21 DE DICIEMBRE SOLSTICIO DE INVIERNO - Diario En Alta Voz – noticias de Honduras, últimas noticias de Honduras

21 DE DICIEMBRE SOLSTICIO DE INVIERNO

 

DOCTOR HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE”

 

INTRODUCCIÓN

Los Solsticios determinan las dos grandes fases en que la naturaleza ofrece los cambios y contrastes más notables y opuestos: fenómenos sorprendentes siempre admirables que, bajo distintas formas y alegorías, han conmemorado todos los pueblos. En el Solsticio de Verano, aparece la naturaleza en su mayor esplendor, los rayos vivificantes del Sol derraman por doquier brillantez, lozanía, hermosura y vigor; dan fertilidad a los campos, verdor a las praderas, colorido a las flores, existencia y calor a los seres y diafanidad a los cielos. En el Solsticio de Invierno, al alejarse el Sol de nuestro Cenit para prodigar sus rayos fecundadores en otro hemisferio, nuestros campos pierden sus mantos de esmeralda, nuestro cielo se cubre de brumas; el cierzo paraliza el crecimiento de las plantas, al detener la circulación de la savia que las nutre y la tristeza tiende por todas partes su cendal grisáceo. Y es que El Astro Fulgente, que rige los destinos cósmicos de nuestro planeta, obedeciendo leyes universales, llega a un grado de declinación meridional respecto de nuestro horizonte, que solo nos manda brillo apagado de mortecina luz.

“El eje terrestre, esto permite que el Sol alcance, en cierto momento del año su máxima declinación norte respecto al ecuador celeste (+23º 27′) y su máxima declinación sur (-23º 27′), por esa razón los rayos solares no llegan a la superficie terrestre con el mismo ángulo. Según los astrónomos este fenómeno pasa dos veces al año, la primera alrededor del 21 de junio y la segunda alrededor del 21 de diciembre. El solsticio de verano es el día más largo del año, y el solsticio de invierno es la noche más larga del año.

 

CELEBRACIONES DEL SOLSTICIO EN EL MUNDO.

 

En Europa, la tradición se celebra el solsticio de invierno como el renacimiento del dios del sol, ya que a partir de esta fecha los días se van haciendo más largos. Como parte de la celebración, cada familia quemaba un tronco en su chimenea, guardando las cenizas para alejar a los malos espíritus o para fertilizar los campos para la siembra. Actualmente esta tradición forma parte de las celebraciones de la Navidad.

LAS CULTURAS INDÍGENAS DE LAS AMÉRICAS, se celebra el solsticio de verano como el nacimiento del sol y el primer día del año. Las celebraciones incluyen temazcales, danzas, veladas, ceremonias de medicina y ceremonias ancestrales. Esta tradición es común en muchas culturas de las Américas, pero la fecha de la celebración es distinta dependiendo de qué lado del ecuador se encuentren las personas. En Centroamérica y el norte de Sudamérica la celebración es alrededor del 21 de junio, pero en la parte de Sudamérica que está al sur del ecuador se celebra el solsticio de verano alrededor del 21 de diciembre. La cultura Inca, celebraba su correspondiente solsticio de invierno con una ceremonia llamada Inti Raymi, que incluía ofrendas de comida y sacrificios de animales e incluso de personas. En Bolivia, es conocido como el “Año nuevo Andino Amazónico” comienza el 21 de junio, con el solsticio de invierno y con el inicio de un nuevo ciclo agrícola (nueva época de siembra). Este es el momento se celebra el Año Nuevo Andino con los amautas “Sacerdotes andinos”.

Los antiguos indígenas agricultores del altiplano andino, se regían por la observación de diversos fenómenos astronómicos para guiarse en los momentos que debían iniciar las diversas faenas agrícolas y ganaderas, como siembras, cosechas y esquilas a los camélidos andinos. La celebración inicia con la voz “nuestros ancestros, en el canto eterno unido al corazón de la Madre Tierra y a la del Universo Pachamama y Pachakama”.

LOS ANTIGUOS EGIPCIOS, construyeron las Grandes Pirámides de forma que el Sol, visto desde la Esfinge, se situase exactamente entre dos de las pirámides en el solsticio de verano.

EN EL MEDIO ORIENTE, el solsticio de invierno se celebra velando para evitar la influencia de los malos espíritus: se mantiene una fogata durante toda la noche y se sirve sandía, frutos secos y granada. En la tradición persa, el ángel de luz y verdad (Mithra) nace la mañana después del solsticio.

EL CAMBIO CLIMÁTICO: Los efectos negativos del cambio climático son cada vez más evidentes y afectan prácticamente todos los aspectos de la vida en el planeta. Los Científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA publicaron un reciente estudio en la revista Science Advances, donde aseguran que el derretimiento de los hielos polares y los cambios en el agua almacenada en la tierra (declinación de -23º 27) está desplazando el eje de rotación del planeta. También indican que la Tierra giraba perfectamente sobre un eje cuya línea va desde el Polo Norte al Polo Sur, sin embargo, desde 1989 se sabe que el punto sobre la superficie de la Tierra alrededor del cual gira nuestro planeta ha ido cambiando a lo largo del tiempo, este efecto producen el “cambio del clima”, sus efecto es el aumento de la energía recibida del Sol produce un calentamiento en el sistema tierra, la atmósfera. Los resultados de los modelos climáticos indican el aumento del 2% de la energía solar produce la duplicación del dióxido de carbono, este efecto es más notorio en los últimos 50 años. Otros efectos que se producen son las actividades volcánica, debido a que se acumulan gran cantidad de cenizas y gases contaminantes en la atmósfera, que pueden permanecer en suspensión por largos periodos de tiempo, atenuando la radiación solar que llega a la superficie, produciendo las correspondientes alteraciones en el comportamiento del clima”. (Fuente: Roberto Menchaca Morales. Consultor e investigador amazónico)

 

SOLSTICIO DE INVIERNO

 

El solsticio de invierno es un fenómeno astronómico que se lleva a cabo cuando el Sol llega a su menor altura y hace su recorrido por el cielo. Cuando esto pasa, aquí en la Tierra la noche es la más larga de todo el año. Este evento se inicia a partir del 21 de diciembre en el hemisferio norte y en el hemisferio sur comienza el 21 de junio. Es importante mencionar que durante este período  es cuando llega la temporada de invierno a nuestro planeta. El solsticio de invierno trae consigo una serie de acontecimientos que resultan significativos para la especie humana ya que el mismo está asociado con la creencia de que es un momento que invita al crecimiento, la reflexión y la renovación espiritual del hombre. Muchos países celebran este evento con alegría y para ello organizan festejos para darle la bienvenida.

Algunos pueblos de la antigüedad veían la llegada de un solsticio como algo que presagiaba infortunios y calamidades para el hombre porque interpretaban el alejamiento de la luz solar como la muerte y su cercanía como un nuevo renacer. También muchas fábulas y mitos se han escrito representando al Sol como una deidad que marca el principio y el fin de todo lo que existe, sobre todo para la Tierra ya que el mismo simbolizaba la luz y la vida.

Si trazamos una línea desde el punto donde el Sol nace en el Solsticio de invierno, cruzando la columna Sureste, y otra línea desde el punto donde el Sol nace en el Solsticio de verano, cruzando la columna Noreste, ambas líneas se juntarán en un punto situado en el centro de una estructura formada por dos cubos. Esto desde luego varía de acuerdo a la latitud en donde nos encontremos, pero es válido para lugares como Egipto, Grecia y otros con latitudes similares. Si en la esquina Noreste así como en la esquina Sureste, se colocan dos columnas, como en los Templos antiguos, la sombra de las columnas serán las líneas que pasarán por el centro del edificio. sí en dicha estructura, en forma de un doble cubo, el piso tiene líneas en las direcciones de las sombras de las columnas durante los solsticios, tenemos un instrumento no solo para medir los Solsticios y los Equinoccios, los días cuando el Sol nace justo enfrente del edificio, pero también la duración del año y los ciclos de la Luna.

Los Solsticios marcan los días cuando el Sol cambia de dirección, se mueve Sur o Norte, indicando el incremento o decrecimiento del largo de los días. En nuestros Templos las líneas paralelas al rectángulo que forman las columnas representan a los trópicos; la del norte al de Cáncer y la del sur al de Capricornio.

Las Antiguas Escuelas de Misterios enseñaban un sistema peculiar de moralidad, velado en alegorías e ilustrado por símbolos. La moralidad se relaciona o actúa sobre la mente, carácter o voluntad. Pero como recientemente vimos, nuestra mente está bajo la influencia no solo del medio ambiente que nos rodea, pero también de todo el Universo. Los antepasados se dieron cuenta de los cambios en el cielo y a través de estos aprendieron el concepto del tiempo, que los ayudó a desarrollar su agricultura, crítica para su desarrollo.

En el Templo del Rey Salomón, así como en todos los Templos de la antigüedad, la entrada del Templo estaba en el este en donde había dos pilares, uno a cada lado de la puerta principal. Un pilar marcaba la esquina Noreste y el otro la esquina Sureste. En los Templos egipcios, el sol al lado se encontraba sobre la puerta principal. La importancia de la esquina Noreste era que se empleaba para marcar el Solsticio de verano, una de las festividades más importantes en el mundo antiguo. La fachada de los Templos antiguos estaba siempre dirigidas al Este, para recibir los rayos del Sol naciente, así si la columna del Noreste estaba bien alineada con el punto donde el Sol nacía, este sería el instrumento para determinar el Solsticio de verano. Lo mismo se aplicaba para la columna del Sureste, si estaba bien alineada, marcaría el punto donde el Sol nacía en el Solsticio de invierno.

El solsticio de invierno es un tiempo de silencio, recogimiento interior y meditación. La semilla se pudre en el interior de la tierra esperando pacientemente a que llegue el tiempo apropiado para crecer y manifestarse. Con estos fenómenos ocurriendo todos los días de nuestras vidas, terminamos por internalizarlos de manera simple, es decir, entendemos al verano como una estación alegre y el invierno como una triste, por el hecho de que el primero representa en cierto modo el triunfo de la luz y el segundo el de la oscuridad, sin embargo, los dos solsticios tienen un carácter un poco más profundo que lo que parece.

330 total views, 3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *