El Covid19 no logró detener las marchas del Primero de Mayo, en la conmemoración del Día Internacional del Trabajo. Sindicalistas exigieron múltiples demandas, entre las que destacó el acceso a vacunas para (COVID-19), detener los despidos masivos y detener la suspensión de puestos de trabajo.

“Estamos exigiendo como un derecho humano, un derecho universal del pueblo hondureño a las vacunas, porque estamos claros que este gobierno ha sido incapaz de manejar esta pandemia y eso les ha costado la vida a muchos trabajadores”, dijo el dirigente de la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras, José Luis Baquedano.

Los datos oficiales publicados por el gobierno de Honduras reportan que los casos de Covid-19 en Honduras ascendieron a 213.167 desde el inicio de la pandemia y 5.318 las muertes. Hasta la fecha solo el personal de Salud ha logrado al menos una dosis de la vacuna.

La participación fue inferior a la realizada en años anteriores, muchas personas prefirieron permanecer en su casa para evitar el riesgo de contagio del virus. Los que asistieron lo hicieron con medidas de bioseguridad.

Organizaciones feministas defensoras de derechos humanos de las mujeres se sumaron a las protestas enviando mensajes testimoniales de las obreras de maquila despedidas durante la pandemia. La Colectiva de Mujeres Hondureñas, denunció que las maquilas continúan aprovechando la pandemia Covid-19 para despedir a las trabajadoras con dictámenes de reubicación laboral y de calificación de enfermedades profesionales.

María Luisa Regalado de CODEMUH, denunció que; “Las maquilas aún mantienen suspendidos los Contratos individuales de Trabajo a muchas obreras con enfermedades ocupacionales, aduciendo que no pueden regresar a laborar por sus padecimientos, esperando que las trabajadoras renuncien e incluso a algunas obreras sus jefes les han sugerido renunciar”.

Las protestas en su mayoría se enfocaron en la Secretaría del Trabajo y Seguridad Social, ante argumentos de mantener desprotegidas a las trabajadoras de la maquila, “el Departamento de Higiene y Seguridad de la Secretaría de Trabajo de San Pedro Sula, tenía 4 personas y actualmente solo tiene 1, y la información que se maneja es que están debilitándolo cada día más, porque quieren justificar la privatización” manifestó Regalado.

Agregó que; “La población trabajadora afectada tienen entre 1 y 3 años esperando la reubicación laboral y no tienen respuesta. Además, las maquilas no están cumpliendo con el “Manual de Bioseguridad por motivo de la Pandemia COVID-19 para Centros de Trabajo” y con el “Protocolo de Bioseguridad por motivo de la Pandemia COVID-19 para Centros de Trabajo del Sector Maquilador”.

En estudios recientes realizados por CODEMUH en el contexto del confinamiento por la pandemia, se refleja que “La permanencia en casa incrementa las tareas domésticas y   los   servicios   de   los   cuidados       a la   familia, que   recaen   sobre   las   mujeres, ya que también son las primeras en atender la emergencia en el área de la salud y otras necesidades, porque se fortalecen los roles de género e incrementa la vulnerabilidad, cansancio y estrés”.

El Foro de Mujeres por la Vida, por su parte envió un mensaje de reconocimiento por el esfuerzo de todas las mujeres hondureñas que trabajan por largas jornadas sin un verdadero reconocimiento de sus derechos salariales y laborales. Demandan trabajos y salarios dignos para todas las mujeres.

El Centro de Derechos de Mujeres, lamentó que la histórica lucha obrera dejó por fuera el trabajo de cuidados que hacen las mujeres, y esta invisibilización le ha servido muy bien al sistema capitalista. Destacan la importancia de la reivindicación de todo el trabajo de cuidado que día a día hacen las mujeres, para humanos y para resguardar la tierra, “lucharemos hasta que el trabajo de cuidado sea distribuido equitativamente”.

 428 total views,  2 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here