• Boris Miranda (@ivanbor) BBC News Mundo

Abren sus carpas para invadir su privacidad, las observan mientras están en la ducha, hacen bromas cuando ven que usan productos de higiene femenina y les toman fotos sin consentimiento.

Son escenas que se reproducen en los albergues de los tres países que más fueron castigados por los huracanes Iota y Eta: Guatemala, Honduras y Nicaragua.

Se estima que son más de 350.000 refugiados en albergues y, de ellos, al menos hay 50.000 menores. Al menos 40 personas fallecieron por el paso de los fenómenos tropicales.

Gobiernos, instituciones civiles y de cooperación internacional señalan a BBC Mundo que son las niñas y adolescentes las que se encuentran en mayor riesgo entre los desplazados porque, además de la precariedad, son vulnerables a casos de violencia sexual.

De hecho, las denuncias de abusos provocaron que en países como Honduras se realicen intervenciones policiales a los albergues.

 729 total views,  6 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here