El rescate que nunca llega - Diario En Alta Voz – noticias de Honduras, últimas noticias de Honduras

El rescate que nunca llega

Por: Rafael Delgado Elvir
Economista. Catedrático universitario

La tragedia de la ENEE ha sido una preocupación para todo el país. De tal forma, que ningún sector importante del país, ha callado frente al desastre inminente que se anunció. Desde diferentes espacios de discusión y propuesta se advirtió sobre lo que se arriesgaba si no se realizaban las reformas. Quizá no se dijo todo, pero es muy probable que sobre las causas fundamentales y lo que se debía hacer se habló suficiente. Tampoco es una discusión nueva. Los peligros de lo que en efecto hoy se vive, se anunciaron desde hace más de una década.

Los gobiernos nacionalistas de los últimos 9 años no quisieron escuchar esta discusión y sobre las advertencias que se les hicieron al respecto. Nada se hizo para desactivar esos peligrosos mecanismos que se señalaron. El problema fue acumulando fuerza y hoy es de dimensiones que ponen en más riesgo la situación fiscal. La ENEE tiene ingresos anuales por venta de energía cercanos a los 20 mil millones de lempiras y tiene una deuda total de 60 mil millones de lempiras según las estadísticas del mismo gobierno. Es evidente el peligro de este negocio, que consiste en comprar energía con un enorme sobreprecio; perderla en un ineficiente sistema de transmisión y distribución; pagar a concesionarios por malos servicios.

Ahora, Marlon Tábora es la carta que lanza el actual gobierno para solucionar el desastre de la ENEE. Se le ha solicitado retomar los asuntos del gabinete económico para rescatar la institución. Realmente esta sería la segunda oportunidad para Tábora, quien conoce la problemática pero que lamentablemente no pudo o no quiso hacer nada desde las posiciones que le tocó ejercer en el gobierno de JOH en años anteriores. Leo sus declaraciones publicadas en esta semana y se confirma lo anterior: el diagnóstico y las medidas necesarias están bastante claras. ¿Qué es lo que ha faltado? No ha existido voluntad para implementar lo necesario. La institución fue condenada a su fracaso por las mismas autoridades en contubernio con poderosos intereses privados.

Así como lo han hecho diferentes gremios del país, desde el capítulo de San Pedro Sula del Colegio Hondureño de Economistas, hemos insistido desde hace varios años sobre la crisis del sector público. Hemos hecho hincapié para el caso, en los términos ofensivos para el Estado, que contemplan las alianzas público-privadas y todos los procesos de concesionamiento y tercerización. Observamos que se diseñan distribuyendo los riesgos de conformidad a lo que más convenga a las necesidades del concesionario, olvidando que ante todo es una figura jurídica y un mecanismo empresarial supeditado a los intereses macroeconómicos. Hemos puntualizado en la urgencia de una política de concesionamiento de servicios públicos que garantice que los ciudadanos reciban un servicio de calidad. Clave es establecer derechos para el concesionario y obligaciones contractuales que no exacerben los problemas de los ingresos fiscales ni pongan en precario el patrimonio nacional.

Otro aspecto clave para entender la crisis son los sobreprecios con que la ENEE compra la energía. Esto igualmente es un hecho de entendimiento general, pero tampoco se ha hecho nada para frenarlo desde la misma empresa, ni desde el gabinete económico de ayer y de hoy. Los economistas de San Pedro Sula, uniéndonos a otras voces sensatas del país, en varias ocasiones lo hemos destacado, insistiendo que los sobreprecios de la ENEE son igualmente escandalosos como otros casos de corrupción pública que se han ventilado en los últimos años y que dejan al descubierto sobreprecios arriba del 100%. Por lo tanto, es necesaria una pronta negociación de todos los contratos con sus cláusulas, que ponen al Estado contra la pared.

delgadoelvir@yahoo.com

168 total views, 3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *