Radio Progreso

Son 21 personas, la mayoría vinculadas al Congreso Nacional y el partido de gobierno, las que aparecen en la lista Engel que publicó este jueves (01/07/2021), Estados Unidos a través del Departamento de Estado. Toda ellas, exceptuando al ex director de Inves-H Marco Bográn y el diputado por el departamento de Yoro, Milton Puerto, están vinculadas a casos de corrupción cometidos y develados en el gobierno del expresidente Porfirio “Pepe” Lobo Sosa.

“Ausentes quedan los nombres de Juan Orlando Hernández y compañía. No aparece el nombre de Ebal Díaz, Reynaldo Sánchez, por ejemplo. Pareciera que la lista responde a un pacto para quitar de en medio al sector vinculado a Pepe Lobo, y dejar en suspenso a la pandilla de Juan Orlando y a empresarios vinculados con actos de corrupción”, dijo en entrevista a Radio Progreso el sacerdote jesuita Ismael Moreno, “Padre Melo”.

Para el Padre Melo la lista sigue siendo pírrica  y no corresponde en lo absoluto a los niveles de corrupción que han envuelto las administraciones públicas en Honduras, particularmente a la corrupción documentada en los gobiernos de Juan Orlando y su pandilla.

Sobre si la lista tendrá algún efecto en el proceso electoral, tomando en cuenta que cerca del 90 por ciento de los mencionados buscan continuar siendo diputados en el Congreso Nacional, el padre Melo, dijo ser muy poco optimista, porque dicho proceso se sostiene sobre estructuras conducida por políticos cínicos, que muy poco les importa o les afecta, porque al final de cuentas están amparados en su propio pacto político de impunidad.

“No me extrañaría que esto sea resultado de un acuerdo entre JOH y sectores del gobierno de Estados Unidos, para lavarse la cara y decir que están haciendo las cosas bien o para dar luz verde a un proceso electoral que está controlado por la camaraderías que lidera Juan Orlando”, dijo el sacerdote.

Pero señaló que la lista podría tener un impacto moral o ético en políticos de larga trayectoria como Oscar Nájera, Rodolfo Irías Navas y José Celín Discua, quines ya están siendo juzgados públicamente por la ciudadanía, aunque eso no tiene ninguna connotación legal.

Finalizó remarcado que, quien cree en la política del gobierno de Estados Unidos está rotundamente equivocado,  porque la respuesta de la administración estadounidense siempre es pragmática, es decir, busca dar algunas señales evitando perder el control de determinadas alianzas con grupos con los que tradicionalmente ha tenido compromisos,  por lo tanto, su política no es de la lucha contra la corrupción, sino una advertencia o chantaje  para que los políticos se porten “bien”, porque si no le hacen caso, puede correr esta misma suerte.

 415 total views,  5 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here