Miami (7 de enero de 2020) – Las flagrantes agresiones contra periodistas en el ejercicio de su labor por parte de seguidores del presidente Donald Trump, incluyendo el hostigamiento físico y la destrucción de equipos de transmisión de medios de comunicación internacionales, constituyen “una afrenta grave contra la libertad de prensa” y los agresores deben ser identificados y castigados conforme a ley, manifestó hoy la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Simpatizantes del presidente de Estados Unidos atacaron el miércoles a periodistas en los alrededores del Capitolio nacional en la ciudad de Washington, en medio de enfrentamientos contra la policía en protesta por la derrota electoral de Trump y con la intención de impedir la certificación del presidente electo, Joe Biden. Al menos cuatro personas murieron en los incidentes, varios policías fueron lesionados y hubo decenas de arrestos.

“Siempre temimos que tanta retórica contra la prensa y estigmatización contra periodistas y medios que Trump prolongó sin tregua durante su mandato algún día terminaría generando este tipo de violencia en contra de la libertad de prensa, como hemos observado anoche”, lamentó el presidente de la SIP, Jorge Canahuati, presidente del Grupo Opsa de Tegucigalpa, Honduras.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Carlos Jornet, expresó que el grado de violencia contra los trabajadores de la prensa “llegó a un punto de barbarie sin precedentes, por lo que las autoridades deben adoptar medidas para que estas situaciones no se repitan en el futuro”.

Canahuati y Jornet expresaron su solidaridad “con los colegas y los medios afectados por estos ataques” e indicaron que “la violencia muchas veces es producto de la insensatez y polarización que se genera en las altas esferas de la política”.

 483 total views,  2 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here