DOCTOR HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO

Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE”

16 de junio de 2021

En un país del cono sur tienen un dicho que dice: “cada quien puede hacer de sus [1]posaderas un candelero” y famoso además porque uno de sus gobernantes según aparece en el internet se ha beneficiado con la empresas zombis, habida cuenta de que el Hermano país de El Salvador en legal y debida forma adoptó como moneda oficial el Bitcoin, no obstante, el derecho de autodeterminación que le asiste.

Aunque [2]durante los últimos meses en Estados Unidos: la Oficina del Contralor de la Moneda (OCC) aclaró que los bancos nacionales pueden brindar servicios de custodia de activos digitales a los clientes y participar en ciertas actividades de stablecoins, también llamadas monedas estable, la División de Banca de Wyoming emitió su primera autorización para una institución depositaria de propósito especiales (SPDI por sus siglas en inglés) para que Kraken se transforme en el primer intercambio de criptomonedas regulado como un banco, y la Conferencia de Supervisores de Bancos Estatales (CSBS) presentó un conjunto único de reglas de supervisión para que las empresas de criptomonedas puedan expandirse más fácilmente en todo el país.

Estas novedades significan que los bancos y otras instituciones financieras tienen la oportunidad de pasar a una clase de activos emergentes que crecen en popularidad, particularmente entre los consumidores más jóvenes. Sin embargo, comentarios recientes de Kenneth A. Blanco, Director de la Red de Ejecución de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro (FinCEN), la Unidad de Información Financiera de EE.UU., sugieren que incluso los bancos sin intención de expandir sus negocios al espacio de las criptomonedas deben comprender este universo y monitorear las interacciones de sus clientes con este para cumplir con sus obligaciones regulatorias.

El mes pasado[3], Blanco habló en una conferencia sobre los esfuerzos de los estafadores para aprovechar la crisis de Covid-19 y la respuesta de su agencia. Pero lo más notable de sus comentarios fue el tiempo que dedicó a explicar por qué todos los bancos deben ser conscientes de su exposición a las criptomonedas y el riesgo que asumen al ignorarla.

Específicamente, dijo: “Un tema que siempre aparece durante estas conversaciones se relaciona con la mitigación de los riesgos asociados con los sistemas de pago emergentes, incluida la moneda virtual. Para ser claros, los intercambios de [moneda virtual] no son los únicos con exposición al riesgo de las monedas criptográficas. Estos riesgos no son exclusivos de las empresas de servicios monetarios o los cambistas de divisas virtuales; los bancos también deben estar pensar en su exposición a las criptomonedas”.

Las palabras de Blanco indican que un banco tradicional puede ser considerado responsable de la actividad ilícita llevada a cabo con criptomonedas por sus clientes, incluso si el propio banco no proporciona servicios de custodia de criptomonedas.

Por ejemplo, si un cliente transfiere fondos de su cuenta bancaria a un cambista de criptomonedas, compra criptomonedas y luego, digamos, envía esa criptomoneda a un individuo sancionado o al mercado de la red oscura, la exposición del banco a ese riesgo podría ser preocupante para los reguladores.

De manera similar, si un cliente extorsiona a otros en esquemas de ransomware, acepta criptomonedas en un intercambio que transfiere fondos a su cuenta bancaria, podría estar exponiendo a su banco a riesgos. Analizaremos cómo los bancos pueden prepararse para incorporar la criptomoneda en sus programas de cumplimiento.

Comprender la exposición a las criptomonedas y el riesgo

La economía mundial está cambiando y esta nueva forma de dinero digital definitivamente ha llegado para quedarse.

Los bancos que evalúan su riesgo de criptomonedas primero deben preguntarse si tienen alguna forma de identificar a los clientes actuales que usan criptomonedas.

Algunos bancos pueden pensar que ninguno de sus clientes usa criptomonedas. De hecho, cuando la compañía de investigación de blockchain Chainalisys encuestó a un grupo de profesionales de inversión hace un año, casi un tercio estimó que ninguno de sus clientes realizaba transacciones con negocios de criptomonedas. Bancos como Wells Fargo han prohibido rotundamente a sus clientes enviar fondos a negocios de criptomonedas, lo que podría llevarlos a creer que muy pocos o incluso ninguno de ellos lo están haciendo.

Sin embargo, esto podría no ser así. Una encuesta reciente de la firma de consultoría financiera Cornerstone Advisors sugiere que el 15% de los estadounidenses ha comprado criptomonedas de alguna forma, y otro 11% dice que planea hacerlo en un futuro próximo.

También sabemos por otras encuestas que es aún más probable que los consumidores más jóvenes hayan comprado criptomonedas. Por lo tanto, parece improbable que cualquier banco con una base de clientes sustancial no tenga al menos algunos clientes que realicen transacciones con negocios de criptomonedas.

Los bancos que informan una adopción nula de criptomonedas entre sus clientes probablemente no están obteniendo una imagen completa y podrían enfrentar problemas con los reguladores en el futuro.

Si los bancos aceptan que al menos algunos de sus clientes probablemente estén comprando criptomonedas, ¿cómo adoptan un enfoque específico para administrar el riesgo asociado?

El primer paso es conocer los intercambios de criptomonedas más populares. Los intercambios son las rampas principales de entrada y salida entre la criptomoneda y la moneda fiduciaria, y probablemente los lugares más comunes a los que sus clientes enviarían fondos para comprar criptomonedas. Los bancos necesitan crear un sistema para detectar intercambios en sus mensajes SWIFT, pagos ACH y transacciones con tarjeta de débito.

Los principales intercambios de criptomonedas están en constante evolución, por lo que los bancos también deben monitorearlos en tiempo real para que dicho programa sea efectivo.

Si los bancos comenzaran a monitorear estas empresas en la actividad de sus clientes hoy, inevitablemente encontrarían transacciones relacionadas con las criptomonedas que no sabían que estaban sucediendo. A partir de ahí, deben evaluar el riesgo de esas transacciones en función de sus políticas actuales contra el lavado de dinero, verificando transacciones que sugieran una actividad sospechosa.

A largo plazo, los bancos deberán evaluar individualmente todos los intercambios con los que sus clientes realizan transacciones, así como cualquier otro negocio de criptomonedas que los clientes estén financiando desde sus cuentas bancarias.

Para empezar, deben examinar el modelo comercial único de cada intercambio, la calidad del programa de cumplimiento y la jurisdicción de operación. Pero estos factores cualitativos no son suficientes por sí solos. Los bancos también deben evaluar la efectividad del cumplimiento de los intercambios midiendo su exposición a contrapartes riesgosas en otras partes del ecosistema de criptomonedas.

Estas mediciones serían la señal más fuerte de si un banco debiera o no hacer comerciar con un negocio de criptomonedas, pero la mayoría de los bancos no pueden obtener estos datos por sí mismos, por lo general se pueden asociar con proveedores de datos confiables que tengan un conocimiento del ecosistema de criptomonedas.

A medida que se sientan más cómodos con el espacio, los bancos también pueden trabajar para establecer relaciones con los equipos de cumplimiento en empresas de criptomonedas de renombre que sus clientes utilizan con más frecuencia y trabajar con ellos para resolver problemas juntos.

Los bancos deberían tener una ventaja en las criptomonedas: El tiempo es clave para los bancos, los comentarios de Blanco indican que los reguladores pronto esperarán que puedan mostrar cómo sus programas de cumplimiento ALD/CFT abordan la actividad de las criptomonedas y cuál es el nivel de riesgo relacionado con las criptomonedas. Los bancos harían bien en comenzar a recopilar esa información ahora, en lugar de esperar hasta que los reguladores la exijan.

Si bien esto puede ser desalentador al principio, los departamentos de cumplimiento de los bancos eventualmente dominarán las criptomonedas si toman estos pasos. Después de eso, ¿quién sabe qué podría pasar? Los bancos que actualmente no planean involucrarse en el espacio de criptomonedas pueden abrirse a la idea de la adopción institucional a medida que desarrollan e implementan procedimientos para mitigar el riesgo de las criptomonedas.

El bitcoin “podría convertirse en la moneda de elección para el comercio internacional” en los próximos años, argumentan los expertos del banco estadounidense. En este sentido, el bitcoin presenta claras ventajas respecto al actual sistema de pagos globales, como la trazabilidad o su propio diseño descentralizado. Por el contrario, “existen una serie de riesgos y obstáculos que se interponen en el progreso del bitcoin”, apuntaron en Citi.

La cuestión es que en el examen de las ventajas y los riesgos, los estrategas concluyen que el bitcoin se encuentra en “un punto de inflexión” y apuntan que la moneda digital podría estar “en el comienzo de una transformación masiva” hacia mainstream, es decir, hacia su aceptación por el público general.

Satoshi Nakamoto, el creador del bitcoin, podría llegar a convertirse en el principal peligro potencial para la criptodivisa más popular del mundo. El furor por las salidas a bolsa entre las compañías tecnológicas, los máximos del bitcoin, el apoyo de Elon Musk o Goldman Sachs, levantaron una gran expectación en torno a la salida a bolsa de Coinbase, el mayor bróker de criptodivisas de los Estados Unidos. Entre los múltiples peligros que la compañía tiene que recoger en este documento, Coinbase especificó que uno de ellos es “la identificación de Satoshi Nakamoto, la persona o personas que desarrollaron el bitcoin bajo seudónimo”


[1] Eufemísticamente

[2] Asociación de Especialistas en Delitos Financieros

[3] Octubre 2020

 206 total views,  1 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here