Telma Quiroz

San Pedro Sula, Honduras. Cuando hablamos de violencia sexual, podemos encapsular que es un delito que consiste en atentar contra la libertad sexual de otra persona con violencia o intimidación y sin consentimiento. Dicho esto, la necesidad de tener un protocolo de prevención surge de la reciente situación en la que se encuentra una parte de la sociedad hondureña.

El pasado 3 de noviembre, el huracán Eta entró a Honduras, ocasionando estragos a su paso. Una de las consecuencias principales fue el desalojo obligado de la población que se encontraba en los bajos del Valle de Sula. Los damnificados fueron ubicados en albergues alejados de las inundaciones.

Más de 1.5 millones de niñas y niños están quedando expuestos a los daños ocasionados por las inundaciones provocadas por la tormenta tropical Eta, según UNICEF. Gran cantidad de estas niñas y niños se encuentran en los albergues que las Iglesias y los gobiernos nacional y local lograron establecer durante la emergencia.

De acuerdo con la titular de la Dirección de la Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf), Lolis Salas, se han recibido denuncias de abusos sexuales a menores dentro de los albergues. Poniendo en alerta a todas las familias que se encuentran en estos lugares.

Es por esto, que es de vital importancia establecer parámetros de prevención de la violencia sexual a menores. De acuerdo con la Estrategia de Prevención de la Violencia Sexual en albergues en contexto de emergencia de Paraguay:

-Es de vital importancia que las personas estén alertas. Se deben realizar acciones esenciales en forma coordinada antes de que ocurra la violencia sexual en albergues habilitados debido a la situación.

-Además de educar a sus hijos, dígales que pueden decidir quién puede tocarlos y en dónde, incluso los miembros de la familia. Déjeles saber que siempre pueden acudir a usted si alguien los toca inapropiadamente. Enséñeles a los niños a respetar a otros y a tratar a otras personas como les gustaría que los trataran.

Pero si ya ocurrió, de acuerdo con Medline Plus (servicio de información en línea provisto por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos):

– Denuncie. Si escucha que alguien le está restando importancia a la violencia sexual o la está tolerando, denúncielo. Si ve que alguien está siendo acosada a agredida, llame a la policía de inmediato. O en nuestro ámbito nacional al 911 que es la línea de emergencia.

-Ofrezca apoyo. Si usted sabe de alguna amiga o miembro de la familia que esté en una relación abusiva, ofrézcale su apoyo. Póngalos en contacto con una organización local que pueda ayudar.

Estas recomendaciones son los pilares de la prevención de la violencia sexual. En estos momentos, una gran población de niños se encuentran expuestos debido a lo sucedido en el país. Corramos la voz.

 998 total views,  4 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here