En el marco del día del periodista, En Alta Voz, resalta la trayectoria profesional de Patricia Murillo como periodista y diputada al Congreso Nacional, quien forma parte del reducido porcentaje de mujeres que lideran la política en Honduras. En el Artículo 105 de la ley electoral, establece que al menos 30% de los cargos en la contienda electoral deben ser ocupados por mujeres.

Desigualdad de género en la política hondureña

La legisladora y periodista, afirma que a lo largo de su vida, ha enfrentado desafíos permanentes. Pese a esto, se enfoca en avanzar para lograr sus cometidos. “Sin duda, hay complejos valladares para la mujer en política, en el contexto de la cultura patriarcal. Pero el carácter, el trabajo en equipo y saber que la vida es un lapso, debemos valorar y saber aprovecharla, me han dado el motor para ir avanzando en estos terrenos movedizos”, afirma.

Un estudio del FOSDEH, señala que la cultura patriarcal, nutrida de sus estereotipos de género, prejuicios, y violencia, representa uno de los principales obstáculos que impiden la participación más representativa y efectiva de las mujeres en los ámbitos de toma de decisión tanto político como económico; los roles de género superan las cualificaciones profesionales y humanas, y generan una debilitada posición social de las mujeres.

https://fosdeh.com/wp-content/uploads/2021/03/2020-fosdeh-participacion-politica-mujeres.pdf

En Honduras, las mujeres que ocupan puestos titulares en el Congreso Nacional son del 21.21%, es decir, 27 diputadas con respecto al 79.79% ocupado por hombres, que suman un total de 101 diputados, según datos del Tribunal Supremo Electoral de las últimas elecciones en el 2017, ahora conocido como Consejo Nacional Electoral, CNE.

La doctora Flavia Freidenberg, sostiene: “Cuando los partidos políticos reconozcan los beneficios de la inclusión de más mujeres en la política democrática y en las instituciones, abrirán su estructura organizativa para el crecimiento de nuevos liderazgos y se fortalecerán las bases generando cambios al interior de estas organizaciones que históricamente han sido excluyentes con las mujeres”.

https://www.cartercenter.org/resources/pdfs/news/peace_publications/americas/la-representacion-politica-de-las-mujeres-honduras.pdf

Según El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, el liderazgo de las mujeres es fundamental para el desarrollo de la política, educación, salud, economía y de la justicia, y también en su rol activo para trabajar contra la violencia y la necesidad de prevención. En este contexto, Murillo, se ha destacado en materia de educación desde los inicios de la escuela de periodismo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula.

Recientemente, fue homenajeada tras cumplirse treinta años de la primera graduación de la escuela de Periodismo en la UNAH-VS, quién tuvo el honor de organizarla en año de 1988. La periodista hondureña, anunció su regreso a la docencia universitaria en el próximo año, 2022, ya que cuenta con un permiso temporal y pronto iniciará sus trámites para su jubilación.

Su voluntad desde un inicio fue integrar el grupo de diputadas y diputados al Congreso Nacional durante un solo periodo de gobierno. Expresa que: “Nunca tuve el apego de querer ir a buscar mi relección. Para mí, llegar al Congreso, fue un paso muy importante en mi carrera como servidora del pueblo hondureño tanto en la docencia como en la Comunicación Social en varias facetas”.

Dentro de las lecciones que el Congreso Nacional ha dejado a su vida profesional, Patricia Murillo, menciona: “Comprobar el antidemocrático Parlamento que tenemos; hipoteca el hoy y mañana de todos y todas. Por otro lado, ver el manejo de los dineros del pueblo hondureño en lo referente a la propaganda desde el Congreso como igual de otros poderes de la República”.

Su mayor reto como periodista y legisladora, ha sido “mantenerme coherente con mi conciencia que es mi principal altavoz ético y moral y que esta concatenada con las grandes necesidades y anhelos del pueblo hondureño”. Además, comparte que en sus recorridos en el departamento Cortés, ha hecho sinergia con la población y ha conocido “objetivamente sus grandes necesidades”.

A raíz de lo anterior, lamenta que existe una “degradación a la condición humana de tanta gente, que es el resultado de más de 100 años del Bipartidismo ferozmente corrupto, apátrida en su mayoría y por los últimos 30 años de neoliberalismo salvaje impuesto desde el régimen de Rafael Callejas con apenas un leve respiro al pueblo durante el gobierno del Poder Ciudadano”.

Dentro del Congreso Nacional, durante las sesiones ordinarias, señala que en general no se respira un ambiente de liderazgo genuino en “las cabezas” del Congreso Nacional, que inspiren y fortalezcan el trabajo de las y los diputados. Afirma que este ambiente “hasta cierto punto es normal”. Añade que, pese al trato aparentemente es respetuoso dentro del Congreso Nacional, existe un ambiente sórdido y de desconfianza interna por “razones obvias”.   

Principales aportes

  • Regulación de los salarios de los altos funcionarios, de tal forma que nadie gane más de cien mil lempiras.
  • Mejorar en 4 millones de lempiras el presupuesto del hospital psiquiátrico San Juan de Dios.
  • Modificación de 2 artículos de la Ley del Adulto Mayor.
  • Modificación de la Ley Fundamental de Educación en lo referente a crear pedagogías para un entorno digital seguro para la niñez y adolescencia hondureña.
  • Dar el nombre del consagrado cantautor nacional Guillermo Anderson, al Aeropuerto Internacional de La Ceiba.
  • Aguinaldos de diciembre del 2020 de altos funcionarios fuesen entregados a organizaciones civiles que asistían a los damnificados de los huracanes Eta e Iota.
  • Regulación de la publicidad en la que aparezca el cuerpo de la mujer, para evitar prácticas peyorativas, sexistas y discriminatorias a la misma.
  • Financiar con un millón 400 mil lempiras el Museo de las Esculturas en la UNAH en el Valle de Sula.
  • Interpelar al fiscal general de la República, por no proceder ante los señalamientos de las Cortes de Nueva York para altos funcionarios públicos.
  • Interpelar a los ejecutivos de la Comisión de Obras de protección del Valle de Sula, y al ministro de Gobernación por su lentitud y poca información acerca de cómo van las obras de protección de la región tan afectada por los recientes huracanes.
  • Creación de una comisión especial para investigar el auge de las enfermedades renales en Honduras y el porqué del contrato con Diálisis de Honduras que tiene quejas de diversos sectores.
  • Numerosas manifestaciones denunciando los riesgos de ejercer el periodismo independiente en Honduras y los atentados sufridos por los comunicadores.
  • Acompañamiento en gestiones a muchas personas, tanto en Tegucigalpa como en San Pedro Sula o donde era necesario.
  • Devolución al pueblo del aumento salarial de diputados desde abril de 2018.
  • Proyección con las mujeres y la niñez, brindando alimentos y medicinas a familias en necesidad.
  • Apoyo al deporte en el departamento de Cortés, donando uniformes y balones a equipos de futbol, incluyendo un femenino de zonas vulnerables.

El periodismo y el poder

La profesional del periodismo, reflexiona en que los valores éticos se ponen a prueba día tras día, y considera que existe indecencia en el poder como en el mismo periodismo. “La miseria moral en el poder como en el Periodismo no es nueva, hay mucho de mal para el pueblo desde el poder como desde el Periodismo”, expresa.

Añade que “es cuestión de moral y coherencia de valores personales y gremiales, pero con la ética política y periodística como brújula, los demonios oscuros que hay en ambos sectores hay hecho mucho mal a la democracia hondureña y por ende al desarrollo humano real de pueblo”.

Según la legisladora, cada profesional del periodismo se conoce por los hechos de cada quien y por esto mismo, tendrán reconocimiento. “El caso el HERMES del Fiscal de la UFERCO Luis Javier Santos, dice bastante… O el silencio de muchos comunicadores, empresarios de la comunicación etc., antes graves casos en esta narcodictadura corrupta; El mal manejo de la pandemia, la entrega del país a las ZEDES; la pérdida del territorio y la soberanía nacional, casi nadie alza la voz”, enfatiza.

La arbitrariedad del poder, afirma Murillo, lleva a la autocensura, a la grave degradación de la libre expresión. El Poder no solo político, también el poder de los grupos facticos, de grandes anunciantes, y de los mismos medios de comunicación social, provocando “una lesión severa” entre el intento de construir una sana democracia en Honduras.

Con respecto al rol del periodismo, concluye en que existe “la legitima duda de si acaso muchos han cumplido con el papel histórico no mercantil de saber guiar a la opinión publica hondureña especialmente en analizar a los políticos, a la clase que gobierna el país, a los que aspiran llegar al poder”.

Para Murillo, algunas de las acciones que se pueden tomar desde el Congreso Nacional para fortalecer la libertad de prensa en Honduras, son: reglamentar vía una ley equitativa y justa el uso de la pauta publicitaria gubernamental y ser “más” contundentes desde el Congreso en velar por la plena vigencia de los Derechos Humanos y las libertades públicas.

Reflexión de En Alta Voz

Honduras es un estupendo laboratorio para evaluar las dimensiones informales de un tipo de diseño electoral de género que no produce los resultados de representación esperados y, además, es un excelente caso para reflexionar sobre dos dimensiones claves: la de la inclusión de las mujeres en igualdad de condiciones que los hombres a los cargos y a las candidaturas y la de la existencia de procesos que garanticen el pluralismo y altos niveles de democracia interna para dirimir los conflictos.

 440 total views,  3 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here