La Agencia Europea del Medicamento advierte que este principio activo no está autorizado para pacientes con la COVID-19.

Escribe: Ignacio Encabo/El Independiente

Se emplea en varios países de Latinoamérica, en República Checa y en Eslovaquia, en pacientes COVID. En España hubo un ensayo clínico de la Universidad de Navarra con «resultados alentadores». Pero la ivermectina, un fármaco utilizado para combatir los parásitos, no sirve para combatir los síntomas del coronavirus ni para reducir la carga viral, según la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

«Tras revisar las últimas evidencias en el uso de la ivermectina para la prevención y el tratamiento de la COVID-19, hemos concluido que los datos no avalan su uso salvo en ensayos clínicos muy bien diseñados», señaló el lunes el organismo encargado de regular los fármacos en la Unión Europea.

La EMA encontró algunos estudios en los que la ivermectina podría bloquear al virus del Covid-19, pero después de la administración de una dosis elevadísima del fármaco

El año pasado, la Food and Drug Administration de los Estados advirtió que tomar grandes dosis de ivermectina es peligroso porque causa daños graves al organismo de la persona que la toma.

«Por eso, hemos llegado a la conclusión de que ahora mismo no hay evidencias suficientes para apoyar el uso de la ivermectina más allá de los ensayos clínicos», remata la EMA.

¿Por qué muchos países usan la ivermectina contra el coronavirus?

El investigador Carlos Chaccour, Director Científico del proyecto BOHEMIA de ISGlobal y médico investigador de la Clínica Universidad de Navarra, publicó recientemente un estudio sobre la ivermectina en el que analiza por qué ciertos países autorizaron y recomendaron su uso contra el coronavirus.

En abril de 2020 se publicaron los resultados de experimentos in vitro que demostraban que la ivermectina inhibe la replicación del SARS-CoV-2 en concentraciones relativamente altas. «Esto provocó dos reacciones opuestas entre la comunidad científica, las autoridades sanitarias y el público en general, sin muchas pruebas que apoyen ninguna de ellas», señala Chaccour.

«Por un lado, muchos científicos descartaron por completo la ivermectina como posible tratamiento de la COVID-19», añade. «Por otro lado, los datos in vitro junto con un preprint (artículo no revisado por pares) que posteriormente fue retractado, así como la experiencia local con el fármaco, llevaron a varios países de América Latina a incluir la ivermectina en las directivas nacionales para el manejo de la COVID-19″.

 550 total views,  4 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here