El Pais

El presidente se pronuncia abiertamente por primera vez sobre el asedio de Ortega a la disidencia y afirma que México está a favor de la defensa de los derechos humanos

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se ha pronunciado este viernes por primera vez sobre la crisis política que sufre Nicaragua, donde el régimen de Daniel Ortega mantiene una fuerte represión contra la disidencia política. El mandatario mexicano, que ha dicho que su país no se inmiscuye en asuntos internos de otras naciones, ha afirmado que dentro de la política exterior mexicana está la defensa de los derechos humanos. “Sobre eso sí podemos opinar de manera muy respetuosa. Consideramos que se deben garantizar las libertades y que no debe haber represión”, ha afirmado López Obrador durante su conferencia matutina.

Las declaraciones del mandatario se dan cuatro días después de que México y Argentina anunciaran que han decidido llamar a consultas a sus respectivos embajadores en Managua, para que expliquen lo que consideran las “preocupantes acciones políticas-legales realizadas por el Gobierno nicaragüense en los últimos días, que han puesto en riesgo la integridad y libertad de diversas figuras de la oposición”. Ambas potencias latinoamericanas mantienen una estrategia diplomática conjunta sobre al crisis nicaragüense y han tomado decisiones similares en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde ha escalado la crisis del país centroamericano. México y Buenos Aires se abstuvieran de votar una resolución de condena a Ortega, que fue aprobada por 26 países del continente, en la que además se exige la “liberación inmediata de todos los presos políticos”.

“En ningún país del mundo se debe optar por la fuerza. Nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”, ha dicho López Obrador, quien directamente ha pedido “no encarcelar” a las voces críticas. “Que sea el pueblo el que de manera libre decida sobre las elecciones”, ha afirmado el líder mexicano en la que también es su primer pronunciamiento claro sobre el proceso electoral en Nicaragua. Ortega ha encarcelado a cinco aspirantes a la presidencia, en una medida que le despeja el camino para una nueva reelección consecutiva desde que llegó al poder en 2007. El régimen ha apresado a Cristiana Chamorro, la candidata favorita en las encuestas, al catedrático Félix Maradiaga, el exdiplomático Arturo Cruz, el exviceministro de Hacienda, Juan Sebastián Chamorro, y el periodista Miguel Mora. Ortega ha justificado estas detenciones y el miércoles, tras un mes y cinco días de ausencia pública, compareció para afirmar que sus acciones son legales. “No estamos juzgando candidatos, aquí se está juzgando a criminales que han atentado contra la seguridad del país, la vida de los ciudadanos”, ha dicho el líder sandinista.

López Obrador se ha pronunciado un día después de que la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, lamentara que el diálogo entablado con el régimen Ortega no haya dado frutos y anticipó que la Unión Europea (UE) estudiará en las próximas semanas nuevas medidas porque “se están pisoteando” los derechos del pueblo nicaragüense, informa EFE. Madrid, según la agencia, ha buscado el diálogo “discreto” con las autoridades de Managua en las últimas semanas para revertir las medidas que “atentan” contra sus ciudadanos tras, pero González Laya ha afirmado que “de momento, no veo progreso en esa dirección. España, junto con el resto de Estados miembros de la UE, está considerando cuáles tienen que ser los próximos pasos. Nos preocupa la ciudadanía nicaragüense y que se estén pisoteando sus derechos”, ha afirmado la funcionaria.

 341 total views,  3 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here