• El estudio destaca brechas significativas en políticas e investigación con poca acción en la mayoría de los países.
• En Honduras, según datos del BGC un 17% de los hondureños dijo haber sido víctima de extorsión social.

Jueves 5 de marzo, 2020. En el marco del Día Internacional de la Mujer, que se conmemora este próximo 8 de marzo, un nuevo informe de Transparencia International (TIA) ofrece una de las descripciones más completas de la extorsión sexual o “sextorsión” como una forma de corrupción en todo el mundo. El informe destaca casos en escuelas, estaciones de policía, centros de inmigración, juzgados y muchos otros lugares, donde los funcionarios de gobierno y funcionarios públicos abusan de su poder para explotar sexualmente a otros.

Los resultados muestran cuán profundamente denunciados son los casos de sextorsión, así como la falta de conciencia significativa que hay sobre cómo abordar el problema en la mayoría de los países. Muchos gobiernos no abordan de manera efectiva la sextorsión a través de leyes, investigaciones u otras estrategias, ya sea como una forma de violencia de género o corrupción.

“Sextorsión es una de las formas más silenciosas de corrupción en todo el mundo”, dijo Delia Ferreira Rubio, Presidenta de Transparencia Internacional. “Puede ocurrir en cualquier país y afectar a cualquier persona, particularmente a mujeres y niñas, independientemente de su religión, raza, ingresos u otros factores. Esta investigación no solo menciona la sextorsion por lo que es, sino que también destaca la necesidad urgente de eliminar las barreras que lo mantienen invisible”.

Sextorsión es el abuso de poder para obtener un beneficio o ventaja sexual y es un término relativamente nuevo. La evidencia muestra que la extorsión sexual se dirige desproporcionadamente a las mujeres, sin embargo, los hombres y las personas transgénero también se ven afectadas.

La Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), como capítulo de TI en Honduras, reveló recientemente de acuerdo a datos del Barómetro Global de la Corrupción (BGC) publicado en 2019, que un 17% de los hondureños consultados dijo haber sido víctima de extorsión sexual o conocer a una persona a la que se le requirieran favores sexuales a cambio de un servicio público. Mientras el 51% de los hondureños encuestados sostuvieron que hay más probabilidades de que se tomen medidas si los hombres denuncian los casos de corrupción.

En ese sentido, Carlos Hernández, director ejecutivo de la ASJ lamentó que “las mujeres sean las victimas principales de la extorsión sexual, de la corrupción generalizada y la impunidad, por lo que es urgente que en estos momentos se demuestre la voluntad para provocar los cambios que tanto anhelamos”.

El estudio de TI, analiza los marcos legales existentes que abordan la corrupción y la violencia de género y descubre que a menudo no cubren adecuadamente estos casos. Pocas leyes y mecanismos de aplicación abordan la extorsión sexual y los obstáculos impiden un enjuiciamiento efectivo. En muchos países, no hay mecanismos de denuncia seguros o sensibles al género disponibles para las víctimas o sobrevivientes de sextorsión.

Igualmente preocupante, es que el informe recopila historias inquietantes de todo el mundo para resaltar las formas en que a menudo ocurre la sextorsión, que incluye casos donde:

• Oficiales de policía que exigen sexo para evitar arrestos o detenciones;
• Maestros que requieren sexo a cambio de una calificación aprobatoria;
• Los jueces intercambian fallos favorables por actos sexuales forzados;
• Oficiales de inmigración que explotan a solicitantes de asilo o refugiados para tener relaciones sexuales;
• Los funcionarios del servicio público extorsionan sexualmente a los empleados durante las contrataciones o promociones;
• Otros funcionarios del gobierno que exigen sexo a cambio de tierra, un permiso comercial, comida, agua, vivienda pública o innumerables otros servicios.

Investigaciones recientes de América Latina y el Caribe, Medio Oriente y África del Norte muestran que una de cada cinco personas experimenta, o conoce a alguien que experimenta, una extorsión sexual al acceder a servicios gubernamentales, como atención médica o educación.

Para abordar la extorsión sexual, Transparencia Internacional recomienda que los gobiernos nacionales tomen las siguientes acciones:

• Desarrollar una definición legal y un marco para la extorsión sexual para procesar adecuadamente los casos;
• Integrar la extorsión sexual en las políticas que abordan la corrupción y la violencia de género;
• Proporcionar mecanismos de información seguros, confidenciales y sensibles al género;
• Realizar investigaciones adicionales sobre género y corrupción y recopilar datos sobre sextorsión;
• Aumentar la conciencia de la extorsión sexual como una forma de corrupción y abordar las barreras para la presentación de informes.

 541 total views,  4 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here