El día viernes 7 del corriente mes, en horas de la mañana fui sorprendido agradablemente a través de la línea telefónica cuando el señor presidente del CPH licenciado Osmán Reyes Pavón me anunció de manera agradable y muy culta que el jurado calificador para el premio Álvaro Contreras 2021 me había sido adjudicado.

En ese preciso momento mi hijo menor Mario Fernando me leía despacio la columna de Juan Ramón Martínez por medio de la cual daba cuenta del fallecimiento del ilustre compatriota abogado Manuel Acosta Bonilla.

De inmediato mi semblante cambió, ya que independientemente de la admiración que yo siempre guardé por este gran hondureño, nieto, precisamente del expresidente Manuel Bonilla Chirinos, un exgobernante amante de la cultura en todos sus órdenes, Acosta Bonilla, también, fue un hombre muy querido y apreciado no solo por su talento y probidad conque manejó sus elevados cargos que diferentes gobiernos le confiaron.

Bien, en cuanto a la emoción que me causó semejante noticia, no tengo palabras para expresarme, pues, ya pueden imaginarse la alegría, felicidad y gratitud que desde ese mismo momento experimenté, pues este galardón constituye la más alta presea que periodista alguno anhele, para reafirmar su presencia histórica dentro de este gremio a veces admirado, a veces odiado, pero, con una influencia que absolutamente nadie puede desconocer, ya que en un país donde no existe una prensa libre se desata la corrupción, el terror, el crimen y todo ese torrente de vicisitudes que golpean fuertemente como un azote implacable a los pueblos que son sometidos.

En Honduras, a pesar de todas las adversidades e incluso, hasta la muerte trágica de numerosos colegas y la censura de algunos organismos internacionales como la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Organización de Estados Americanos (OEA y otras de similar importancia, todavía podemos respirar un poco de libertad y de esa manera expresar con las reservas que nuestra propia seguridad nos impone, nuestra voz, que es algo así como la voz del pueblo, que diariamente clama justicia en todos los órdenes de la vida. Justicia por nuestra seguridad, por la salud, la educación, el trabajo y sobre todo la dignificación del ser humano a veces vilipendiado y sometido al rigor de los poderosos, generalmente encasillados en los gobiernos impopulares.

Pero no venimos en esta solemne ocasión a criticar a nadie; venimos a exaltar la personalidad del ínclito tribuno Álvaro Contreras nacido en la histórica ciudad de Cedros, F.M., en 1839 y fallecido en San Salvador a la temprana edad de 43 años en 1882.

Álvaro Contreras, aparece en la historia centroamericana como el mejor y más combativo tribuno que se halla distinguido por su valor y energía en los cinco países de la región.

Álvaro Contreras, amigos, fue el padre de la primera esposa del gran poeta continental Rubén Darío de nombre Rafaelita, la que murió muy joven en Nicaragua.

Álvaro Contreras es la figura más sobresaliente en materia parlamentaria, ya que bástenos saber que en el solemne momento de la inauguración del primer monumento ecuestre al General Francisco Morazán inaugurado en la capital salvadoreña durante el gobierno del presidente Rafael Zaldívar, en 1882 Contreras llevó la voz cantante como la expresión oficial, el que, subrayó para la eternidad la célebre frase “suprimir el genio de Morazán y habréis aniquilado la historia de Centroamérica”.

Estimados colegas, damas y caballeros, para mi este día es probablemente el día más hermoso de mi existencia, ya que, desde que se creó este magnífico premio, siempre, siempre lo anhelé, porque, sin ambages ni posiciones absurdas, creo que por mi amor y larga trayectoria en el periodismo, si merezco recibir este galardón, que me ubica en la más alta posición, momentáneamente, entre los colegas del gremio, máxime ahora en que el periodismo hondureño se ha convertido en una profesión a nivel académico, por lo cual las diferentes universidades públicas y privadas le dan especial tratamiento a este apasionante oficio, en el que, algunos por vocación y otros por inducción buscan siempre ser los primeros en la redacción de este medio, llámese periódico, revista, televisión, radio, internet y hasta en el cine y la redacción de libros de diferente naturaleza.

Yo he tenido la magnífica oportunidad de incursionar en todos estos medios, avalando mi presencia la cantidad de 15 obras orientadas a diferentes temas, casi 70 años de experiencia como locutor y redactor de periódicos, revistas y hasta en la televisión y el cine.

Quisiera extenderme un poco más para que conozcan a ciencia cierta mi hoja de vida o sea mi perfil profesional y que como ciudadano he tratado de mantener, sobre todo durante los últimos 51 años en que mi vida cambió radicalmente, por lo que hoy con profundo agradecimiento elevo mis plegarias al infinito en señal de gratitud al Altísimo al recibir semejante honor que comparto con mi familia, colegas, amigos y compañeros en las diferentes facetas de mi ya larga existencia; naturalmente que esta gratitud tengo que exponerla a todo pulmón a favor de mis compañeros del CPH y porqué no, de la APH, también, que me han dignificado, distinguido y honrado en la más alta expresión del vocablo.

Al honorable jurado calificador mi gratitud a perpetuidad y los mejores deseos porque el éxito, con larga vida y abundante salud los acompañe siempre.

Gracias.

Tegucigalpa, M.D.C. 25 de mayo, 2021

 450 total views,  3 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here