Desde el anuncio del primer caso de Covid-19 en Nicaragua el pasado 18 de marzo, casi 20 comunidades, principalmente indígenas y afrodescendientes, se declararon en autocuarentena o confinamiento.

La incapacidad de las instituciones del Estado y la inexistente voluntad del Gobierno para tomar medidas con el fin de controlar la propagación y los efectos de la pandemia en el país, se suman a las condiciones de exclusión social y desigualdades que ya existían en esta población.

Las comunidades indígenas y afrodescendientes del país denuncian sin cesar que no cuentan con voces directas en los espacios políticos y de toma de decisiones, convirtiéndolos en actores nulos ante las acciones que se están tomando, o que se deberían tomar, en el contexto de la pandemia del nuevo coronavirus o ante cualquier otra crisis local o nacional.

Una investigación multimedia realizada por Coyuntura: www.coyuntura.co/poblacionesvulnerabilizadas

 153 total views,  1 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here