Amigos de Nicaragua

Nicaragua se mantiene en el ojo internacional tras las detenciones de opositores y líderes políticos en los últimos meses y su negativa arbitraria de liberarlos. Debido a esto, la Unidad de Inteligencia de la revista The Economist (EIU) vislumbra que el régimen de Daniel Ortega va camino hacia un aislamiento global

El informe reporta que, al mismo tiempo, aumentará la presión internacional para la liberación de los 26 detenidos, quienes son decisivos en el proceso electoral de noviembre próximo pues seis de ellos son opositores y fuertes candidatos a la Presidencia de la República. Este grupo, con algunas diferencias menores de días, cumplen ya con 40 días en la cárcel.

El camino hacia el ¨oscurantismo¨ tiene varios nombres: violación de derechos humanos, democracia anulada, crisis política y económica. El informe manifiesta que el régimen Ortega-Murillo “tiene sus raíces en un autoritarismo creciente”, el cual parte de “un conflicto político no resuelto que comenzó en 2018″, dejando un saldo de al menos 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). 

A pesar de la manifestación abierta y preocupada  por parte de los Estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), Nicaragua ha hecho caso omiso al considerar que “los organismos actúan como mercenarios que siguen las directrices de los Estados Unidos y que no tienen ninguna credibilidad porque ya se sabe los intereses que representan¨. 

Antonia Urrejola, presidenta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al emitir su informe sobre la situación de Nicaragua en el mes de junio expresó que “existe en Nicaragua un contexto de impunidad generalizada y constantes violaciones a derechos humanos como parte de una nueva fase de represión” que obedece a “la negativa del Estado nicaragüense a realizar elecciones justas, libres y transparentes”.

El camino de las abiertas manifestaciones internacionales las acompañan las declaraciones del Parlamento Europeo, Estados Unidos, España y Canadá, esta última, además, fue la última nación en imponer  sanciones económicas a 15 funcionarios del Gobierno nicaragüense.

Una economía que se apaga

Centroamérica ha tenido una historia de constantes y permanentes dificultades económicas, sociales, movimientos revolucionarios y desastres naturales. Con la excepción de Costa Rica, los países del istmo cumplen 3 décadas de vuelta a la democracia representativa, con bajos constantes, como los que actualmente experimenta El Salvador, los vividos en Honduras hace 10 años con consecuencias incluso en la actualidad y el proceso de Nicaragua con Ortega desde el 2007.

Según la Sociedad de las Américas y el Consejo de las Américas (AS/COA), es posible que la innovación económica y lazos comerciales con países desarrollados sirvan como un escudo para cambiar esta realidad. 

Expertos en comercio y política latinoamericana consideran que las relaciones del gobierno de Joe Biden en Estados Unidos con la región pueden ser prometedoras, dado su enfoque en reducir la afluencia de inmigrantes centroamericanos.

Mientras que Guatemala, Honduras y El Salvador exportan cerca de $14 mil millones a los Estados Unidos cada año, Nicaragua se distancia del principal socio comercial de la región. 

Estados Unidos era la fuente del 60% de la inversión extranjera que recibe Nicaragua, además de ser el destino número uno de las exportaciones, y la fuente primera de las importaciones. Los cambios que la realidad actual produzca tendrán un enorme impacto en la economía nicaragüense.

Para The Economist, “una de las principales vulnerabilidades del régimen (de Ortega) es su exposición a las medidas punitivas de Estados Unidos”, no solo por la eventual suspensión de la Organización de Estados Americanos (OEA) sino además por los efectos de la ley RENACER aprobada en el Senado de Estados Unidos, en la que se planteó la posibilidad de sacar a Nicaragua del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y EE.UU. 

“Los conflictos políticos recurrentes y la poca confianza en el Estado de Derecho frenarán las perspectivas de crecimiento, a pesar de las lucrativas oportunidades en minería, energía y manufactura. Por eso, Nicaragua seguirá siendo uno de los países más pobres del hemisferio occidental”, puntualizó la revista británica.

 43 total views,  4 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here