8 defensores están en libertad. Fueron recibido con caravana y mucha alegría por la comunidad Guapinol.

Radio Progreso

La pesadilla terminó. Las lágrimas y los abrazos después de tanto tiempo de espera fueron inevitables; la tan ansiada libertad llegó.

Fueron 914 días los que los defensores de Guapinol pasaron tras las rejas. Este proceso estuvo marcado por el acomodamiento de la justicia, a través del Ministerio Públicos, los jueces también demostraron estar a favor de la empresa “Inversiones Los Pinares, propiedad de los empresarios Lenir Pérez y Ana Facussé.

14 días pasaron desde que la Sala de lo Constitucional revocó el auto de formal procesamiento, es decir la anulación del proceso judicial.  Fue esa misma justicia la que quiso entorpecer el proceso a través de tácticas dilatorias. No querían entregar las cartas de libertad para los seis luchadores que aún guardaban prisión.

A las cuatro treinta de la tarde del jueves 24 de febrero, los jueces, después de la presión ejercida por las comunidades decidieron extender las tan anheladas cartas de libertad.

Las familias apostadas en las afueras del Tribunal de Sentencia de Trujillo, Colón, no podían creerlo. Su lucha había logrado la libertad de los seis que aún faltaban.

Juana Zúniga lideresa comunitaria y compañera de vida de José Abelino Cedillos, dijo a Radio Progreso que no hay palabras para describir la alegría que sienten al mirar y poder abrazar nuevamente en libertad a sus seres queridos.

“Hoy si decimos la pesadilla ha terminado. Agradecemos a las organizaciones nacionales, internacionales, a todas las personas que nos acompañaron en el proceso de lucha para liberar a nuestros compañeros”.

Orbin Hernández es uno de los ocho luchadores que permaneció los últimos dos años en prisión. Señala que está alegre por haber recobrado la libertad y que la gente nunca les abandonó.

“Hemos logrado salir en libertad y demostrar nuestra inocencia sin necesidad de pedir piedad, ni acomodarse a favor del empresario. Estar en la cárcel fue doloroso, sin embargo, tenemos claridad de que los derechos del pueblo no se pueden negociar. La libertad de nosotros solo es un paso, después continúa la defensa de los ríos San Pedro y Guapinol del Parque Nacional Carlos Escaleras. Vamos a continuar siendo leales con la población hondureña”, expresó.

El camino sigue

Juan López representante del Comité para la Defensa de los bienes comunes y públicos de Tocoa, Colón, dijo a Radio Progreso que la libertad de los luchadores es una alta dosis de oxigenación, de nutrientes, de fuerza. Pero el siguiente paso es revocar los contratos mineros, la licencia ambiental y el permiso de explotación y exploración a favor de la empresa Inversiones Los Pinares.

Mientras tanto, las comunidades saben que el riesgo está presente y las causas para próximos procesos judiciales están dadas.  Así que el momento de la libertad es el objetivo inmediato, pero el objetivo primordial y siempre es la libertad del territorio, opina López.

El abogado Rodolfo Zamora, del equipo defensor de los luchadores de Guapinol, asegura han sido víctimas junto con sus familiares de una conspiración impulsada por Inversiones Los Pinares y de todo el conglomerado corporativo propiedad de Lenir Pérez y su esposa, incluso de Juan Orlando Hernández Alvarado, que asegura es socio de estos empresarios.

Los luchadores y sus familias han siendo víctimas de muchas injusticias, víctimas de ilegalidad en torno a su detención y además de la grosería de los funcionarios judiciales que se esforzaron en la última etapa para que las resoluciones de la Sala de lo Constitucional se desplazaran lo más lentamente posible. Aunque al final no les quedó otra que resolver a favor.

El abogado expresa que hay dos elementos importantes que mencionar, porque todavía continúan cinco defensores del ambiente procesados que corresponden al primer grupo. Ellos fueron sobreseídos, pero la Corte de Apelaciones de Jurisdicción Nacional, les dio vuelta a los sobreseimientos y ordenó que se le volviera a decretar auto de formal procesamiento; eso por un lado hay que terminar de solucionarlo.

Por otro lado, la lucha de los pobladores es por el agua, no solo del río Guapinol, sino de más de una docena de afluentes que nacen en la montaña Botaderos, hoy conocido como Parque Nacional Carlos Escaleras, por lo que los procesos penales han sido un distractor para que la comunidad deje de luchar por el ambiente, por el agua y se hubiera involucrado en esta lucha judicial por la libertad de sus parientes.

 636 total views,  6 views today

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here