CONOCIENDO LA LUCRATIVA Y RIESGOSA PROFESIÓN DE “LAVADOR DE DINERO” - Diario En Alta Voz – noticias de Honduras, últimas noticias de Honduras

CONOCIENDO LA LUCRATIVA Y RIESGOSA PROFESIÓN DE “LAVADOR DE DINERO”

Reproducido  por DOCTOR HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO  Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE”

Yo ofrezco un servicio único. Yo lavo dinero” se puede leer en la portada del libro The Laundry Man, escrito por el abogado KENNETH RIJOCK, quien rememora cómo por años se dedicó a legitimar fondos de los principales carteles de drogas hasta que fue capturado y encarcelado en Estados Unidos. Hoy en día es un reconocido consultor, pero Rijock representó claramente el concepto de “criminal de cuello blanco”.

Cuando por los años 30 del siglo pasado el periodista estadounidense UPTON SINCLAIR utilizó por primera vez el término “trabajadores de cuello blanco” para referirse a los empleados de oficina que realizaban labores administrativas y gerenciales, no solo creó un término para distinguirlos de la clase obrera de “cuello azul”, sino que generó la base para clasificar las rentables actividades criminales ejecutadas por profesionales y ejecutivos, entre las que se destaca el lavado de dinero.

Bastaron pocos años para que el término cuello blanco comenzara a ser usado como una referencia del mundo criminal. “Aparentemente acuñado en 1939, el término Crimen de Cuello Blanco ahora es sinónimo de toda la gama de fraudes cometidos por profesionales de negocios y del gobierno. Estos delitos se caracterizan por el engaño, la ocultación o la violación de la confianza y no dependen de la aplicación o amenaza de fuerza física o violencia. La motivación detrás de estos crímenes es financiera: obtener o evitar perder dinero, bienes o servicios o asegurar una ventaja personal o comercial”, señala el Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, su inicial en inglés).

En el tope de las actividades criminales de cuello blanco, está el lavado de dinero, que según la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito genera hasta US$ 2 billones cada año (5% del Producto Bruto Global).

LAVADO DE DINERO PROFESIONAL

Para entender la lucrativa y riesgosa profesión del lavador de dinero, el Grupo de Acción Financiera (GAFI) emitió el 26 de julio el reporte titulado Lavado de Dinero Profesional. A continuación, un resumen de este material:

Lavado de dinero profesional (LDP) es un subtipo de lavado de dinero realizado por terceras partes. (LDTP). El GAFI define al LDTP como el blanqueo de fondos realizado por una persona que no participó en la comisión de la ofensa subyacente. La principal característica que hace que el LDP sea único es la provisión de servicios de lavado de dinero a cambio de una comisión, tarifa u otro tipo de ganancia. Si bien la especialización en la prestación de servicios de lavado de dinero es una característica clave de los lavadores de dinero profesionales (LDPs), esto no significa que no estén involucrados en otras actividades (incluidas empresas legales).

Del mismo modo, esto no significa que solo laven exclusivamente ganancias ilícitas. Los LDPs también usan conocimiento especializado y experiencia para explotar vacíos legales; encontrar oportunidades para delincuentes; y ayudar a los delincuentes a retener y legitimar el producto del delito.

Dado que los LDPs son lavadores terceros, a menudo no están familiarizados con el delito predicado (por ejemplo, narcotráfico o tráfico de personas) y, en general, no se preocupan por los orígenes del dinero que es movido. No obstante, los LDPs saben que el dinero que mueven no es legítimo. El lavador de dinero profesional se preocupa principalmente por el destino del dinero y el proceso por el cual se mueve. Son utilizados por los clientes para crear distancia entre quienes perpetran los crímenes y los ingresos ilícitos que generan como ganancias, o porque los clientes criminales no tienen los conocimientos necesarios para lavar el dinero de manera confiable sin la detección de las autoridades.

En última instancia, los LDP son criminales, que a menudo operan a gran escala y llevan a cabo esquemas que son de naturaleza transnacional

Una cantidad de factores diferentes y superpuestos afectan la tarifa pagada a los LDPs o la comisión que reciben por sus servicios. La tarifa a menudo dependerá de la complejidad del esquema, los métodos utilizados y el conocimiento del delito precedente. La tasa puede cambiar en función del nivel de riesgo que asumen. Por ejemplo, las tasas de comisión a menudo están influenciadas por los países o regiones involucradas en el esquema, así como por otros factores tales como:

  1. La reputación individual del LDP;
  2. La cantidad total de fondos lavados;
  3. La denominación (es decir, el valor) de los billetes (en los casos que involucren efectivo);
  4. La cantidad de tiempo requerido por un cliente para mover u ocultar fondos (por ejemplo, si el lavado debe hacerse en un período de tiempo más corto, la comisión será más alta); y
  5. La imposición de nuevas reglamentaciones o actividades de las autoridades.

Para obtener una comisión por sus servicios, los LDPs pueden (i) tomar comisiones en efectivo por adelantado, (ii) transferir una parte del dinero blanqueado a sus propias cuentas o (iii) tener la comisión integrada en la transacción comercial.

A menudo, los LDPs ofrecen sus servicios por el método “boca a boca”. Las autoridades también han identificado el uso de anuncios publicados para los servicios de LDPs en la Web Oscura (Dark Web).

MANTENIMIENTO DE REGISTROS (CONTABILIDAD SOMBRA): Las fuerzas del orden público han informado que las LMPs a menudo tienen un sistema de contabilidad oculto que contiene registros detallados con nombres codificados. Estos sistemas únicos de contabilidad pueden usar hojas de cálculo detalladas que rastrean a los clientes (usando nombres codificados); fondos lavados; el origen y destino de los fondos movidos; fechas relevantes; y las comisiones recibidas. Los LDP pueden almacenar sus registros electrónicamente (por ejemplo, una hoja de cálculo de Excel protegida con contraseña) o usar registros en papel.

Los LDPs pueden pertenecer a una de estas tres categorías:

  1. Un Lavador de Dinero Profesional Individual, que posee habilidades especializadas o experiencia en colocar, mover y lavar fondos. Se especializan en la provisión de servicios de LD, que también puede realizar mientras actúan en una ocupación legítima y profesional. Estos servicios pueden incluir, entre otros, los siguientes: servicios de contabilidad, asesoramiento financiero o legal y la creación de empresas y acuerdos legales (ver servicios especializados, más adelante). Los LDPs individuales a menudo extienden sus riesgos a través de diversos productos y llevan a cabo actividades comerciales con varios especialistas financieros y corredores.
  2. Una Organización de Lavado de Dinero Profesional (OLDP), que consta de dos o más personas que actúan como un grupo autónomo y estructurado que se especializa en proporcionar servicios o asesoría de blanquear activos para delincuentes u otros grupos del crimen organizado. Los fondos de lavado pueden ser la actividad principal de la organización, pero no necesariamente la única actividad. La mayoría de los OLDP tienen una estructura jerárquica estricta, con cada miembro actuando como un profesional especializado que es responsable de elementos particulares del ciclo de lavado de dinero.

       3. Una Red de Lavado de Dinero Profesional (RLDP), que es una agrupación de asociados o contactos que trabajan en conjunto para facilitar los esquemas de LDP y/o subcontratar sus            servicios para tareas específicas. Estas redes generalmente operan globalmente y pueden incluir dos o más OLDP que funcionan juntas. También pueden operar como redes informales de                individuos que brindan al cliente criminal una gama de servicios de lavado de dinero. Estas relaciones interpersonales no siempre están organizadas y, a menudo, son de naturaleza flexible.              Estas extensas redes de lavado de dinero profesional pueden satisfacer las demandas del cliente abriendo cuentas bancarias en el extranjero, estableciendo o comprando compañías                             extranjeras y utilizando la infraestructura existente que está controlada por otros LDPs. La colaboración entre diferentes LDPs también diversifica los canales a través de los cuales puede                   pasar el producto ilícito, lo que reduce el riesgo de detección e incautación.

Las OLDP trabajan con grupos del crimen organizado de todas las nacionalidades, a nivel mundial o en una región específica, a menudo actuando como una empresa global. El mismo LDP se puede usar para facilitar operaciones de lavado en nombre de varios grupos criminales o afiliados criminales. Son altamente calificados y operan en diversos entornos, son expertos en evitar la atención de las fuerzas del orden público.

Cuando los grupos del crimen organizado utilizan los servicios de un lavador profesional, a menudo eligen los que están familiarizados con personas cercanas o dentro de la red criminal. Pueden ser familiares o contactos cercanos. También pueden ser profesionales que anteriormente actuaron en una capacidad legítima, y que ahora actúan como:

  1. Contadores, abogados, notarios y/u otros proveedores de servicios;
  2. Proveedores de servicios empresariales y de fideicomisos;
  3. banqueros;
  4. Proveedores de Servicios de Transferencia de Valor Monetario;
  5. Corredores;
  6. Especialistas fiscales o asesores fiscales;
  7. Comerciantes de metales o piedras preciosas;
  8. Propietarios de bancos o personas con información privilegiada;
  9. Propietarios o iniciados del procesador de pagos; y
  10. Propietarios o conocedores de intercambiadores electrónicos y de criptomonedas.

Los OCG también hacen uso de expertos externos de manera permanente o ad hoc. Estos expertos operan conscientemente como empresarios y, a menudo, no tienen antecedentes penales, lo que puede ayudar a evitar la detección. Estos profesionales cómplices están cada vez más presentes en el panorama delictivo y se unen como proveedores de servicios para apoyar esquemas criminales específicos o a grupos criminales.

También existen relaciones compartimentadas, particularmente dentro de las redes de lavado de dinero profesional, en las que no puede haber contacto directo entre los grupos criminales y los principales actores responsables del lavado de fondos. En estos casos, las transacciones se facilitan a través de varias capas de individuos que recolectan el dinero antes de que se entreguen al LDP para su lavado. (Publicado en Lunes, 30 Julio 2018 Lavadodedinero.com)

603 total views, 3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *