Las promesas de austeridad - Diario En Alta Voz – noticias de Honduras, últimas noticias de Honduras

Las promesas de austeridad

Por: Rafael Delgado Elvir
Economista. Catedrático universitario

Austeridad en el gasto es la iniciativa que la secretaria de Finanzas, Rocío Tábora anuncia para el 2019. Pues bien, aunque realmente es una reacción muy tardía para un partido en el poder desde hace más de ocho años, la ciudadanía desea que finalmente se empiece a trabajar sobre las causas que han conducido a la situación de ahora. El fracaso lo sienten diariamente los hondureños en los hospitales desatendidos y en las escuelas públicas arruinadas. Pero la noticia como muchas otras del actual gobierno, no cae en terreno fértil. El descontento y la duda son profundas como para creer que algo novedoso se esté gestando.

No hay que olvidar que la inefectividad de la política fiscal tiene como causas principales la corrupción y el despilfarro. Lo sabemos los hondureños y se refleja claramente en los indicadores globales sobre transparencia y corrupción. Lo denuncian también los donantes, quienes saben que mandar dinero al Triángulo del Norte de Centroamérica es como volar sobre el Triángulo de las Bermudas; todo está condenado a desaparecer misteriosamente. La mejor política fiscal para Honduras es la lucha contra estos flagelos que se manifiestan transversalmente en todos los gastos y la inversión del aparato público.

Por ello es necesario empezar con cosas fundamentales. Son necesarias iniciativas que eliminen el elevado sobreprecio de hasta el 100% que paga el aparato público prácticamente en todo. Se requiere de licitaciones públicas limpias para adjudicar contratos a precios competitivos ya que lo que prevalece son procesos amañados, amarrados y adjudicados a los más cercanos al poder. Los datos exactos y actualizados los tiene la Secretaría de Finanzas, sin embargo se puede afirmar que dentro de los 33 mil millones de lempiras en concepto de compras de bienes y servicios para administración pública, así como los 13 mil millones de inversión real directa del año 2017, hay un sobreprecio innecesario de 23 mil millones de lempiras que surgieron de la corrupción.

No solamente el sobreprecio eleva el gasto. Las coimas, los favores indignos, la colusión entre funcionarios públicos y empresarios corruptores son otras vías. Y no hay que olvidar los negocios de los altos funcionarios públicos con el mismo Estado. Aunque está prohibido en la ley, al parecer esto no inhibe para que de manera directa o a través de testaferros esto se haga. Si la secretaria de Finanzas quiere austeridad, debe identificar todos estos actos ilícitos y pararlos.

El despilfarro de la cúpula, que también es una manera en la que se manifiesta la corrupción, es otro grave problema que nunca se ha combatido con seriedad. La forma en que se derrochan recursos en compra de espacios de publicidad es indigna; la movilización de los altos funcionarios en aviones, helicópteros, caravanas de vehículos blindados y escoltas numerosas es una ofensa a la ciudadanía. Los salarios que se recetan los más altos funcionarios y sus asesores son elevadísimos. Según la liquidación anual del 2017, la Presidencia de la República y la Secretaría de la Presidencia en plena campaña electoral, gastaron alrededor de 2,524 millones de lempiras, dinero que más que para reducir la pobreza, se pusieron en funcionamiento para los planes de la reelección presidencial contraria a la Constitución de la República.

Estamos ante un gobierno agotado, a la defensiva, sin capacidad ni voluntad para emprender proyectos transformadores. La corrupción instalada en las instituciones públicas, el narcotráfico ensanchándose con el contubernio de sus amigos en la política, el clientelismo de su partido absorbiendo recursos y la deuda con los poderosos intereses económicos que lo mantienen en el poder, son fuertes ataduras que hacen imposible un gobierno austero y eficiente.

75 total views, 3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *