En medio de la situación que nos agota como país, hay cosas muy significativas que nos recuerdan que podemos gestar cambios importantes en nuestra sociedad. Rony Castillo Güity lo tiene claro, y no ha dado un paso atrás respecto a esa visión de cambio. De hecho, sus pasos han sido tan fuertes que logran marcar la ruta a todo un pueblo garífuna que sigue su liderazgo, su vocería y su pasión por las causas de lucha del pueblo.

Hoy por hoy, nos sumamos a esa alegría de ver a uno de los nuestros rompiendo las barreras académicas convirtiéndose en el primer garífuna hondureño cursar un segundo doctorado, esto muy a pesar de las barreras que se nos han impuesto en nuestras comunidades, donde la calidad educativa es tan baja, que obligan a nuestra niñez y juventud, dirigir la mirada a migrar cómo una solución, y no a verse como potenciales científicos, académicos y gestores de cambio en su país. Rony nació en la comunidad garífuna de Iriona Viejo, municipio de Iriona, departamento de Colón, Honduras y su lengua materna es el garífuna.

Su madre se encargaba de sostener a la familia, por lo que, el primer desafió en la educación de Rony, fue no ingresar al kínder para quedarse en casa a cuidar de su hermano menor. Sin embargo, a los 7 años fue a primer grado y durante ese año enfrentó el segundo desafió para su educación (y uno de los que afrontan la niñez garífuna en la actualidad), en la escuela “Jorge Lino Figueroa” le prohibieron hablar la única lengua que conocía, el Garífuna.

Fue ahí donde surge el sueño de que algún día, el sería un alto funcionario y haría las reformas pertinentes para que todos los niños se le respecte sus derechos a la educación en su propia lengua. Al terminar la escuela se vino un desafío más: ¡Centros de estudio lejos de su alcance! A los 12 años caminaba 9 para ir a Tocoa, Colón y completar su secundaria en el Instituto “Ramón Rosa”.

Cuenta además que durante toda la escuela fue descalzo, y que está, contaba con un solo maestro para los 6 grados. Ya en la secundaria contaba con un único par de zapatos y un par de calcetines, pero ninguno de los obstáculos le impidió mantenerse en el cuadro de honor, como uno de los mejores estudiantes del instituto.Como parte de sus convicciones, considera que: “es la obligación de un académico indígena o negro de estos tiempos generar procesos de restitución de los conocimientos borrados y eliminados por los instrumentos [re]colonizantes.

Esta convicción surge de las luchas políticas y de su compromiso con esa agenda común, que es principalmente antirracista, anticlasista y antipratriarcado”. Por eso, lo que Rony busca es trabajar en apoyo del cambio social liberador y crear las condiciones a través de las cuales la práctica académica pueda contribuir a estos fines Formación académica y trayectoria Profesional Este reciente 22 de mayo 2021, en la Universidad de Texas en Austin, USA, obtuvo su segundo doctorado multidisciplinario en Estudios Latinoamericanos en tres disciplinas del conocimiento: Educación, Sociolingüística e Indigenidad y Negritud.

Su primer doctorado lo obtuvo en Ciencias Administrativas en Honduras cuando estaba por cumplir sus 29 años. Rony tiene además una Maestría en Gestión de Proyectos, tiene una especialidad Diseño y Conceptualización de Proyectos. Se especializó en Educación intercultural Bilingüe, Planificación, Currículo, Materiales Educativos, Enseñanza del español como segunda lengua, enseñanza de la lengua materna, en el Colegio de Puebla, CREPEP, Puebla, México; Además completó una especialización a nivel de postgrado Administración Educativa, con orientación en Atención a la Diversidad, UNED, España en 2004. Además, es licenciado en Filosofía, del Seminario Mayor de Tegucigalpa.

Habla un poco más de cinco (5) lenguas. Además del Garífuna, su lengua materna, aprendió a hablar el español, inglés, también tiene manejo del miskito y el portugués. Actualmente es miembro de un prestigioso equipo de Investigadores Internacionales “Caribbean Central American Research Council (CCARC), integrado por doctores investigadores de 5 Universidades de Centro de los Estados Unidos. Es parte del equipo Asesor Internacional de la Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH.

Fue asesor del Despacho de Educación en la Secretaría de Educación de Honduras (2012 a 2014). Asumió como Director Ejecutivo de la Mancomunidad de Municipios Garífunas de Honduras (MAMUGAH). También fungió como director ejecutivo. Ha sido catedrático Itinerante de la Universidad de la Región Autónoma de la Costa Caribe de Nicaragua (URACCAN), 2009-2011; y Catedrático de la Universidad Metropolitana de Honduras (UMH).

Lideró como Coordinador General el Programa de Educación Bilingüe de la Secretaría de Educación de Honduras (PRONEEAAH), durante este período elaboró y coordinó el único proyecto oficial de escritura de Textos en 7 lenguas indígenas (mas de 167 mil ejemplares oficialmente entregados a los centros educativos del país). Ante el emergente debate nacional que se ha suscitado en torno a las ZEDEs, Rony Castillo, durante su activismo por los derechos del pueblo garífuna, ha dejado muy clara su postura a favor del respeto de la soberanía cultural, territorial y alimentaria de los pueblos originarios.

Cómo prueba de ello, la disertación de Rony titulada Iseri Lidawamari: Autonomía territorial y educativa en la comunidad garífuna de Vallecito, Honduras, es un importante estudio de la lucha de la comunidad garífuna por la autonomía territorial y educativa que abarca aproximadamente un período de cuarenta años. Rony tiene la certeza de tener que retribuir sus conocimientos, capacidad, valentía y construir un auténtico plan de trabajo, que le permitan asumir (llegado el momento) la titularidad de la Secretaría de Educación y transformar la educación de país de primer nivel para el beneficio de todos/as.

Definitivamente, la contribución académica de Rony (o mejor dicho el Dr. Castillo) , basada en el conocimiento garífuna no solo servirá a la población garífuna y los pueblos indígenas de Honduras, sino que también constituye una esperanza y una alternativa para los pueblos de las Américas y el mundo en la [re] construcción de diferentes formas de vida soberana desde sus propios territorios, incluyendo la restitución de los saberes nativos y formas de autogobierno.

En otras palabras, esta intervención también genera esperanza educativa, cultural y cívica para los jóvenes y las familias como una oportunidad para seguir una carrera, así como una forma alternativa de producir un Iseri Lidáwamari, es decir, un “Buen vivir” para todos.

 650 total views,  4 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here