25 de enero de 2021.- Ante la actual situación provocada por la pandemia de COVID-19, la población del continente americano ha visto afectada y limitada la aplicación de sus derechos humanos, económicos, sociales o culturales, al ser nuestro continente todavía “la región más desigual del mundo”.

Joel Hernández García, presidente de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), consideró que el derecho a la justicia y a todas sus herramientas durante la pandemia; así como la de recomendar el uso de los recursos suficientes para mitigar el efecto nocivo de la pandemia en la población, serán algunos de los principales objetivos de la Comisión durante los próximos meses en medio de la crisis sanitaria.

En la primera conferencia convocada por México Justo.org AC con el tema de los derechos humanos denominada “El Papel de la CIDH en la defensa de los Derecho Humano frente al COVID-19”, el presidente de dicha Comisión, advirtió que el objetivo es tratar de evitar que la crisis sanitaria se convierta además en una crisis de derechos humanos en el continente y confió en que los Estados de la región puedan aplicar con eficiencia las recomendaciones del organismo.

Hizo mención de las resoluciones que han enviado a los Estados americanos una vez que dió inicio la pandemia, que son la 1/20 sobre pandemia y derechos humanos y la 1/40 sobre los derechos de personas con COVID-19.

Explicó que los siete ejes sobre los cuales la CIDH ha actuado, en materia de recomendaciones con respeto a la pandemia son:

1.- Desarrollo de estándares de protección de derechos humanos

2.- Monitoreo y análisis del impacto de medidas estatales

3.- Otorgamiento de medidas cautelares

4.- Sistema de casos y dimensiones

5.- Promoción y capacitación 

6.- Comunicación pública publica 

7.- Articulación institucional y social

El presidente de la Comisión destacó algunas de las principales acciones que ese organismo ha realizado, para advertir a través de recomendaciones sobre riesgos a la aplicación de los  derechos humanos de los habitantes del continente americano ante la pandemia.

Mencionó a las personas privadas de la libertad, los derechos de la población más vulnerable como niños, ancianos grupos indígenas, tercera edad, migrantes, entre otros, así como la capacitación a organismos de Estado y ONGs, entre otros.

Reconoció que los Estados americanos enfrentan dificultades, debido a sus condiciones de desigualdad, para aplicar eficientemente la acción más básica de cuidado ante la COVID-19 que es el confinamiento y denunció los altos índices de violencia, principalmente de género, que se han presentado en nuestros países como efectos de la pandemia.

Es necesario, agregó, hacer una atenta revisión a las naciones que han tenido que hacer algunas restricciones de ciertos derechos y garantías; de aplicar medidas administrativas o legislativa, así como vigilar que no haya restricciones de movilidad y laborales a grupos específicos como periodistas y defensores de derechos humanos.

De igual manera se debe hacer una atenta vigilancia a los Estados, para que las medidas que tomen vayan enfocadas a procurar los derechos a la vida, la salud y la integridad de las personas. 

Sobre aspectos económicos, dijo que si bien la CIDH cumple una labor complementaria, entre sus recomendaciones hechas el año pasado se considera el que los Estados americanos dispongan del máximo de recursos de que sean posibles en sus naciones o bajo mecanismos multilateral para garantizar el derecho a la salud, el bienestar y la forma de vida de sus ciudadanos.

Otras de las recomendaciones que han hecho son pedir a los poderes judiciales de los países americanos reducir el rezago de línea de sus casos, promover en los Estados la aplicación de todas las medias que garanticen la existencia del equipo necesario de protección para las personas en especial para los trabajadores de la salud y proporcionen información basada en recomendaciones de organismos como la a Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud.

Hernández García, aseguró que próximamente publicarán una guía enfocada a la promoción de acciones que mejoren la correcta aplicación de medias de justicia y su acceso a ella, como el adecuado manejo de las audiencias en tiempos de pandemia.

Igualmente harán una creciente labor para que los Estados garanticen la información fidedigna sobre la condición de la pandemia a sus poblaciones y sobre las mejores medidas para reducir el número de personas privadas de la libertad en sus cárceles, como medida para reducir el riesgo de contagios.

Por su parte Juan Carlos Pérez Góngora, presidente de México Justo.org AC, aseguró que esta Organización ha hecho una intensa labor de fomento de información profesional que permita al poder judicial hacer con mayor eficiencia su labor y fomentar con ello una equilibrada aplicación de la ley en el país.

Por ello, llevará a cabo durante los próximos meses una serie de conferencias relacionadas con la procuración de los derechos humanos en México y el mundo, tal y como lo hizo el año pasado con el tema de los Organismos Constitucionales Autónomos.  

De igual forma, Genaro Góngora Pimentel, presidente de Consejo Académico de México Justo.org AC, advirtió que la pandemia puede afectar seriamente la aplicación de los derechos humanos en la población de América, por lo que este problema se puede convertir en un flagelo en caso de no atender seriamente las recomendaciones de la CIDH en la materia.

 685 total views,  3 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here