Jairo Videa Periodista / Coyuntura

En los últimos 10 años el periodismo independiente en Nicaragua ha enfrentado las más duras batallas de su historia, contra un sinnúmero de adversarios, entre los que destacan una dictadura, una crisis económica y una pandemia. Dicho tiempo ha sido todo un desafío lleno de agresiones, arrestos, exilio, enfermedad e inclusive muerte para las mujeres y los hombres cuyo oficio es el de informar a la población.

Las y los periodistas se las ingenian para poder fiscalizar las andanzas del país y contar el día a día, bajo un Gobierno obstinado por la desinformación, el control de las voces y las violaciones a las libertades públicas. Según el último informe de la asociación Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN) entre el 1 de marzo y el 15 de julio del corriente año se registraron 351 delitos contra la libertad de prensa y de acceso a la información, la mayoría cometidos por el Gobierno en contra del periodismo independiente.

La impunidad es uno de los principales problemas a los que se enfrenta el gremio y ha queda reflejado en innumerables denuncias e informes sobre libertades públicas y democracia, creados por organismos nacionales e internacionales; ejemplo de ello es la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa en 2020 de Reporteros Sin Fronteras. Pero, ante tantos vejámenes y ataques, una nueva crisis ha surgido para esta población y su labor: la sostenibilidad.

Una profesión en crisis

El pasado 19 de agosto se realizó en Bluefields la audiencia inicial en contra de la periodista Kalúa Salazar, Jefa de Prensa de Radio La Costeñísima. La acusación por los delitos de injurias y calumnias fue aceptada por la juez Dayanira Traña, del Juzgado Penal Local, quién, según el abogado defensor, admitió el proceso sin reunir los elementos necesarios para ello. Este hecho, junto a otra acusación en contra del periodista David Quintana por los mismos delitos, constituye un duro golpe para el gremio periodístico del país, sector que desde hace mucho tiempo “no cuenta buenas noticias”.

Mientras Kalúa y David aseguran que las acusaciones tienen como trasfondo la censura, el Estado y sus instituciones parecen no bajar la guardia y han decidido continuar la batalla en contra de este sector. Mientras que por otro lado las y los profesionales de la información se enfrentan a una realidad cada vez más difícil en la cuál las oportunidades han disminuido y la sostenibilidad de los medios sigue siendo uno de los principales eslabones.

Para el Editor y Periodista de Coyuntura, Juan Daniel Treminio, el Estado no solo violenta las libertades públicas y el acceso a la información. “El periodismo independiente es uno de los sectores que tiene la soga al cuello más ajustada en este país. Aquí no solamente se ha violentado el derecho a la información, sino que también se ha violentado el derecho a un empleo digno. El Estado ha puesto miles de obstáculos para que el periodista pueda ejercer su labor. No existen ni siquiera las condiciones mínimas para esta profesión”, asegura el joven periodista.

Según el último informe coyuntural publicado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES) la Covid-19 generará una nueva ola de desempleo y de trabajo informal en el país, agudizando aún más la recesión económica que inicio con el retorno de Ortega al poder y se empeoro con la crisis de abril de 2018. Los datos presentados por FUNIDES estiman que la tasa de desempleo aumente este año entre el 7.3 y 9.2 por ciento, cifras que se ven reflejadas incluso en el cierre y en la disminución de personal de algunos medios de comunicación.

Mujeres periodistas: con múltiples vulnerabilidades

Las mujeres periodistas viven una realidad aún más dramática ya que no solo se han enfrentado a agresiones físicas sino también al acoso, intimidación, denigración e inclusive amenazas sexuales en contra de ellas y en contra de sus familias. “Desde que salimos de la casa no sabemos si vamos a regresar con vida. En la calle podemos ser víctimas de algún fanático (del Gobierno) porque consideran que somos enemigos”, expresa la periodista Kastalia Zapata, quién labora para Canal 12 y ha vivido la represión en carne propia.

Ninoska Pérez, Asesora en Temas de Seguridad del Centro de Investigación de la Comunicación (CINCO), explica que “el acoso físico y en línea en contra de las periodistas es algo de cada día. Las mujeres son vigiladas, golpeadas y hasta se han exiliado por la sosobra que se vive”. Ante esta realidad, la experta recomienda que para disminuir algunos riesgos el periodismo colaborativo es una de las opciones más viables. “Es un gran ejemplo para la ciudadanía en general ver un gremio unido que no lucha por la primicia e implementa estrategias de cuido. Acuerparse ha sido vital para sobrevivir y para poder llevar la noticia a la ciudadanía, principalmente en el caso de las mujeres”, comenta Pérez.

Por su parte, Violeta Delgado, Gerente de Proyectos de CINCO, explica que “la constante, incluso dirigida hacia mujeres periodistas que se han tenido que exiliar, ha sido las amenazas de violencia sexual, las amenazas en contra de sus hijos y el acoso a sus familias. Probablemente hay actos de violencia que comparten con hombres periodistas, pero las amenazas de violencia sexual van exclusivamente dirigidas hacia las mujeres. Es una situación a la cual se le debe dar atención particular porque estas amenazas se desligan a las hijas e hijos y para muchas mujeres esto es peor que recibir una amenaza directa en contra de ellas mismas”.

Sostenibilidad: el reto de seguir informando

Las y los profesionales de la comunicación deben buscar fuentes, información, datos y hasta formas de subsistir en un contexto adverso y de represión. Delgado asegura que después de varias consultas con medios y periodistas independientes han logrado, cómo institución, identificar las tres principales necesidades del gremio: “El primer aspecto evidentemente es el de la seguridad, en todas sus dimensiones; física, digital, bioseguridad. La sostenibilidad también es un reto gigantesco; son muy limitados los medios que pueden pagar un salario y tener honorarios sistemáticos con seguros y otras prestaciones. El Estado, que es el gran publicista de la nación, no le da ni un centavo a la prensa independiente y la empresa privada, con muchas limitaciones, en algún momento no lo hacia por temor a represalias, y en este momento se le suma el impacto económico que hay en el país”.

Sobre las fuentes de ingresos para los medios, Delgado comenta: “Las posibles fuentes de ingreso cada vez se limitan más de manera que los periodistas trabajan casi voluntariamente, obteniendo ingresos limitados a partir de la posibilidad  de venta de pautas, viáticos o algún pago que se pueda gestionar, pero evidentemente esto no está acorde a las necesidades de las personas para satisfacer al menos el pago de su canasta básica, y tampoco es de manera sistemática. No es un salario por un tiempo X, y tampoco es sujeto a seguro social. La mayoría de las iniciativas de comunicación no están adscritos al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) e inclusive la mayoría de medios emergentes no están constituidos y no tienen una figura jurídica, y esto obviamente limita muchísimo para poder ser sujetos de colaboración o para poder vender algún servicio”.

Además, en el Informe sobre el Mapeo de Medios Independientes Emergentes en Nicaragua, elaborado por CINCO, se explica que “el castigo fiscal consiste en la vigilancia y la presión constante utilizando para ello a las instituciones recaudadoras de impuestos y la seguridad social. De acuerdo a diversos reportes, los medios de comunicación de línea crítica reciben constantemente visitas de supervisión y control de la Dirección General de Ingresos (DGI), y del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS)”. Dicho informe también recopila información sobre el Sistema de Medios de Comunicación del Gobierno, la forma jurídica adoptada por los medios consultados y las fuentes de ingresos de los medios independientes en el país:

Ante esta realidad, Treminio agrega que “las y los periodistas que estamos a la cabeza de diversos medios o iniciativas periodísticas nos despertamos cada día en lo incierto. No solo buscamos información e historias que den rostro a nuestra realidad; también buscamos formas de sobrevivir y poder mantener nuestros espacios a flote”. Cómo vía de subsistencia, hoy en día es normal ver que los medios independientes del país soliciten ayuda económica a la ciudadanía para solventar los gastos mínimos que implica tener un espacio de información.

Álvaro Navarro, Director de Artículo 66, expresó en La Entrevista, sección dominical de Coyuntura, que “el tema económico es el gran desafío en los medios. Los medios independientes estamos bajo la presión económica impuesta por el Gobierno, y no me refiero a la falta de publicidad, que eso no es nuevo y no hace falta. Pero a mi me gustaría que hubiera un Gobierno que no amenace al sector privado como ocurre ahorita. Hay anunciantes que nos han retirado la pauta y nos dicen: ‘es que ustedes son un medio crítico y entonces el Gobierno los mira como enemigos y eso nos puede traer problemas’. Y te lo dicen sin discreción. Se ha impuesto miedo a los pequeños y medianos empresarios; ellos creen que eso les va a hacer ver como que están financiando las voces críticas. Ni las empresas grandes como las telefónicas; tampoco quieren meterse a problemas y dicen ‘lo que podemos hacer es darte una ayuda’. Y así nos ven a los periodistas”.

Ante esta realidad, cómo primer paso para que la prensa independiente pueda seguir realizando su labor, es necesario que la ciudadanía entienda la importancia del periodismo para poder comprometerse con las libertades públicas. Hoy más que nunca es necesario el aporte de la sociedad para que los medios independientes sobrevivan a un país que se cae a pedazos.

Sobre el autor: Periodista independiente basado en Nicaragua. Es fundador y actual Director Ejecutivo de Coyuntura. Cuenta con más de cinco años de experiencia en comunicación, periodismo, derechos humanos y producción para medios independientes. Realiza investigaciones y artículos sobre política, seguridad, movilidad humana, corrupción y comunidades vulnerabilizadas.

Puede seguirlo en: @AntonyoVE

 151 total views,  3 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here