DOCTOR HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO

Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE

Mi esposa y yo el día de hoy 20 de agosto de 2021 en el Campus de la UTH gastamos 50 minutos de las 9:40 a las 10:30 am  para que se nos aplicase la segunda dosis de la vacuna SPUNTIK V lo cual nos tranquiliza un poco, pero de  ninguna manera quiere decir que  bajaremos la guardia en lo que a medida de bioseguridad se refiere y cuando regresábamos para la casa quedamos sorprendidos porque la fila de vehículos para entrar al Campus de la Universidad ya referida era aproximadamente de 4 kilómetros.

Les reitero que el hecho que esté vacunado soy consciente de que tengo inmunidad, pero lo que tengo si claro es que soy un “conejillo de indias” mas, porque  Anne Rimoin, profesora de epidemiología en la [1]UCLA, confiesa que el COVID 19: “Este es un virus novedoso, nuevo para la humanidad, y nadie sabe lo que sucederá”; y [2]Peter Piot (uno de los principales virólogos del mundo): “Cuanto más sabemos del coronavirus, más preguntas surgen”. En estas circunstancias hace falta una buena dosis de humildad para que el virólogo externe esas palabras,

Este virus según la OMS se volvió endémico y en mi opinión lo que desafortunadamente estamos viviendo en parte, me recuerda un episodio de un libro escrito por un Premio Nobel de Literatura que en el imaginario del conspicuo escritor describe un pueblo y sus habitantes en donde las poblaciones adyacentes les sugieren que se preparen  de una inminente catástrofe y ninguno de sus habitantes parece poder o querer actuar para evitarla y no quisiéramos ser ese pueblo, hasta que es demasiado tarde. No queremos ser ese pueblo, no obstante, todo parece ser que para allá vamos.

El caso de Taiwán ha sido ampliamente elogiado por su gestión de la pandemia, con una de las tasas de covid-19 per cápita más bajas del mundo y la vida en la isla ha vuelto en gran medida a la normalidad ellos hicieron una hazaña impresionante para un país donde nunca fue impuesto un confinamiento, sin embargo, al comienzo de la pandemia, Taiwán era considerado un país de alto riesgo de covid-19 debido a su proximidad a China y a los frecuentes viajes que se realizan entre los dos países y con un historial de SARS en 2003, que no se consideró que se manejara particularmente bien, el gobierno taiwanés esta vez actuó rápidamente para cerrar sus fronteras.

En la novela [3]Fiesta, dos personajes tienen la siguiente conversación: “¿Cómo llegaste a la quiebra?–preguntó Bill–De dos maneras–contestó Mike–Primero poco a poco y luego de golpe”. Lo mismo tiende a suceder con los grandes cambios sistémicos y las disrupciones en general: las cosas tienden a cambiar gradualmente al principio y luego de repente.

Pero alguno de mis dilectos ciberlectores se preguntaran ¿y que tiene que ver esa novela fiesta con la pandemia?, la vertiginosa velocidad a la que avanzó el COVID-19 desde marzo de 2020 porque en menos de un mes, pareció que de la vorágine provocada por la asombrosa velocidad a la que la pandemia se extendió por la mayor parte del mundo había de surgir una era completamente nueva.

Se pensó que el brote se había iniciado en China poco tiempo antes, pero la progresión exponencial de la pandemia sorprendió a muchos altos responsables y a la mayoría de los ciudadanos porque, en general, nos resulta cognitivamente difícil comprender la importancia del crecimiento exponencial aunado al pánico vendido muy subliminalmente; la profunda crisis provocada por la pandemia nos ha brindado multitud de oportunidades para reflexionar sobre cómo funcionan nuestras economías y sociedades y cómo no. La única salida compatriotas está claro: necesitamos cambiar; debemos cambiar. ¿Pero podemos? ¿Aprenderemos de los errores que cometimos en el pasado? ¿Abrirá la pandemia una puerta a un futuro mejor? ¿Pondremos nuestra casa global en orden?

No es algo que “sería deseable”, sino una necesidad absoluta e impostergable. Si no se abordan y se corrigen los males tan profundamente arraigados en nuestra sociedad y nuestra economía, podría aumentar el riesgo de que finalmente, como ha ocurrido siempre a lo largo de la historia, que el cambio venga impuesto por crisis violentas, como conflictos armados e incluso revoluciones. Nos corresponde a nosotros tomar el toro por los cuernos. La pandemia nos brinda esta oportunidad: “representa una oportunidad inusual y reducida para reflexionar, reimaginar y reiniciar nuestro mundo”.

[4]La teoría del cisne negro o teoría de los sucesos del cisne negro es una metáfora que describe un suceso sorpresivo (para el observador), de gran impacto socioeconómico y que, una vez pasado el hecho, se racionaliza por retrospección (haciendo que parezca predecible o explicable, y dando impresión de que se esperaba que ocurriera). Fue desarrollada por el filósofo e investigador libanés Nassim Taleb.

Ejemplos de “cisnes negros” son el inicio de la Primera Guerra Mundial, la gripe de 1918 o los atentados del 11 de septiembre de 2001.

En relación a la pandemia de coronavirus de 2020 algunos la han llamado un “cisne negro”. Sobre esto a principios de 2020 el propio Nassim Taleb indicó que él no calificaría la pandemia como un “cisne negro”. Pero en enero de 2021 aclaró que un fenómeno de este tipo tiene dos partes:

  1. Un grupo de personas que está enterada de que un determinado evento es posible, siendo entonces la situación conocida y por ende un “cisne blanco”.
  2. Pero existe un segundo grupo que genuinamente no están al tanto de que este fenómeno es posible, ni está preparado para sus consecuencias. Por lo que en este caso efectivamente la situación es vivida como un “cisne negro”.

De esta forma Nassim Taleb reconoce que la pandemia si podría ser denominada como “cisne negro”, al menos para un grupo de personas.

Otros analistas no califican a la pandemia por coronavirus como “cisne negro” sino como “rinoceronte gris” porque era un evento predecible.

“Francisco Jiménez Bautista es profesor de Antropología Social e Investigador del Instituto Universitario de la Paz y los Conflictos de la Universidad de Granada, España en su artículo Covid-19 y sus problemas: sobrepoblación y colapso Manifiesta:

Los humanos no somos responsables el cambio climático que constituye un fenómeno normal de la Tierra a lo largo de su evolución. El problema es el calentamiento global que sí corresponde a una forma de incidir por parte de la población, por ejemplo, a través de su consumo, o en el mejor de los casos a su aceleración y también interaccionando con los hechos epidémicos. El problema, uno de ellos, es que la población crece constantemente. A lo largo de la historia hemos encontrados pandemias que han diezmado a la población: La Peste justiniana de los siglos VI-VIII d. de C. que despobló casi el Mediterráneo; la Peste negra de 1346-1351 que despobló con todo el cinturón estatal entre China y Europa; la transferencia bacteriológica-viral en el marco de la conquista europea en América en el siglo XV-XVI; y por último, la Gripe de 1918 que mató a 50 millones de personas. Una historia que podríamos pensarla en terror.

Sin embargo, en 1950, se estimaba que la población mundial era de 2.600 millones de personas. Se alcanzaron los 5.000 millones en 1987 y, en 1999, los 6.000 millones. En octubre de 2011, ya se estimaba que la población mundial era de 7.000 millones de personas. Se espera que la población mundial aumente en 2.000 millones de personas en los próximos 30 años, pasando de los 7.700 millones actuales a los 9.700 en 2050, pudiendo llegar a un pico de cerca de 11.000 millones en 2100. A esto hay que añadir, que los países más poblados: China (1.440 millones) e India (1.390 millones), representan el 19% y el 18% de la población mundial respectivamente. Se espera, que sobre 2027, la India supere a China como el país más poblado del mundo como pone de manifiesto las prospectivas de población de las Naciones Unidas para 2019. Esos son los datos.

Entonces, la pregunta es obligada: ¿somos demasiados? Este cambio se ha producido por unos factores que influyen en el crecimiento de la población. Como puede ser: a) tasas de fecundidad; b) aumento de la longevidad; y, c) migraciones internacionales. Estos factores han hecho que el ser humano sea el animal más abundante en la Tierra, más que cualquier otro animal, la ciencia, lo sabe y lo señala constantemente. Somos más de 7.000 millones de personas, pero lo importante que tenemos que saber es que las pandemias se activan a partir de cargas demográficas.

Lo que quiero subrayar, es la existencia de un problema de falta de control de población. Sin embargo, no al extremo de Malthus quien planteó la reorientación de la población a través de las guerras y la abstinencia sexual. Este ‘reajuste’ actual se realiza por medio de elementos como el control de fronteras mediante las políticas migratorias, en especial para refugiados y los que intentan asilo político. Comprended que hay una ideología de papeles para todos, salario mínimo para todos, falta otro ejemplo antes del incremento de población. En definitiva lo que se viene llamando “café para todos”, pero este discurso ha producido en Europa un incremento considerable de la extrema derecha, con el consecuente crecimiento del racismo y la xenofobia.

[5]El consumo de café y verduras y haber sido amamantado de bebé reducen el riesgo de enfermar de coronavirus. Esta ha sido la principal conclusión de un estudio de la [6]Universidad Northwestern sobre el consumo de alimentos y el riesgo de infección grave por COVID-19.


[1] La Universidad de California, Los Ángeles

[2] Peter Piot de 71 años pero el COVID-19 casi le quita la vida: Director de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.  “Esta es la revancha de los virus”,  “Les he hecho la vida imposible. Ahora están intentando derrotarme”.

[3]Averigüen el nombre del autor

[4] Wikipedia

[5] https://as.com/diarioas/2021/07/14/actualidad/1626280885_123675.html

[6] La Universidad del Noroeste, también llamada Universidad Northwestern, es una universidad privada estadounidense situada principalmente en la ciudad de Evanston, en el estado de Illinois. Wikipedia

 241 total views,  6 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here