CRÉDITO

Redacción: Alexia Mejía | Revisión: Wendy Funes | Cómic: Wendy Funes | Crédito de imágenes: Tomadas de Asociación Calidad de Vida

Este reportaje fue realizado con el apoyo de la International Women’s Media Foundation (IWMF) como parte de su iniciativa ¡Exprésate! en América Latina.

Hace 26 años, surgió en Honduras la primera Casa Refugio en Tegucigalpa, gracias a la iniciativa de tres mujeres que identificaron los niveles de desigualdad de género y la violencia que viven las hondureñas. La actual directora de la fundación Calidad de Vida, Ana Cruz, Leyda Flores junto a la estadounidense Viodelda Ho-Shing.

Las defensoras hicieron alianzas en su momento con distintas organizaciones feministas y cooperación internacional para sostener los refugios que acompañan y brindan apoyo a mujeres, niñez, defensoras de derechos humanos, personas LGTBIQ+, sobrevivientes de las distintas violencias, explotación sexual, maltrato familiar, trata y migrantes desplazadas de forma forzada.  

Pero, si existe un factor común de la evolución de los refugios en Honduras, a lo largo de los 26 años que tienen de existir,  ha sido la falta de apoyo gubernamental y voluntad política de todos los gobiernos que han pasado por el poder dejando promesas incumplidas. 

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación. Mirta y Gloria, son dos mujeres hondureñas que, gracias a su valentía, encontraron en las casas refugio una salida a lo que probablemente se hubiese sumado a las estadísticas de  femicidios impunes en Honduras. Ambas tienen una historia de vida similar, y permiten palpar los altos índices de violencia que sufren las mujeres y la niñez en el país.  

Caso de Mirta 

Si Mirta no hubiese tenido la valentía de huir, hoy no estaría con vida para contar su historia. ¿Qué habría pasado si no llega a una casa refugio a tiempo?… Responde “Pudo haberme matado, pudo haber matado a mis hijos. La verdad, las mujeres no debemos aguantar esas cosas (abusos y violencias), las mujeres estamos capacitadas para salir adelante por nosotras mismas”. 

Mirta es una madre ceibeña de 47 años, que identificó a tiempo que junto a sus tres hijos, fueron el blanco de abusos físicos y psicológicos por parte de quién entonces era su pareja sentimental y padre de sus hijos. 

 “Él era alcohólico, falleció en un accidente vial bajo los efectos del alcohol. Cuando estaba sobrio, parecía una buena persona. Cuando llegaba ebrio a la casa, se volvía una persona totalmente diferente, era muy violento. En muchas ocasiones tuve que salir por la ventana junto a mis hijos, huyendo de él y nos tocaba pasar la noche en un monte, comiendo plátanos”.  Relató Mirta, al recordar ese duro momento de su vida. 

Al comprender que vivía con un hombre violento, y que la vida de ella y sus descendientes estaba en riesgo,  lo denunció ante la fiscalía pese al miedo que tenía por la posible reacción que éste tendría al enterarse. 

Decidió huir en busca de una salida. Afortunadamente, le comentó la situación a una persona con la esperanza de encontrarla, y así fue. La puso en contacto con las encargadas de una casa refugio donde le brindaron ayuda jurídica, psicológica y la impulsaron a desarrollarse como emprendedora.

Las casas refugio brindan diversos servicios personalizados para cada una de las mujeres. Desde que llegan lo primero es el espacio físico, alimentación y vestimenta. Estas casas cuentan con servicios de psicología, asesoría legal y salud. Si llegan con sus hijos, estos reciben reforzamientos escolares mientras viven el proceso, las mujeres también reciben formación en distintas áreas para que cuando realicen su egreso puedan salir seguras, independientes y con seguimiento de su caso, especialmente en el área psicológica. 

En la actualidad, Mirta tiene otra perspectiva, comprobó que existe “vida” después de denunciar, sin embargo, señala que muchas mujeres no deciden recurrir a las autoridades ante situaciones de agresión, violencia y abusos, por “miedo y falta de información concreta” sobre qué hacer en estos casos. 

Realidad de las Casas Refugio

En el país existen 10 casas refugio; cinco a cargo de la sociedad civil y otras cinco en teoría, a cargo de las Alcaldías Municipales. De estas, 3 están ubicadas en Tegucigalpa, mientras que San Pedro Sula, Choluteca, Santa Rosa de Copán, Juticalpa, Puerto Cortés, Intibucá y La Ceiba cuentan con una casa refugio en cada ciudad.   

En la actualidad, las casas refugio a cargo de las municipalidades están cerradas. A excepción de la casa refugio de La Ceiba que más adelante detalla esta investigación. 

Fuente: Asociación Calidad de Vida.

Según la Asociación Calidad de Vida, la única casa refugio, ubicada en San Pedro Sula, está cerrada debido a problemas administrativos del actual alcalde, Roberto Contreras. Lo mismo sucede con las Alcaldías Municipales de Juticalpa y Puerto Cortés, y debido a esta situación, las mujeres deben ser trasladadas a Tegucigalpa. 

Datos obtenidos a través del acceso a la información pública, desde el 2017 hasta la fecha, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, CONADEH, remitió a casa refugio a 14 mujeres y tres menores de edad por motivos de violencia intrafamiliar. Por su parte, la Secretaria de Seguridad, remitió 24 mujeres a casas refugio procedentes de distintos municipios del país. Una muestra que las casas refugio sirven de auxilio para instituciones del Estado, aunque estas no sean apoyadas por el mismo. 

“Hay una casa que está cerrada porque se le arruinó la cisterna y no tienen recursos para arreglarla. Creemos que al aprobar la ley habrian recursos para solucionar esas cosas pequeñas. Otra casa está cerrada porque no se han firmado convenios, y entre tanto las mujeres siguen muriendo”. Lamenta Ana Cruz, directora de ACV.

Caso de Gloria 

La historia de Gloria representa la realidad de muchas mujeres hondureñas, quien junto a sus tres hijos sobrevivió a los abusos psicológicos de su entonces esposo. Gloria, se dedicaba a vender productos de belleza en las calles de Tegucigalpa y Comayagüela, esto con el fin de obtener ingresos propios y aportar en la economía de su casa, sin embargo, volver a esta se convertía en una “tortura”. 

La Organización de las Naciones Unidas, señala que el 70% de las personas pobres en el mundo son mujeres. Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística, INE, registra que en Honduras la mayoría de su población no cuenta con una fuente de empleo permanente, y de cada cien hogares, más del 73% viven en condición de pobreza. 

“Yo a veces salía a dejar y cobrar producto, pero cuando regresaba, él me esperaba cuestionando lo que salía a hacer e insinuaba que yo le era infiel, no podía salir tranquila. Él decía que eran los celos lo que lo mataban, eso me dañaba bastante”. Relata, Gloria. 

Según el Instituto Nacional de Las Mujeres de México, La violencia económica es una forma de control en contra de las mujeres; se muestra a través de la agresión producida por la persona que ostenta el dominio económico, la manipulación para gestionar los gastos o la privación de recursos, lo que induce al aislamiento y la angustia por la satisfacción de las necesidades personales y/o familiares.

Producto del maltrato que recibían, la hija mayor de Gloria, tuvo que huir de la casa para buscar desde afuera una solución al problema, encontrando afortunadamente una casa refugio. Esto llevó a su madre a tomar la decisión que salvaría su vida a tiempo: denunciar al agresor. 

“Psicológicamente, me daño bastante, a mis hijas también, mi hija mayor tuvo que irse por lo mismo. Ella volvió con una amiga y me hicieron llegar hasta acá (casa refugio). Cuando hablé con la abogada, ella me orientó y me acompañó a denunciarlo sin temor”. Cuenta Gloria, mientras recuerda el episodio.

La pobreza puede aumentar la violencia. Determinados grupos de mujeres, incluidas las mujeres y niñas que viven en la pobreza, se enfrentan a múltiples formas de discriminación y, como resultado, también sufren un mayor riesgo de violencia,  informa ONU Mujeres.

Apoyo integral en Casas Refugio 

Gracias al apoyo psicológico y jurídico que recibió en la Asociación Calidad de Vida, el exesposo de Gloria fue procesado ante las autoridades, recibiendo una orden de alejamiento en su contra. Mientras que Gloria, logró emprender su propio negocio y alcanzar estabilidad económica para ella y sus hijos. 

“Gracias a Dios, aquí encontré ayuda psicológica, me brindaron un gran soporte. Yo antes pasaba en la casa, dependía de él (su exesposo), aunque yo buscaba la manera de buscar una fuente de ingresos vendiendo productos de belleza, ella (la psicóloga) me orientó. Aquí me dieron ayuda económica y logré emprender, ahora me siento empoderada”. Dice Gloria, con un tono de voz alentador. 

Espacios como el que estas dos mujeres encontraron en dos casas refugio, forman parte de las únicas cinco que funcionan en  Honduras, donde cada año, atienden alrededor de 400 mujeres con sus hijos víctimas de la violencia en distintas formas. 

Casa Ixchel

La Casa Refugio Ixchel, ubicada en la ciudad de La Ceiba, se mantiene abierta y en funcionamiento gracias al trabajo en conjunto  la Corporación Municipal y la  Unidad de Desarrollo Integral de la Mujer, UDIMUF, organización conformada por un grupo de mujeres feministas que trabajan en pro de la defensa de los derechos humanos de la mujeres, niños y adolescentes en Atlántida, bajo la dirección de la abogada Vanessa Siliezar.

La Alcaldía Municipal de La Ceiba, se encarga del pago de las planillas de los empleados, mientras que UDIMUF, aporta a cada una de las necesidades que permitan su correcto funcionamiento, así como de realizar proyectos con la Cooperación Intencional para obtener apoyo económico que permita continuar apoyando a quienes necesiten del recinto.

Vanessa Siliezar-Udimuf

“Me satisface mucho que nosotras ya estamos trabajando con ONU Mujeres y esto nos permite tocar su puerta para obtener fondos para nuestro refugio”.  

Vanessa Siliezar-Udimuf, La Ceiba

«Nosotras apoyamos a las Casas Refugios tanto en formación, capacitación y en la organización, porque la Red de Casas Refugios de Honduras está afiliada a una Red Latinoamericana de Casas Refugio. Eso es importante para tener lecciones aprendidas y mejorar en pro de las sobrevivientes de violencia”.

Margarita Bueso-ONU Mujeres Honduras

Cada año, la Unidad de Desarrollo Integral de la Mujer realiza programas de atención integral a la Mujer y de sensibilización, educación y organización. El trabajo con mujeres está orientado a acciones de prevención de la violencia doméstica y violencia sexual, así como acciones de incidencia  con el gobierno local, constituyendo las alianzas y coordinaciones con otras organizaciones  e instituciones que trabajan con la temática, una de las estrategias claves, para la consecución de nuestros objetivos.

Ley de Casas Refugio

Las asociaciones feministas de Honduras llevan casi cinco años esperando la aprobación del dictamen de la “Ley de Casas Refugio”, la última fue introducida en 2016 al Congreso Nacional. El último dictamen, “Ley de Casas Refugio, Albergues y Casas de Acogida para mujeres sobrevivientes de las violencias en Honduras”, ingresó al Poder Legislativo el 22 de febrero de este año, y fue entregado a la Comisión de Equidad de Género el 4 de marzo. 

El dictamen de ley fue elaborado por diversas organizaciones feministas, sin embargo, este no llegó a aprobarse porque se añadió a otra “Ley Integral Contra la Violencia hacia las Mujeres y las Niñas”, que no ha sido presentada ante el Congreso Nacional.

La ley pretende que dichas casas, tengan el financiamiento estatal obligatorio, y si bien estas necesitan entre tres a cuatro millones de lempiras al año para dar la respuesta idónea, el proyecto estipula solo 10 millones de lempiras en su totalidad, es decir, apenas un millón por casa.  Hasta el momento las casas existentes sobreviven solo con el apoyo de la cooperación internacional.  

Lo anterior, a pesar que a raíz de la pandemia, la violencia incrementó en un 15 % en relación al año anterior, teniendo el gobierno pasado que aprobar un decreto de emergencia contra la violencia de género. 

Cuando se le consultó a la Presidenta de la Comisión de Equidad de Género por qué la “Ley de Casas Refugio” todavía no ha sido aprobada hasta la fecha, la diputada Scherly Arriaga, se limitó a responder que: “Porque lo contempla la Ley Integral de Erradicación de Violencia y todavía no ha llegado al Congreso Nacional porque continúa en proceso de socialización”. 

“Había un dictamen que se volvió a meter en este Gobierno y allí se quedó. No ha pasado a la Comisión de Género, mientras, hemos hecho campañas de concienciación para que las diputadas aprueben la ley. Las muertes de mujeres ya son una emergencia y no debemos ser cómplices. “Cada vez que matan a una mujer, el Congreso Nacional es cómplice”. Afirmó Ana Cruz, Directora de la Asociación Calidad de Vida.

La lucha de las asociaciones lleva casi tres décadas sin ser escuchada.  

Exigen aprobar Ley de Casas Refugio

Con una marcha histórica, el 25 de noviembre, Día Internacional de la Violencia Contra las Mujeres, organizaciones feministas y de derechos humanos, en el inicio de la campaña de los “16 Días de Activismo” con el lema ¿La Ley de Casas Refugio para Cuándo? Haciéndose sentir por las calles de Tegucigalpa a través de una movilización donde participaron más de 500  hondureñas pidiendo un cese a los femicidios y todo tipo de violencia contra la mujer, pero sobre todo, exigiendo la aprobación inmediata de la Ley de Casas Refugio en Honduras.

En San Pedro Sula ese día no fue la excepción, y las mujeres salieron a las calles para pedir justicia por todos los casos que han quedado en la impunidad, como casos que han trascendido las fronteras  hondureñas, entre ellas; Rixy Mabel, la ambientalista Berta Cáceres, Jeannette Kawas, Margarita Murillo, y muchas otras, cuyas muertes siguen en la impunidad.  

Merly Eguigure, Coordinadora Movimiento por La Paz, Visitación Padilla

“Esta es una movilización histórica para demandar la aprobación inmediata de la Ley de Casas Refugio. Es una necesidad frente a esta ola de violencia que vivimos las mujeres. Necesitamos que los tomadores de decisiones piensen que salvaguardar la vida de las mujeres debería ser su prioridad”.

Ana Lisseth Cruz-Calidad de Vida

“Debido a la necesidad, las Casas Refugio también están siendo un apoyo para mujeres migrantes que se encuentran en tránsito por el país; venezolanas, haitianas, nicaragüenses, quienes junto a sus hijos, han salido de sus países de origen porque sufren maltrato familiar, y son las casas refugio en su curso por Honduras un auxilio para ellas”.

La Ley de Casas Refugio… ¿Para cuándo?

A medida las mujeres hondureñas continúan sumándose a las estadísticas de la violencia a causa de las desigualdades sociales, la deuda histórica del Estado de Honduras se extiende al actual Gobierno, pues Xiomara Castro, primera mujer presidenta en la historia del país, aseguró en su discurso de toma de posesión generar condiciones para un país libre de violencia contra las niñas y mujeres. 

“Ya no más violencia contra las mujeres. Voy con todas mis fuerzas, para cerrar la brecha y generar las condiciones para que nuestras niñas puedan desarrollarse plenamente en un país libre de violencia. Mujeres hondureñas, no les voy a fallar, voy a defender sus derechos, todos sus derechos, cuenten conmigo”. 

Pese a las afirmaciones de la mandataria, los índices de violencia no representan ningún cambio significativo en comparación con el año anterior, bajo el Gobierno de Juan Orlando Hernández. Para el caso, según registros  del Centro de Monitoreo de Medio de Comunicación de la Violencia de la Organización Cattrachas, 277 mujeres murieron de manera violenta, esta cifra contabiliza solamente los cadáveres ingresados a Medicina Forense. 

Solo hasta el mes de agosto, la Asociación Calidad de Vida atendió a 120 mujeres víctimas de las distintas violencias, procedentes de varios departamentos de Honduras y otros países.

Las Estadísticas

De acuerdo con el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, la mayoría de mujeres que perdieron la vida de forma violenta en el país, eran oriundas del departamento de Cortés, mismo que registra el mayor número de femicidios a nivel nacional, seguido de los departamentos de Francisco Morazán, Olancho y Atlántida. 

La Organización de las Naciones Unidas registra que en el año 2021, Honduras presentó la tasa más alta de femicidios en América Latina, siendo el hogar el lugar mortal para las mujeres. Estos crímenes fueron cometidos en su mayoría con arma de fuego por un hombre en su condición de pareja y el 95% de los casos, se encuentran en la impunidad. 

Mantener estadísticas con información de calidad es imprescindible en Honduras, pues estas deben ir más allá de contar a las víctimas. Según las Naciones Unidas, la información debe servir para el diseño de políticas públicas integrales, sin embargo, las principales instituciones encargadas de proteger a las mujeres y niñas, brindan estadísticas limitadas, y no cuentan con enfoque de género. 

Tal es el caso de la Fiscalía, que registra en sus bases de datos en masculino, y para esta entidad, las mujeres son inexistentes. Por otra parte, se encuentra el caso de la Dirección Nacional de la Niñez, en sus bases de datos solo registran violencia física y psicológica, no maltrato familiar.

 550 total views

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here