Por: Segisfredo Infante

Carolina Alduvín me invitó a un foro, vía zoom, patrocinado por la “Asociación de Mujeres por Honduras”. Los conferencistas fueron Jorge Bueso Arias; Guadalupe Jerezano; Mauricio Díaz Burdett y, como moderadora, la misma Carolina. Hablaron en representación de estas damas asociadas Emelisa Callejas y Mercedes Sofía Hernández. El tema central de la exposición digital fue “La crisis y alternativas de solución”. El primer expositor fue “Don Jorge”. Y luego el licenciado Díaz Burdett se retiró del foro por algún motivo sobre el cual nada sabemos.

Don Jorge Bueso Arias desciende de una familia que conecta con Céleo Arias, el redactor del primer ideario político con el cual el doctor Policarpo Bonilla fundó el Partido Liberal de Honduras en 1891. Aquel ideario político, titulado “Mis Ideas”, varias décadas más tarde fue aplaudido por Medardo Mejía, un documento que hoy por hoy muchos liberales desconocen. Todos sabemos que “Don Jorge” fue candidato presidencial en los comienzos de 1971, frente al candidato nacionalista doctor Ramón Ernesto Cruz, quien ganó las elecciones, y quien fue defenestrado por un verdadero golpe de Estado el 4 de diciembre de 1972, mediante una conspiración en la que estuvieron involucrados Oswaldo López Arellano, algunos intelectuales liberales y ciertos representantes de la izquierda hondureña. (Esto último me lo confirmó, hablando en broma y en serio, el viejo dirigente sindical Luis Alonso Morel, que en paz descanse). Por eso nadie hizo escándalo con el golpe de Estado de finales de 1972. Y casi nadie lo recuerda, a pesar que “Monchito” Cruz eran un intelectual valiosísimo, defensor de la integridad territorial de Honduras.

El licenciado Bueso Arias, otro hombre de tantísima valía, también pudo ganar las elecciones presidenciales limpiamente. Pero el hacendado tradicional Modesto Rodas Alvarado, y los rodistas, dieron orden de boicotear las elecciones, en tanto que “Don Jorge” parecía provenir de las filas reformistas del villedismo, y de lo que podríamos llamar una burguesía agroindustrial y financiera naciente. También algunos segmentos de la izquierda catracha se dieron a la tarea de manchar las paredes con la consigna “No Vote”, haciéndole el juego, consciente o inconscientemente, al rodismo ultramontano.

Pero el propósito principal de este artículo es llamar la atención de algunas cosas expresadas por el licenciado Jorge Bueso Arias. Reiteró las desgracias de Honduras conectadas con la pandemia, los dos huracanes y la corrupción reciente en la compra sobrevalorada de hospitales móviles. Pero a mi juicio, lo inédito que externó “Don Jorge” en ligamen con las posibles soluciones, es cambiar a los dirigentes políticos a partir de cada comunidad, “volviendo a un bipartidismo” que debiera ser honesto. Señaló que en las grandes democracias del mundo como Estados Unidos, Inglaterra y España, solo han existido dos partidos políticos, y que con el surgimiento reciente de varios partidos, pareciera que las cosas se descomponen o anarquizan. Esas fueron más o menos las palabras que expresó. Añadió que él considera que en cada partido político hay candidatos a diputaciones que son personas buenas, capaces y honestas, pero que a los votantes les resulta difícil identificar. Para Bueso Arias es sumamente importante el voto consciente de cada persona. Porque en tiempos anteriores los diputados y otras autoridades eran designados por los vecinos de cada municipio.

En Honduras hay buenas leyes y buenas instituciones. Lo que hacen falta son buenas personas, capaces y honestas para dirigirlas, añadió “Don Jorge” en una de sus intervenciones. Finalmente, ante una de las preguntas de alguien del auditorio, dijo que en Honduras hemos tenido buenos presidentes como “Suazo Córdova, José Azcona, Rafael Callejas, Roberto Reina y Carlos Flores”. No recuerdo si acaso mencionó a Ricardo Maduro. Pero remató diciendo que a partir de Manuel Zelaya Rosales se desencadenó la corrupción. Son las palabras de don Jorge Bueso Arias, un decano de las finanzas y de la política, longevo como el que más, que ha sabido auxiliar a los pequeños productores de la rica y hermosa región occidental de Honduras.

No son importantes mis coincidencias o mis posibles diferencias con algunas de las opiniones vertidas por el panelista Jorge Bueso Arias. En otro artículo publicado en este mismo espacio, hacíamos énfasis que lo más destacable es nuestro respeto personal hacia una figura como la de este banquero y político nor-occidental del país, a quien le interesa el desarrollo y la armonía entre los hondureños, incluso en el contexto de una crisis como la que ahora mismo experimentamos. “Don Jorge” es un caballero curtido por los años y por la experiencia. Un renovador económico de primera línea, en medio de un tradicionalismo improductivo y apabullante. Recuerdo que en mi adolescencia, a don Bueso Arias se le consideraba como uno de los representantes de lo que podría ser una burguesía nacional reformista, con pocos representantes en la zona mencionada.

 160 total views,  1 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here