Foto diario Tiempo

Por Elia Castellón

En el marco del foro internacional de la lucha contra la corrupción, el Consejo Nacional Anticorrupción, CNA, presentó el webinar “La lucha contra la corrupción como impulso para el renacimiento de la democracia”, con la participación de Luis Mack, politólogo guatemalteco y Julio Arbizú, abogado peruano y ex procurador de la MACCIH.

El politólogo Luis Mack, identificó que una de las características principales que existen en Honduras y en países de Centroamérica es la libertad que hay para encubrir actos de corrupción. Asimismo, expuso la fórmula de Klitgard la cual es favorecedora para la corrupción en los distintos países.  

Esta fórmula se base en el poder centralizado en conjunto con la opacidad y discrecionalidad que dan como resultado a la corrupción. Es decir, un monopolio o concentración de poder que ejecutan las acciones antiéticas de manera indiscreta y falta de transparencia en los procesos.

Mack, Enfatizó en la importancia de las elecciones primarias, calificándolas como “mucho más importantes que las nacionales”, ya que durante las elecciones generales es “más difícil auditar”. Reflexionó en “las malas elecciones” que han tenido los hondureños, que son persuadidos por “razones equivocadas”, dando entrada a la corrupción.

El guatemalteco, Luis Mack, enlistó los factores de riesgo en las elecciones:

  • Las reglas electorales
  • La relación dinero-política
  • La cultura ciudadana

Denominó al diseño del sistema electoral como “la principal trampa de la democracia”. Sin embargo, señaló que en Honduras existen aspectos positivos que contribuyen en el proceso electoral como: El voto proferente, elecciones primarias abiertas, división funcional del Tribunal Electoral, regla de excepción y la paridad y la alternancia.

Asimismo, enumeró los efectos del dinero en la política:

  • Perpetúa la desigualdad económica y social en tanto se bloquean las políticas constructivas.
  • Conduce a una ineficiente asignación de recursos: las políticas públicas se diseñan no por productividad o eficiencia.
  • Desalienta

Luis Mack, hizo el llamado a la reflexión y sugirió que el desafío electoral en Honduras, es encontrar la combinación de reglas electorales, institucionales y legales adecuadas, pero también la posibilidad de transformar la cultura política de los países, la manera en la cual los ciudadanos exigen mejores candidatos y que estos puedan ejercer el sufragio de manera consiente e informada.

El ex procurador de la MACCIH, Julio Arbizu, señaló que “los polos de la corrupción no se presentan de manera uniforme” y tiene muchas variantes. Arbizu, destacó dos situaciones que relacionan a la corrupción con la violación e incumplimiento de los derechos humanos en Honduras; el desfalco del seguro social y el asesinato de la ambientalista Berta Cáceres.

La MACCIH, sostuvo públicamente intervención en el caso de Berta Cáceres, ya que ella habría denunciado actos de corrupción en varios ocasiones y según Abirzu, esta situación fue una causa clara del asesinato de Berta y que “había una correlación directa entre las denuncias hechas por Berta Cáceres y la forma en la que fue asesinada y que había responsabilidad del Estado”.

También, argumentó que la falta de apertura de las instituciones del Estado en contexto de información, obliga a periodistas, medios independientes y a la ciudadanía en general recurrir al derecho de acceso a la información pública y calificó como “deficiente” este sistema y muchas instituciones hondureñas no están obligadas a brindas información que se les solicite.

El abogado Julio Arbizu, concluyó que en Honduras se encuentra “capturado el Estado” en referencia a las “élites de poder” y “organizaciones detrás del ejercicio del poder como núcleos segmentados de poder y corrupción”. Esto en conjunto produce una “afectación de derechos fundamentales” de los ciudadanos, especialmente en Honduras y Latinoamérica.

 608 total views,  4 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here