Raúl Vela desde Perú

Proyecto de ley de Lady Camones busca regular todos los productos de nicotina y tabaco, y terminar de incluir las diversas medidas del Convenio Marco que la Ley N.º 28705 no los incorporó por presiones de las tabacaleras. Hoy, debido a estos vacíos legales, un escolar de 12 años puede comprar un cigarrillo electrónico, que equivale en contenido de nicotina a 20 cigarrillos comunes de una cajetilla.  Cada año mueren en el Perú 22 374 personas por causa del tabaco, y 126 754 quedan enfermos.

En el Perú para comprar un cigarrillo electrónico no necesitas ser mayor de edad ni tampoco tener mucho dinero. Basta con S/ 3 (menos de US$ 1) y listo. Por esa razón, hoy los escolares de entre 12 a 13 años lo están adquiriendo para vapear.

Al igual que los cigarrillos comunes, los cigarrillos electrónicos o vapeadores, también pueden ser comprados en minimarket, supermercados; incluso en bodegas de Miraflores, Surco, San Isidro, Barranco, San Borja, Lima, Callao, etc.

La facilidad con que los chicos y adolescentes adquieren los cigarrillos electrónicos se debe a que la Ley General para la Prevención y Control de los Riesgos del Tabaco, Ley N.º 28705 del 2006 y su modificatoria del 2010, no los prohíbe.

El cigarrillo electrónico es muy peligroso para la salud de las personas, debido a que está compuesto de nicotina, volatilizantes y saborizantes como el diacetilo. Todas estas sustancias y otras como la glicerina en suspensión con el tiempo dañan el epitelio pulmonar y generan alteraciones cardiacas.

Cada cigarrillo electrónico equivale en contenido de nicotina a 20 cigarrillos comunes de una cajetilla.

En el Perú cada año mueren 22 374 personas por causa del tabaco, y 126 754 quedan enfermos.

El Estado para tratar a estos pacientes gasta S/ 4 241 millones, mientras las familias dejan de percibir S/ 2 443 millones para atender a sus parientes enfermos por tabaquismo.

Proyecto de ley 3437-2022

Para prevenir que la próxima generación tenga miles de adictos y jóvenes con daños pulmonares y cardiacos en su mejor etapa productiva, la congresista Lady Camones presentó el pasado 3 de noviembre el proyecto de ley 3437-2022.

La iniciativa legislativa busca regular todos los dispositivos de nicotina y tabaco, e implementar así las medidas del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (convenio ratificado por el Perú hace más de 17 años), que la Ley General para la Prevención y Control de los Riesgos del Tabaco no logró incorporarlas por presiones de la industria tabacalera.

Congresista Lady Camones. Foto: Congreso.

De esta manera se prohíbe fumar y vapear en establecimientos públicos y privados, los cuales deben estar libres al ciento por ciento de humo de tabaco y emisiones. Asimismo, se prohíbe toda publicidad (directa o indirecta), promoción y patrocinio de productos de tabaco y nicotina; incluso la exhibición de los productos en los lugares de venta, físico o virtuales.

De igual manera queda prohibida la comercialización de productos de tabaco y de nicotina que contengan aditivos, saborizantes y/o aromatizantes.

Otras prohibiciones son la venta de empaques de tabaco y nicotina que contengan menos de 20 unidades o recargas; la entrega de productos promocionales, muestras y/o regalos de productos de tabaco o nicotina a algún representante del Estado; la venta de productos de tabaco y de nicotina, sus dispositivos y sus accesorios, a menores de edad, etc.

Sobre el empaquetado, el proyecto de ley señala que estos deben ser neutros para evitar que los colores y las imágenes en los empaques de tabaco y nicotina den la sensación que son menos dañinos.

23 proyectos no fueron aprobados

Desde que el Convenio Marco se aprobó en el 2004, las empresas tabacaleras han tratado en el Perú de frenar todos los intentos que busquen regular su negocio.

Luego que se aprobara la Ley N.º 28705 en el 2006, en el Congreso de la República hubo 23 intentos para terminar de incorporar, aunque sea de a pocos, las principales medidas del Convenio Marco.

En el 2010, pese a la resistencia de muchos congresistas, se logró con la Ley N.º 29517 modificar la Ley N.º 28705, logrando incorporar algunas otras medidas a fin de dar mayor cumplimiento a las recomendaciones del Convenio Marco.

Así, por ejemplo, se logró que todos los espacios públicos y privados se convirtieran en ambientes ciento por ciento libres de humo de tabaco. Antes de la modificatoria del 2010 los espacios se separaban por áreas para fumadores y no fumadores.

Así mismo se logró incorporar la frase fumar hace daño a la salud. Antes solo se mencionaba fumar podría hacer daño a la salud.

Lamentablemente por falta de apoyo de muchos congresistas los demás proyectos no lograron aprobarse.

De esos 23 proyectos de ley, 10 estaban relacionados a la prohibición total de la publicidad, promoción y patrocinio. Los demás se referían a medidas de advertencias sanitarias, la comercialización, los impuestos, etc.

Carmen Barco, directora adjunta de Cedro, revela que a lo largo de estos años habido un intenso y prolongado esfuerzo en la búsqueda de la aprobación de todas estas propuestas de ley para lograr implementar las recomendaciones del Convenio Marco, pero que siempre encontró una férrea oposición de los gremios industriales y las organizaciones vinculadas a las tabacaleras para que no se aprobaran medidas que afectaran sus negocios.

Las medidas que el Convenio Marco recomienda a los países miembros (el Perú es parte desde noviembre del 2004) son una hoja de ruta para prevenir y controlar el tabaquismo e incluyen la prohibición total de la publicidad, promoción y patrocinio de los productos de tabaco dentro de los cinco años de ratificado el convenio; advertencias sanitarias fuertes en el empaquetado de los cigarrillos de las superficies expuestas; protección de la exposición al humo de tabaco ajeno en todos los lugares de trabajo interiores, lugares públicos cerrados y transporte público; y para reducir el comercio ilícito de productos de tabaco.

El tratado también aborda una serie de otras cuestiones, incluida la reglamentación del contenido de los productos de tabaco; reglamentación de la divulgación de información sobre los productos de tabaco; ventas a menores y por menores; medidas de reducción de la demanda relativas a la dependencia y al abandono del tabaco; y la investigación, vigilancia e intercambio de información.

Fuente: Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria

En manos del Congreso está la salud de los niños

Debido a la pandemia de la COVID-19 la gente hoy es más consciente de la necesidad de cuidar la salud, y por ese motivo la presidenta de la Colat, Flavia Radovic, confía que esta vez los congresistas sí aprobarán un proyecto que busca reducir el impacto en la salud de la población de las graves consecuencias derivadas del consumo de productos del tabaco y la nicotina.

“Si no queremos una generación de jóvenes con enfermedades propias de un adulto mayor, los parlamentarios tienen que aprobar este proyecto. En las manos de ellos está la salud de nuestros niños y adolescentes”, señala Radovic.

Por su parte, Barco Olguín indica que ojalá este Congreso tenga en cuenta que todas las medidas propuestas en el proyecto de ley 3437-2022 se basan en el Convenio Marco, tratado de derechos humanos que busca proteger-como ya lo dijo el Tribunal Constitucional- de manera clara, expresa y directa el derecho fundamental a la protección de la salud.

 254 total views

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here