16 días de activismo por los derechos humanos

Emelly Milla

En el marco de los 16 días de activismo en contra de la violencia basada en género, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través de su programa Iniciativa Regional de América Central (CARI), en colaboración con la Fundación Nacional para el Desarrollo de Honduras (FUNADEH) y el Movimiento 100+ Mujeres realizaron un foro para concientizar a las personas acerca de la violencia basada en género.

La violencia basada en género es un término que incluye cualquier acción dañina perpetrada en contra de la voluntad de una persona y que se basa en diferencias socialmente definidas entre hombres y mujeres. Es un acto o amenaza dirigido a una personas o un grupo de personas basado por el sexo biologico, la identidad o expresion de genero, la orientacion sexual.

A lo largo de estos 16 días, se han posicionado temas como la igualdad de género y la violencia como un asunto de interés público para todos, movilizando a cientos de personas para defender sus derechos. En esta ocasion se dieron a conocer estadisticas acerca de la violencia contra las mujeres en Honduras y de las personas trans. De igual manera, se conocieron los retos que las organizaciones tienen para prevenir la violencia basada en género.

Al 11 de octubre de este año, se contabilizaron 204 muertes violentas de mujeres y hasta agosto se habían contabilizado más de 30,000 denuncias de violencia doméstica y más de 50,000 de maltrato familiar. La especialista en género de PNUD en Honduras, Edith Martinez, compartió estadísticas nacionales sobre la violencia basada en género. De acuerdo con las estadísticas, en 2021, 26 de cada 100 víctimas de delitos sexuales fueron mujeres y 666 mujeres perdieron la vida de manera violenta ese año.

Actualmente, el Distrito Central continúa siendo el epicentro de las muertes violentas de mujeres en Honduras, seguido por San Pedro Sula y Choloma. Las mujeres jóvenes entre los 20-39 años son las más afectadas por la violencia, en donde la tendencia dice que la violencia se da mayormente en el área urbana en las vías públicas.

Sofía Carbajal, representante de la Asociación Colectivo Unidad Color Rosa, compartió que las personas trans que prestan servicios sexuales, como trabajo,  están más propensas a sufrir vulneraciones de derechos humanos en Honduras con un total de 42%.

Sofía compartió que los derechos de las personas trans son violentados de muchas maneras. Una de las formas de violencia que experimentan las personas trans desde el gobierno es el no reconocimiento de la identidad de género. En el ámbito de la salud, las restricciones en el acceso a la salud se vinculan de manera central con un sistema de atención médica binaria, por lo que las personas de salud no ven más allá de lo biológico.

En cuanto al ámbito del empleo está fuera del alcance de muchas personas transexuales y en caso de que obtengan un empleo fijo, Carbajal nos comenta que sufren debido a que se les acusa de no utilizar el baño adecuado u otros altercados. Asimismo compartió que están buscando que sea aprobada una ley de reconocimiento legal de la identidad de género de las personas trans en Honduras, con el objetivo de brindar la libertad a las personas para que se identifiquen como deseen.

La licenciada  Celia Landaverde, mencionó que existen 4 tipos de violencia basada en género:

Asimismo, dio a conocer que las causas estructurales dentro de la violencia basada en género son los roles de género y las relaciones de poder. Algunos de los retos que mencionó que las organizaciones tienen para abordar la violencia basada en género:

  • La prevención.
  • Descentralización de recursos.
  • Disminuir los índices de impunidad.
  • Evitar acciones que revictimicen a las mujeres.
  • Sensibilizar a los tomadores (as) de decisiones sobre la temática.
  • Facilitar y fortalecer los servicios que faciliten el acceso a las mujeres.
  • Incrementar el número de lugares de refugio para las mujeres sobrevivientes de violencia.
  • Reconocimiento de los derechos de las mujeres, incluidas aquellas que forman parte de los grupos en condición de vulnerabilidad.

Muchas mujeres son víctimas de abuso doméstico en Honduras, sin embargo la desinformación, la dependencia económica, el futuro de sus hijos o el qué dirán, son algunos de los factores que las detiene de interponer una denuncia.

En Honduras, usualmente desde la infancia, se educa con roles de género y no se les da la libertad a las mujeres y hombres de hacer lo que deseen. Las capacitaciones acerca de los derechos que las mujeres tienen, se vuelven fundamentales para la vida de muchas, la información es una herramienta que se tiene para combatir la violencia contra la mujer. De igual manera, muchas veces se debe desaprender lo aprendido. 

“La violencia mata. Y no mata de un solo, mata despacio”, María Felicita López, defensora de los derechos humanos, indígena lenca, que se desempeña como coordinadora de los Derechos de las Mujeres del Movimiento Independiente Indígena Lenca de La Paz Honduras (MILPAH).

 626 total views

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here