DOCTOR HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO PREMIO NACIONAL DE CIENCIA “JOSÉ CECILIO DEL VALLE”

De acuerdo al calendario solar anual 2019 específico para Tegucigalpa, Honduras el cual muestra la hora de la salida y puesta del sol y la duración en horas y minutos de los días del año 2019 y a partir de hoy  21 de junio de 2019 hasta el 21 de diciembre de 2019, el día se hace más corto, sin embargo  desde el 22 de diciembre de 2019 hasta el 30 de mayo de 2020, el día se hace más largo.

En este año solsticio de verano inicia hoy viernes 21 de junio y es el inicio de La Inter Logia en la ciudad del Adelantado y le corresponde a una de las Logia de la Obediencia FRATERNIDAD N° 10 y la Masonería siempre atenta y consagrada al bien de la humanidad, acoge con regocijo este magno suceso y lo solemniza como una de sus más grandiosas festividades.

En esta doble época (Inter Logia y solsticio) el astro vivificante se detiene aparentemente como si quisiera indicar a los hombres que tienen que suspender el curso habitual de sus trabajos para entregarse a un acto de gratitud hacia el autor de todas las cosas. Cuan hermoso es el día en que millones de hombres pertenecientes a todos los países y religiones y ceremonias, animados por un mismo espíritu y unidos por un mismo lazo de fraternidad, piden al Eterno el triunfo de la Paz, de la Justicia, de la Verdad y renuevan de amarse, socorrerse y trabajar sin descanso para aliviar los males que padecen sus semejantes. Las celebraciones Masónicas son esencialmente místicas por sus formas y filosóficas por sus principios. La sabiduría antigua no habría hecho obligatoria una reunión que solo tuviera un fin frívolo. Nuestros ágapes completan la gran alegoría que se desarrolla en los diferentes grados. De suerte que la fiesta que hoy nos reúne, pertenece a la categoría de las más antiguas solemnidades; los iniciados y los Filósofos la han consagrado en todos los tiempos. En estas grandes reuniones semestrales, en que el espíritu se exalta, en que el placer se depura, en que el contacto de la vida engrandece y duplica a la existencia, un sentimiento de satisfacción viene a sumarse a los goces de la fiesta: el que cada Log\ Ve reunidos a los nuevos adeptos elevados a los grados y dignidades que han merecido por sus virtudes y por su talento.

El inicio de la nueva estación marca un cambio en la naturaleza y en el ambiente, permitiendo disfrutar de las actividades al aire libre por mucho más tiempo. El verano es una de las estaciones que mejores recuerdos puede traer para muchas personas, ya que el clima y la temperatura llegan a su máximo, así como el hecho de ser una época para las vacaciones y disfrutar de los espacios al aire libre, de las maravillas naturales y en donde todo toma otro color, ya que los días son más largos y se viven de otra manera. Tras una primavera que trajo las primeras lluvias y el resplandecer de la naturaleza en el hemisferio norte, el verano entra de manera oficial con el solsticio el viernes 21 de junio del 2019, concretamente a las 17.54 hora española (15.54 hora GMT). A partir de este momento, la vida en esta zona del planeta comenzará a tener otra luminosidad. A nivel astronómico, la llegada del verano se relaciona con el solsticio, que en el caso del hemisferio norte suele situarse entre el 21 y el 22 de junio.  

La estación suele tener una duración media de 3 meses, tiempo en el cual se presentarán los días con mayor duración del año para comenzar a perder luz solar en las temporadas posteriores. Por lo tanto, durante el solsticio de junio el Sol se aleja, pareciendo que “sube muy alto” y por lo mismo tarda más en ocultarse, pero las noches también se acortan. Esto debido a que es la época en que el ecuador se halla más lejos del sol, provocando justo al comienzo de esta estación el día más largo y la noche más corta de todo el calendario. Astronómicamente hablando, durante el solsticio de verano boreal, es decir en el hemisferio norte, el Sol alcanza su máxima declinación norte y máxima declinación sur con respecto al ecuador terrestre. El término “solsticio” proviene del latín “solstitium” (sol sistere), “Sol quieto”, ya que durante varios días la altura del sol al mediodía prácticamente no cambia. Los solsticios determinan las dos grandes fases de la naturaleza que ofrece los cambios y contrastes más notables y opuestos: fenómenos sorprendentes y siempre admirables que, bajo distintas formas y alegorías, han conmemorado todos los pueblos.  En el primero, aparece la Naturaleza en mayor esplendor; los rayos vivificantes del sol derraman, por doquiera, brillantez, lozanía, hermosura y vigor; dan fertilidad a los campos, verdor a las praderas, colorido a las flores, existencia y calor a los seres y diafanidad a los cielos. En el segundo, al alejarse el sol de nuestro Cenit para prodigar sus rayos fecundadores en otro hemisferio, nuestros campos pierden su manto de esmeralda, nuestro cielo se cubre de bruma, el cierzo o la zarza paraliza el crecimiento de las plantas, al detener la circulación de la savia que las nutre y la tristeza tiende por todas partes su cendal grisáceo. Y es que el astro fulgente, que rige los destinos cósmicos de nuestro planeta obedeciendo leyes universales, llega a un grado de declinación meridional respecto a nuestro horizonte, que solo nos manda un brillo apagado de mortecina luz.

 2,281 total views,  1 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here