decían “Traigan a JOH, CC4”, en alusión al término “coconspirador 4” con el que la Fiscalía estadounidense menciona al presidente Juan Orlando Hernández. Otra persona mostraba una manta donde se leía en inglés “Gracias señor Geoffrey Berman por hacer justicia a Honduras”, refiriéndose al exfiscal que procesó a una veintena de narcotraficantes hondureños, entre ellos a Tony Hernández.

Reacción del Presidente

En el juicio de noviembre de 2019, la Fiscalía presentó a los hermanos Hernández como socios en el negocio del tráfico de drogas, donde Tony gestionaba sobornos pagados por narcotraficantes para las campañas políticas que llevaron a Juan Orlando a la presidencia en dos ocasiones.

En una conducta que se ha hecho reiterativa, el presidente de Honduras en los últimos días viene montando conferencias de prensa, pagando publicidad en medios hondureños y enviando mensajes en redes sociales para afirmar que los testimonios en su contra son “mentiras, falsos testimonios”. Asegura que gracias a su gestión el paso de la cocaína por Honduras disminuyó en un 95 por ciento en los últimos años.

Más temprano, esta mañana, el presidente envió un mensaje en Twitter donde decía que “para toda la familia, la noticia que se espera de Nueva York será dolorosa. ¿Y qué más se puede decir de un juicio en el que el testimonio del principal “cooperador” de los fiscales ahora queda expuesto por las grabaciones secretas de la propia DEA como una mentira?”.

Además, enfatizó que “antes, las narcoavionetas aterrizaban como moscas en territorio hondureño a vista y paciencia de las autoridades. Hoy, el tráfico de drogas se redujo en un 95% en Honduras. Lo dice el Depto., de Estado de EE.UU., No lo digo yo”.

 229 total views,  5 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here