Mi familia en la graduacion de mi hija Alejandra, de su licenciatura en Relaciones Internacionales de UNITEC.

Elia Castellón

En el contexto del día Internacional de la mujer,​ se conmemora la lucha de la mujer por su participación dentro de la sociedad, en pie de emancipación de la mujer y en su desarrollo íntegro como persona. En Alta Voz, resalta el testimonio de vida de Gabriela Tejada; periodista y presidenta del Club de Leones de Choloma.

Gabriela Tejada, es una mujer que siempre se ha identificado con las causas de beneficio popular, quien ha percibido tantas necesidades insatisfechas de nuestro pueblo y reconoció en el periodismo la oportunidad de denunciarlo a fin de un cambio.

En las zonas rurales, las necesidades son mayores y casi siempre son ignoradas por los que están obligados a dar una respuesta basada en la equidad y la trasparencia. Un claro ejemplo es la demanda de un sistema de salud eficiente, un sistema educativo funcional en los cuatro niveles. La idea es aportar desde su trinchera para que estas cosas sean superadas. Admite que me gustan muchísimo los deportes en especial el futbol, todavía conserva el sueño de tener un programa deportivo.

Desigual de género en el aspecto laboral

Gabriela, comenta que es difícil lidiar con algunos colegas que minimizan el trabajo de las mujeres periodistas, y comparte sobre su experiencia; “En un acto de la Asociación de Maquiladores de Honduras en ocasión de celebrar el Día de la Mujer, trajeron invitadas internacionales entre ellas la Directora del Trabajo de Costa Rica. Llegado el momento de entrevistarla, como es costumbre todos los periodistas nos colocamos frente a nuestra entrevistada, fue cuando pude percibir las miradas y las sonrisitas burlonas de algunos cuando saqué mi cámara de tomar video, igual yo continué sin amilanarme”.

Añade que: “Una vez finalizada la actividad la funcionaria costarricense se acercó a mi persona y me expresó su agradecimiento por la forma en que planteé mi entrevista. Ese gesto me lleno de satisfacción porque fui la única periodista objeto de esta deferencia. Esta acción reforzó mi confianza en que estoy haciendo las cosas bien”. Sin embargo, reconoce que también existen colegas muy capacitados, respetuosos y con un “don de gente” digno de admirar e imitar.

Su motivación de servicio

A Gabriela Tejada, la inspira la devoción y la entrega de las hermanas de la iglesia. Desde niña, asistía a los servicios religiosos y veía como las hermanas servían a los hermanos (as) y a cuantos demandaban de su apoyo. Un día pensó: “Yo quiero hacerlo también”. Paulatinamente se ha involucrado, y confiesa no me arrepentirse por las múltiples satisfacciones que he recibido. Afirma que: “Bien dicen que hay más satisfacción en dar, que en recibir”.

Con respecto a su cargo como presidenta del Club de Leones de Choloma, afirma que es una “responsabilidad y satisfacción de servir, es una magnífica oportunidad para conocer sobre las necesidades más apremiantes de nuestros semejantes y establecer la ruta correcta para encontrar una pronta solución. Quizás no podamos hacerlo a lo grande, pero vamos poco a poquito y nos sentimos muy motivados para continuar apoyando a las personas que más lo necesiten”.

Ser madre: Su mayor logro

Su primer logro y el más importante involucra a su hija, Gabriela Alejandra, después de su nacimiento, se enfocó en el propósito de brindarle una buena educación. Cultivó en ella los valores y principios que hacen grande al ser humano, la incentivó para que paso a paso, ella fuese  alcanzando sus metas, primero en la escuela, después sus estudios secundarios, luego sus estudios universitarios. Gabriela, afirma que este ha sido el mayor logro que he tenido como madre; “Ver que Gabriela Alejandra culmino sus estudios universitarios, es una mujer de bien, lista para aportar al engrandecimiento de nuestra Honduras”. Añade que: “En lo personal, estoy convencida que Dios me ha bendecido con mucha salud, trabajo y una familia integrada”.

Su admiración

Comparte que, desde el punto de vista internacional, su admiración es para Mahatma Gandhi; por su lucha pacifista, un político pensador, abogado que practico la desobediencia civil no violenta. Dentro del contexto nacional, afirma disfrutar de las piezas musicales el cantautor Guillermo Anderson. Lo califica como: “Un músico polifacético, icono para la música nacional y uno de los artistas más importantes del país”. Y en el contexto deportivo, admira a Carlos Pavón Plummer, un exfutbolista y entrenador hondureño.

El voluntariado en Choloma y el Club de Leones

La periodista ejemplifica esta situación de la siguiente manera: “Aquí en Choloma somos seiscientos mil habitantes aproximadamente, pero asómbrese, ni el 1% se dedica a servir al prójimo, y quienes lo hacen son contados con los dedos de las manos y nos sobran”. Lamenta que no todas las personas tienen ese don que impulsa a actuar con amor y que supera la voluntad propia. Hace el llamado a la reflexión con esta frase: “No da el que tiene, sino el que quiere”.

Sin embargo, El Club de Leones Fraternidad de San Pedro en alianza con el club de Leones de Choloma, ofrecen diversos servicios a la población “cholomeña” a través de la clínica del Hospital del Ojo, en el cual, la consulta es gratuita, se realizan los exámenes de laboratorio y se les ofrecen descuentos especiales por la compra de sus lentes.

En caso que un paciente llegase a requerir de una cirugía ocular, para dar el seguimiento respectivo, es trasladado al Hospital del Ojo La Fraternidad ubicado en San Pedro Sula.Médicos especialistas le realizan el procedimiento indicado y los pacientes pronto recuperan su visión, comenta: “Tenemos varios ejemplos de ello y que decirle la satisfacción es inmensa”.

Anécdota

Para finalizar, Gabriela comparte una anécdota de su infancia: “Décadas atrás las casas eran de manaca con tapesco, se acostumbraba a sembrar granos básicos como el maíz, arroz y frijoles. Mi padre fue uno de ellos y por ello siempre mantenía el tabanco lleno de maíz. En mi niñez casi siempre fuimos inquietas y traviesas con mi hermana, una vez decidimos subirnos y guindarnos del caballete de la casa. Este tenía comején, yo me caí y del golpe tan fuerte quede inconsciente, mi hermana estaba muy preocupada, pero con mis apenas ocho años, cuando reaccioné, estaba sonriendo por la aventura y tenía el comején desde los pies hasta las orejas y lo celebramos a carcajadas”.

 878 total views,  4 views today

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here