¡No olvidarlas es el camino para encontrarlas! - Diario En Alta Voz – noticias de Honduras, últimas noticias de Honduras

¡No olvidarlas es el camino para encontrarlas!

Llegan unos hombres armados. Irrumpen en la vivienda o
Las interceptan en un camino sin testigos.
Llegan sin decir mucho.
La mayoría armados, muchas veces de uniforme. 
Sin dar explicaciones, se las llevan
Algunas aparecen asesinadas
Y otras las seguimos buscando

 A siete años de la desaparición forzada de Norma Hernández, nuestra compañera y hermana,
En el Día Internacional de las Víctimas de   Desapariciones Forzadas
Las organizaciones y redes que integramos el Foro de Mujeres por la Vida, tercas y coherentes, persistimos en el reclamo de verdad y justicia, derechos inalienables de Norma, de sus familiares y de la sociedad entera.

Nos convocamos para recordarla.
Nos convocamos alrededor de su vida y su familia, ante la urgente necesidad de respuestas, ante las heridas que no cierran.
Ante el dolor y la ausencia de todas las desaparecidas.
Nos convocamos ante la certeza que no olvidarlas es el camino para encontrarlas.

1.En Honduras, muchas mujeres, previo a ser asesinadas, desaparecen en las calles o son sacadas violentamente de sus casas. Son interceptadas en lugares públicos o solitarios por individuos armados, las obligan a subir a vehículos, se las llevan y días después aparecen los cadáveres o se convierten en desaparecidas. En los últimos años, las denuncias de mujeres desaparecidas incrementaron en más del 300 por ciento. Estos datos coinciden con las constantes apariciones de cementerios  clandestinos que se han registrado en los últimos años.

2.Las prácticas de feminicidio y la desaparición entrañan atentar contra el derecho fundamental de toda persona a la vida y a la libertad; cuando no se logra identificar al responsable del delito, el Estado incumple con una de sus facultades y responsabilidades fundamentales, además de que causa daño, dolor e incertidumbre a los familiares de la víctima; pero también afecta a la sociedad, al destruir el sentimiento de protección que los individuos  buscan dentro de un Estado Democrático de Derecho, y es aún más grave el daño si es tolerado o propiciado por omisiones de los servidores públicos.

3.Norma es una mujer muy trabajadora. Estudió belleza y con el tiempo decidió continuar sus estudios hasta graduarse de secretaria. Desde muy joven se ganó la vida trabajando Norma es una mujer sencilla, humilde, callada, cariñosa, servicial, cooperadora y solidaria.. En 2010, Norma se quedó sola, embarazada y sin el apoyo de su compañero. Asumió su rol de madre soltera, lo que la obligó a buscar otro tipo de trabajo y una casa cuyo alquiler fuera posible pagar, con la idea de sostener su hogar durante los últimos meses de embarazo. Pero Norma fue arrancada de manera violenta de su casa por hombres armados, mientras compartía con sus familiares. El 1 de junio de 2010, varios hombres encapuchados ingresaron a la casa de habitación de los padres de Norma Yolanda Hernández López, quien se encontraba amamantando a su hija recién nacida de apenas cincuenta días. A pesar del esfuerzo de su familia y organizaciones de derechos humanos. A pesar de informes no oficiales que vinculan su caso con casas de tortura. A pesar de todas las denuncias interpuestas ante el Ministerio Público y el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos. Hasta la fecha no sé sabe qué pasó con Norma.4.El caso de Norma y la mayoría de casos de desaparición forzada de mujeres de cuenta que el Estado no cuenta con una ruta clara de investigación, tampoco con un Registro Nacional de Personas Desaparecidas. Persiste en agentes de investigación criterios subjetivos,  discriminatorios y estigmatizantes a la hora de atender los casos de desapariciones de mujeres, lo que limita una investigación pronta y expedita. A pesar del impacto que tiene en las familias la desaparición forzada “cuyas emociones oscilan entre la esperanza y la desesperación, cavilando y esperando, a veces durante años, noticias que acaso nunca lleguen”. Muchas de las familias se niegan a denunciarlos casos de desapariciones  por miedo a que le suceda algo similar a sus familiares. Y además porque no confían en las autoridades.

Por nuestra compañera Norma Hernández y por todas las desaparecidas en Honduras

¡No olvidarlas es el camino para encontrarlas!

 San Pedro Sula, 30 de Agosto 2017.

437 total views, 2 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *