• Gracias a los aportes de organizaciones civiles, medios de comunicación e individuos que presentaron denuncias ante organizaciones de TI en Guatemala, El Salvador y Honduras, fue posible identificar algunos actos de corrupción en el marco de la adquisición de emergencia por COVID-19.

ASJ Honduras

Tegucigalpa, 9 de diciembre de 2020. En el marco del Día Internacional Anticorrupción, la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde) y Acción Ciudadana (AC), capítulos de Transparencia Internacional en el Triángulo Norte de Centroamérica, presentaron este miércoles los resultados del informe “Compras de Emergencia COVID-19 El Salvador, Guatemala y Honduras: Una mirada a la transparencia y los precios pagados por los insumos”.

En un esfuerzo compartido, las organizaciones de sociedad civil de Honduras, El Salvador y Guatemala elaboraron un informe en el cual detallan los presupuestos ejecutados por los gobiernos de estos países para atender la emergencia sanitaria, sus fuentes de financiamiento, la transparencia y rendición de cuentas en el uso de estos fondos.

La presentación de los hallazgos contó con la participación de: Carlos Hernández, director ejecutivo de la ASJ; Manfredo Marroquín, director ejecutivo de AC; Roberto Rubio, director ejecutivo de Funde; Lester Ramírez, director de Transparencia de la ASJ y Jessica Estrada, directora de Transparencia de Funde.

El informe refleja que, en estos tres países centroamericanos, el presupuesto total para la atención COVID-19 fue de USD 9,603 millonesUSD 3,000 millones en El Salvador, USD 2,603 millones en Guatemala y USD 3,700 millones en Honduras, financiados principalmente por préstamos internacionales, sin condiciones de transparencia o rendición de cuentas ante organismos multilaterales.

El informe destaca que, durante el período de confirmación presupuestaria, en los países mencionados se aprobaron diferentes normativas para regular las adquisiciones de emergencia y la contratación de expertos; sin embargo, ha existido falta de compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas en el uso de los fondos destinados a la atención de la pandemia y las irregularidades han sido conocidas gracias a denuncias ciudadanas y de los medios de comunicación.

Los representantes de los capítulos de Transparencia Internacional coincidieron en que existe una necesidad urgente de tomar medidas para obligar a los Estados de Centroamérica al cumplimiento, la supervisión y la rendición de cuentas, a fin de conseguir el impacto necesario para crear oportunidades y acciones de combate a la corrupción.

“Hace nueve meses los capítulos de Transparencia Internacional nos unimos para conformar una fuerza de trabajo y en esa fuerza se produjo un documento que hoy estamos utilizando como referente para revisar los avances y el cumplimiento en materia de transparencia, redición de cuentas, materia de competencia económica, fiscalización y el trabajo que se debe hacer en la administración de los fondos a través del informe de Compras y Contrataciones en Situaciones de Emergencia COVID-19; y de esa manera tomar las recomendaciones que presenta este informe  y convertirlos en indicadores de verificación”, detalló Lester Ramírez, director de Transparencia de ASJ.

Para evitar la corrupción en esta crisis mundial, los expertos recomendaron mejorar el acceso a la información pública, promover el compromiso con la rendición de cuentas y continuar monitoreando y controlando los fondos aprobados para 2021.

En ese sentido, Jessica Estrada, directora de Transparencia de Funde, manifestó que “durante la pandemia se han cometido faltas gravísimas en materia de acceso a la información pública y se ha mantenido una actitud de acoso en contra del periodismo de investigación, el cual ha resultado tan importante para conocer lo que ha acontecido. Asimismo, no se ha contado con mecanismos para transparentar el uso de los recursos públicos, además de obstaculizar la labor de los organismos de fiscalización”.

En esta fiscalización para reducir el riesgo de la mala administración de recursos, apuntaron los expertos, se requiere la participación de organismos anticorrupción fuertes y una adquisición pública más abierta, transparente y con un mayor cumplimiento de las regulaciones.

“Yo creo que en los últimos años ha habido un debilitamiento de los órganos de control y es una constante que tenemos en los tres países, por eso surgen las misiones internacionales que estuvieron en Guatemala pero que, en Honduras solo duró cerca de los tres años. Pero de eso se trata, de fortalecer las capacidades de los ministerios públicos para poder sancionar la corrupción”, mencionó Carlos Hernández, director ejecutivo de ASJ.

Y agregó que “la corrupción mata, es algo que venimos mencionando por muchos años y con esta pandemia y crisis sanitaria se ha evidenciado más, a pesar de que hemos perdido muchas vidas en los tres países producto de la pandemia y de las consecuencias de nuestros sistemas de salud, que han sido una de las mayores víctimas de la corrupción en nuestros países”.

Auditoría social a las compras de emergencia sanitaria por COVID-19 en Honduras

+ Ingresa al especial

El estudio muestra que, en los tres países de Centroamérica, los gobiernos limitaron la participación ciudadana para supervisión, seguimiento y rendición de cuentas de los fondos públicos utilizados para atender la emergencia.

“Tenemos que enfocarnos en una nueva generación de reformas para mover la transparencia en nuestros países, para crear un pilar indiscutible que tenga instituciones de control realmente independientes, realmente efectivas para una mejor redición de cuentas, ya que hoy básicamente son parte del problema y no de la solución. Se necesita una reforma más integral y una nueva generación de reformas en cómo logramos en estos tres países tener órganos de control efectivamente independientes“, recalcó Manfredo Marroquín, director de AC.

De acuerdo al informe “Compras de Emergencia COVID-19 El Salvador, Guatemala y Honduras: Una mirada a la transparencia y los precios pagados por los insumos”, los millonarios préstamos internacionales adquiridos por los gobiernos del Triángulo Norte de Centroamérica no tuvieron condiciones de transparencia o rendición de cuentas a los organismos multilaterales, por lo que es indispensable continuar con el monitoreo y fiscalización de dichos fondos.

Más detalles del informe en: https://bit.ly/ComprasEmergenciaCOVID19

+ Ver el informe completo:

DESCARGAR INFORME

 850 total views,  4 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here