Por Elsa de Ramírez

Recientemente realizamos una breve visita por Museo para la Identidad Nacional (MIN) el cual ofrece una exposición permanente, dividida en épocas: Precolombina, Colonial y Republicana; exhibida por áreas temáticas distribuidas en cuatro salas:

La primera muestra el surgimiento geológico de Honduras, ubicándonos frente al Omni-Globe, esfera que representa el globo terráqueo que mediante una animación digital de alta tecnología se observa las diferentes eras geológicas.

Siguiendo el recorrido, la Sala 2 refleja la geografía hondureña, el mapa donde aparece por primera vez Honduras, las reformas liberales, el papel de las telecomunicaciones, el ferrocarril y la aviación en la consolidación de la unidad geopolítica de Honduras.

La formación histórica de Honduras la podemos apreciar en la Sala 3,   los principales hitos históricos que contribuyeron a la conformación de la nación hondureña desde los eventos del descubrimiento, las manifestaciones de arte rupestre, piezas únicas de la escultura maya, referencias sobre el mundo precolombino, la llegada de los primeros europeos,  Lempira y la resistencia indígena, las ciudades coloniales, el auge de la minería, las primeras instituciones jurídicas y de gobierno,  la República Federal de Centroamérica, la Independencia, las reformas liberales de Morazán y las guerras intestinas hasta la modernización del Estado de nuestros días.

En la Sala 4 llamada “Honduras eres tú”, se hace una breve reseña sobre las migraciones llegadas a Honduras provenientes de tres importantes zonas de América: Mesoamérica por el Norte, la zona Chibcha por el Sur y la puerta abierta al mundo por el Mar Caribe y el Océano Atlántico.

Además de los diferentes tipos de colecciones hay un cuadro que ilustra las ciudades fundadas por los Españoles entre 1524-1578; en 1524, San Gil de Buena Vista, Puerto de Caballos y el triunfo de la Cruz; 1525, Trujillo y Villa de Natividad; 1526, Villa de la Frontera de  Cáceres; 1534, Villa de Buena Esperanza y  Villa de Jerez de la Frontera, Choluteca; 1536, San Pedro Sula; 1537, Gracias a Dios y la Villa de Santa María de Comayagua; 1540, San Jorge de Olancho; 1541 Nueva Salamanca y 1578, Real de Minas de Tegucigalpa.

En cuanto a las Etnias existentes antes de la conquista de Honduras, según la distribución que hay en el Mapa de Honduras (MIN), aparecen: Los Mayas, Chortís, Tolupanes, Pech, Lencas, Chorotegas, Matagalpas y Tawakas.

Felicitamos a las autoridades encargadas de la culturalización de Tegucigalpa, por el empuje que en los últimos años le han dado a la creación de Centros Históricos, comenzando por el Museo Nacional “Villa Roy” (actualmente en ruinas), Galería Nacional de Arte, situada en el viejo edificio del Paraninfo Universitario, Museo del Hombre donde funcionó la Corte Suprema de Justicia (recién restaurado fue destruido en su totalidad por un incendio); Museo de la Telegrafía Nacional ubicado en el antiguo Palacio de Comunicaciones Eléctricas, así como el  propio Museo para la Identidad Nacional MIN, la restauración del viejo Cuartel San Francisco hoy Museo Militar, la Casa Museo Morazán, frente al desaparecido Cine Variedades.

También existe la Hemeroteca, La Biblioteca Nacional; y el Banco Central de Honduras (BCH) que posee una rica colección de pinturas y monedas que guarda en sus bóvedas. Es una excelente Pinacoteca y un Museo Numismático. Asimismo, la Empresa Hondureña de Correos (HONDUCTOR), protege celosamente una excelente colección filatélica.

En cuanto a las fuentes históricas primarias es necesario destacar los archivos eclesiásticos que posee la Iglesia Católica, los que guardan celosamente los documentos sobre la vida política, económica y social de Honduras, mismos que son consultados por historiadores nacionales y extranjeros para enriquecer sus investigaciones.

No está de más, recomendar a los catedráticos de las asignaturas de Historia de Honduras, Sociología y Antropología, enviar a sus estudiantes a visitar todos los museos existentes en nuestra querida Honduras y motivar a los compatriotas hondureños a que conozcan los legados de nuestros ancestros y de ser posible divulgar los conocimientos para fortalecer la memoria histórica del patrimonio cultural de la nación y el sentido de identidad y orgullo nacionales, así como la difusión de la cultura hondureña para mejorar nuestro bagaje intelectual en el orden cívico y cultural; y a nivel internacional para el fomento del turismo y la adquisición de divisas.

Visitar estos Centros Históricos Culturales que recogen gran parte de la historia, no solo de Tegucigalpa, sino de toda la nación es vivir una experiencia inolvidable.

 397 total views,  3 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here