Entrevista a Lidia López para En Alta Voz


Por Elia Castellón


En Alta Voz nos preocupamos por el futuro de Honduras, en este espacio, mostraremos los perfiles de quienes por primera vez aspiran a un cargo de elección popular ¿Quiénes son? ¿A quién representan? En Marzo 2021, en las elecciones primarias, valora tu voto, te invitamos a investigar las precandidaturas y a votar por los mejores y no por los colores.


En esta ocasión, Lidia López, conversó con el equipo de En Alta Voz para dar a conocer su postura en la política hondureña como precandidata a diputada del Partido Liberal por el departamento de Cortés.


Perfil profesional
Estudiante del cuarto año de Finanzas y Economía en UNITEC, preparada durante estos años en cursos de Políticas Publicas con el Instituto Holandés, cursos en Liberalismo con la Fundación Friedrih Nauman y Alianza para Centroamérica, cursos en emprendimiento a través de la Youth Action Net y muchos otros con las organizaciones con las que ha trabajado. Algunos de sus reconocimientos son: Primer lugar de excelencia académica 2005 – 2014, premio al Orgullo Josefino y Perseverancia en 2016, premio nacional Yo Emprendo de la Youth Action Net en 2018, Mejor directora de proyectos, JCI Merendón en 2019 y Ganadora nacional del torneo de Oratoria, JCI Honduras en 2019.


¿Quién es Lidia López?
Lidia López, es una joven que se atrevió a dar el “sí” a un cargo de elección popular, por el hecho que se cansó de ser una simple espectadora, de ser una persona que se quejaba a través de redes sociales y que también asistía a protestas. Lidia López es una joven con grandes deseos de cambiar el país, con deseos de abrir espacios de participación para la juventud y brindarles a los jóvenes que han estado callados y no tiene una verdadera representación, una verdadera voz en el Congreso Nacional.


¿Cuál fue la principal motivación para abrirse paso en el mundo de la política?
El momento que estamos viviendo como país nos llama a dar un paso al frente y hacernos responsables del papel comunitario y protagonista que nos exige nuestra Constitución, porque nos dan el derecho de elegir y asimismo, de ser electos y por eso dije “sí”. Crecí en varias organizaciones de voluntariado y fue allí donde nació esa “pequeña chispa” a ese agregado de querer hacer un cambio. Me di cuenta que el cambio más grande que nosotros podemos hacer, si bien es cierto, en el voluntariado uno socializa y conoce las realidades de la población, pero el verdadero cambio, donde están los recursos y donde uno tiene que hacer mayor énfasis es dentro de la política.


¿Por qué decidió lanzarse como precandidata a diputada? ¿Por qué no otro cargo?
Hay muchísimos cargos; las alcaldías, las regidurías, las presidencias e incluso se pueden llevar sus propias comitivas y demás. Decidí por el Congreso Nacional por una razón; dentro del Congreso Nacional, se establecen y se toman muchísimas de las decisiones trascendentales de nuestro país. Los diputados son las personas que eligen, por ejemplo, los magistrados de la Corte, en otras palabras, con los que tendrán incidencia en el sistema de justicia en el país, son los que deciden cuánto se va a designar al presupuesto general de la República en cada una de las tareas que desempeñará el Gobierno, en el Congreso Nacional se decide cuanto se va a invertir en salud y educación, se decide si un proyecto se llevará a cabo o no, incluso se dicen cuáles son las vinculaciones del país a nivel nacional e internacional.

Desde el Congreso Nacional se puede decidir si se bajan o se aumentan los impuestos, si apoyamos o no a los emprendedores. Es por esto que dije: “Tenemos que ir al Congreso Nacional” porque es allí donde se toman decisiones radicales para nuestro país. Si queremos hacer un cambio real, no solo se trata de la presidencia o de las alcaldías, se trata también del Congreso Nacional.


¿Cómo considera que es vista por la ciudadanía al ser la candidata a diputada más joven del país?
Es algo muy bonito y a la vez es una responsabilidad bastante grande. La población se acerca, los jóvenes me felicitan; están alegres. Cuando uno está dentro del engranaje de la política se observa que son pocos los jóvenes que toman estas decisiones, que se lanzan o que les abren las puertas, porque muchos de los otros partidos y movimientos les piden una cierta cantidad de años en militancia, les solicitan dinero y en otros movimientos, incluso estaban cobrando por las inscripciones.

Muchos jóvenes se acercan y la verdad, es que ellos están admirados y me dan una gran responsabilidad. A pesar de ser joven, eso no quita la responsabilidad que tenemos de lo que vamos a ir a manejar al Congreso Nacional, son fondos públicos. No se trata solo de convertirse en una imagen pública, no se trata de tener un rostro muy bonito o sabe hablar muy bien en los discursos, sino, qué tan responsable y transparente es una persona en el manejo de los fondos para toda la población.

Todas las decisiones que se vayan a tomar en el Congreso Nacional, en las Alcaldías y en la presidencia, no afectan solo al candidato, a un partido político o a un movimiento, sino que afecta la vida de 9 millones de hondureños. Así que, es bonito, la población me ha aceptado bastante, me han hecho muchísimos comentarios positivos pero con ellos van “amarrados” esos comentarios donde me piden responsabilidad y transparencia, porque la población no quiere ver más candidatos corruptos, que se venden por posturas o proyectos que no benefician al pueblo de Honduras.


¿Cuál ha sido su principal estrategia durante la campaña política?
Una de las principales es saber que debemos ser bastantes responsables con el tema del COVID, así que, dentro de esa estrategia está el hecho de mantener la distancia si llegamos a tener eventos públicos. La principal estrategia en estos momentos, son las redes sociales. Para estas elecciones van a ser cerca de 600 mil nuevos votantes; jóvenes que van a votar por primera vez. Con esa gran cantidad, la juventud puede decidir a quién quiere poner de presidente, quienes van a ser sus diputados y es por ello, decidimos que las redes sociales fueron, son y serán uno de los insumos más importantes.

Otra estrategia es hablar con la verdad, transparencia, decir cosas tangibles, no hablar en términos generales y educar a la población a que no crea esas campañas donde el político tradicional le promete: “Yo voy a reparar todo el sistema de salud, yo me voy a encargar de absolutamente todo lo que tiene que ver con educación y voy a cambiar todo en el país”. Tenemos que entender que esto es progresivo, tenemos que dar propuestas tangibles y medibles. Así que, esa ha sido una de mis estrategias, ser muy honesta en decir cuánto vamos a hacer, cuanto pretendemos invertir y hasta donde se puede llegar, porque estamos hablando de cuatro años de gobierno y hay ciertos cambios que van a requerir mucho más tiempo.

La tercera estrategia es, crear los espacios, foros, conversatorios, donde la juventud pueda brindarme a través de redes sociales cuáles son sus molestias, propuestas, qué solicitan y las deficiencias en su sector.


¿Cuáles son sus propuestas de trabajo? ¿Cuál es su principal misión legislativa desde el Congreso Nacional?
Tengo tres ejes principales, como precandidata al departamento de Cortés he identificado algunas situaciones urgentes: primero, apertura de espacios de participación política y oxigenar la política hondureña hacia la juventud. Algunas de las propuestas reales y tangibles que vamos a buscar son: Presentar un proyecto que exija la participación de no menos del 25% de los jóvenes entre 18 a 30 años en los cargos de elección popular y en los órganos internos de los partidos políticos.

El segundo pilar es en el tema de los emprendimientos, en el último año en situación de pandemia y huracanes, cerraron 4 de cada 5 emprendimientos en el departamento de Cortés, dejando a muchas personas desempleadas y que les toca migrar. Es por ello, dentro de las propuestas que compartimos con el ingeniero, Luis Zelaya, se encuentran; Reducción de la burocracia para los trámites legales de los emprendedores y que este proceso sea más rápido. La mayoría de emprendimientos pueden tardar hasta dos o tres semanas y si necesitan otros permisos, puede tomar hasta tres meses legalizar un emprendimiento.

Buscaremos la reducción de los impuestos; bajar del 15% al 12% nuevamente. Por mi parte, busco que se reduzca la edad necesaria para legalizar los emprendimientos, porque actualmente, necesitas tener 21 años para legalizar tu empresa, busco que esa edad se reduzca por lo menos a 18 años, para que los jóvenes que desde ya tienen una idea o una iniciativa, puedan declararse dueños de su propio negocio desde los 18 años.

El último es el desarrollo del capital humano; busca que la población pueda mejorar su mano de obra a través de educación profesional o educación técnica. En el departamento de Cortés existen municipios que no tienen acceso a educación universitaria, estos jóvenes están prácticamente, marginados a trabajar en maquilas o tener alguna empresa de comida, es lo único a lo que ellos pueden aspirar debido a que hasta allí les llegó la educación.

Nosotros buscaremos llevar a municipios como San Antonio de Cortés, San Manuel, La Lima y otros municipios alrededor de San Pedro Sula, este tipo de educación. También, ayudar el área del Merendón donde los jóvenes en este momento tienen un sistema uni-docente, es decir, un maestro para todos los grados, buscaremos aumentar el presupuesto de esas áreas y facilitarles laboratorios de computación e inglés, ya que estos niños no conocen ni tienen acceso a ellos.

También la reconstrucción de las escuelas de Chamelecón, porque allí se perdieron gran parte de ellas, al igual que en La Lima; se perdieron casi todas, hay que reconstruir más de 300 escuelas. Estas son algunas de las propuestas principales para “arrancar” con la materia económica, educativa y social de todo el país.
En el contexto de las emergencias climatológicas y la pandemia del COVID-19

¿Cuál ha sido su participación en acciones sociales y políticas?
A nivel de Partido estuvimos realizando centros de acopio para llevar donaciones a municipios afectados. Personalmente, participo en organizaciones apolíticas y a través de ellas, logramos llevar donaciones de comida, canalizábamos donaciones que llegaban de Tegucigalpa para entregarlas en Villanueva e incluso llevamos una donación “bien fuerte” a Chotepe, nosotros llegamos dos sábados después de los huracanes y el viernes anterior habían habilitado la calle, ellos estuvieron completamente incomunicados y no tenían servicios básicos. También fui voluntaria en dos de los albergues más grandes del sector Chamelecón y con otros compañeros ayudé a localizar lanchas y canalizar combustible.


¿En qué nivel se encuentra el conocimiento e interés de los jóvenes por la política?
Todavía hay bastante que hacer, falta mucho por enseñarle a la juventud. Incluso, hay temas que hasta los candidatos están aprendiendo. Hay que enseñarles a los jóvenes las cosas que le afectan, muchos no saben que su voto es el que permite el desarrollo y el progreso de un país, no saben cuál es el peso de no haber ido a votar y cuánto le cuesta al país. Cuáles son las consecuencias de la falta de transparencia y como decía el CNA: “La corrupción nos roba a año más de 60 mil millones de lempiras”, estos son los ítems que a la población le hacen falta comprender.

Hay que reconocer, hemos tenido un gran avance a través de redes sociales y los medios informativos independientes, periódicos juveniles e instancias como el CNA y el FOSDEH, instituciones educativas como USAP y UNITEC, han realizado foros últimamente, también instancias como Voto Informado, Espacio HN y Tres de Tres. Sin embargo, falta aprender muchísimo más y redoblar esfuerzos porque la información es poder. La juventud actual no es la misma de hace 15 años, ahora está más informada y tienen acceso a recursos en línea, pero se debe seguir trabajando en ello.


¿Qué influye en los jóvenes sobre su identificación ideológica, así como sobre la simpatía hacia un determinado partido político?
En algunos influye el interés de prepararse en grupos doctrinarios y poderlos segmentar, ya que las doctrinas segmentan en cómo se piensa, cómo se elaboran políticas públicas, cómo se cree que se puede lograr la salud o temas de educación y emprendimiento.

En general, los jóvenes no están identificados con una doctrina política, sino que están buscando, al menos en estas elecciones, un candidato que no sea corrupto, esa es la doctrina que están siguiendo en este momento. Los políticos tradicionales cerraron muchos espacios a la juventud, esto provocó una deficiencia en la parte de educación política en la población. En otros países donde existe educación política, la población si se rige por doctrinas e ideología políticas.


¿Podría mencionar cuál cree que es el principal problema que enfrenta la juventud actualmente en Honduras? ¿Qué acciones podría implementar desde el Congreso Nacional para contrarrestarlo?
Uno de los principales es el desempleo, tenemos esas brechas donde un joven de 18 o 19 años tiene que pedir permiso para instalar su negocio, la parte de los impuestos y los trámites engorrosos, puede llegar a dejar a las personas emprendedoras en la informalidad. Muchos no pueden encontrar un empleo, por eso esa es una de nuestras propuestas, convertirnos en “el gobierno del empleo”, donde la juventud pueda adquirir nuevas habilidades. No se les está enseñando a los jóvenes en las escuelas y colegios a pensar con mente emprendedora y de liderazgo.


¿Existe en Honduras facilidad de participación electoral, social y política de los jóvenes?
En este momento se abrieron los esquemas y ha habido mayor grado de participación, sin embargo, los espacios siguen cerrados, es difícil, no es algo sencillo. Cuando uno llega a una instancia o a un partido político, siempre están esas personas mayores criticando y desafiando cuánto conoce un joven; “¿Usted qué ha hecho por el partido? ¿Qué ha hecho por el país?”.

Incluso en partidos nuevos está sucediendo, tenemos bastantes retos todavía y tenemos que seguir abriendo espacios. La juventud tiene que entender algo: Nosotros no estamos para pedir permiso, nosotros tenemos que estar pidiendo paso, romper los esquemas y demostrar con hechos lo que somos, lo que podemos llegar a hacer en el Congreso o una Alcaldía.

La juventud tiene el talento, los espacios no están abiertos en su totalidad. Según el Instituto Nacional Demócrata, en Honduras el 70% de la población es menor de 40 años y solo el 30% de los candidatos a elección popular, eran jóvenes. Hay un gran desnivel en la representación de la juventud, por eso, les invito a involucrarse en el partido político de su afinidad y rompan esos esquemas.


¿Podría dar una valoración del funcionamiento de la democracia en Honduras?
La democracia, según su etimología es el poder del pueblo. Sin embargo, para que sea el poder del pueblo, estamos hablando de espacios abiertos en donde todo se socialice y sea transparente. Si en Honduras tenemos una ley de secretos, no se siguió el presupuesto de contratación del Estado, la corrupción de los hospitales o “latas” móviles.

Es allí donde nos damos cuenta qué tanta democracia hay en Honduras, porque la democracia depende de la transparencia, de la cercanía y de la comunicación. No se está escuchando a la población, se están utilizando mal los fondos públicos y se desconoce en qué se utilizan otros.

En Honduras, no tenemos democracia, porque cuando existe la democracia se respeta el Estado de Derecho y esto comienza cuando se respeta la Constitución. Venimos de una ruptura del orden constitucional, desde el momento en que se permite una reelección en nuestro país, desde allí estamos mal, se rompe la democracia.

Tenemos la parte de la corrupción, donde no hubo transparencia en el manejo de los fondos, la población quiere exteriorizar pero tenemos un Gobierno que no escucha. El nuevo Código Penal en su reforma nos puso un tapabocas a todos, penaliza con cárcel la protesta y no podemos decir que en Honduras hay democracia porque nos falta el Estado de Derecho, la transparencia y la comunicación.


¿Considera que el conocimiento político que se comparte a través de los medios de comunicación fomenta la democracia participativa en Honduras?
En los medios de comunicación tradicionales no informan lo que deberían y se prestan a seguir agendas mediáticas para cumplir con cierto criterio en la población. Eso ha dado origen a que la población esté buscando medios alternativos en las redes sociales.

El Milenio, Pro Honduras Network, como espacios informativos que han surgido ante la falta de información de esos otros medios. Hay un avance, no suficiente pero sí continua. La población se ha informado mucho gracias a las comunicaciones de los medios digitales y alternativos, sino, estuviéramos como en los años 50 con dictaduras extensas. Tenemos que seguir generando estos espacios para evitar que se sigan dando desordenes inconstitucionales.

 668 total views,  4 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here