Criterio hn

Tegucigalpa. El exvocero de la desaparecida Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), Juan Jiménez Mayor contó que la Misión enfrentó una serie de murallas que buscaban detener la lucha anticorrupción, que a la vez contaban con muchos aliados. Uno de estos aliados estaba al interior de la Organización de Estados Americanos (OEA).

«El secretario general de la OEA no brindó soporte en el peor momento, en el momento de las amenazas, en el momento de los seguimientos, en el momento de las interceptaciones telefónicas. Cuando la gente estaba en peligro, mi gente, la gente de la Misión, el secretario general miró para otro lado y nos sacó la silla», relató Jiménez Mayor durante su participación en el Foro internacional contra la Corrupción e Impunidad, organizado por el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) celebrado en Washington D.C., Estados Unidos.

Afirmó que dicha actuación «no fue lo correcto» y que «un organismo internacional lo que tiene que hacer es defender a su Misión y defender a sus funcionarios. Nosotros nos quedamos sin seguridad en Honduras, nos quedamos sin teléfono». Jiménez Mayor se refiere específicamente al ampliamente cuestionado y reelecto Secretario General de la OEA, Luis Almagro.

Jiménez Mayor participó junto al exjefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez; la directora ejecutiva de Fundación Myrna Mack,  Lissette Vásquez; y el jefe de la Unidad de Investigación, Análisis y Seguimiento de Casos del CNA, Odir Fernández; en el tercer bloque del foro titulado «El legado de las misiones en la lucha contra la corrupción en la región; los retos y obstáculos que catapultaron su salida».

También recordó que la creación de la Misión es producto de la «protesta ciudadana que puso en jaque al gobierno y en donde el gobierno no tuvo otra alternativa que plantear la creación de esta Misión», por lo que queda claro que es necesaria una ciudadanía vigilante, que esté lista o presta a defender las causas justas.

El exvocero de la MACCIH dejó leer entre líneas que mientras la ciudadanía pedía una intervención tipo CICIG con el respaldo de las Naciones Unidas, el estado de Honduras recurrió a la Organización de Estados Americanos «porque la OEA es más light que Naciones Unidas. Naciones Unidas es pesada ¿no es cierto?».

Pese a esto, desde la MACCIH «se actuó con la mayor honestidad de poder desarrollar una misión que esté a la altura de las circunstancias históricas del país, que genere un aporte que permita incrementar las capacidades de investigación de Honduras y del sistema de Justicia y nos enfrentamos realmente como dice don Iván con una muralla que no quería que pasemos y desafortunadamente esa muralla se encontró con muchos aliados. Nosotros teníamos muchos frentes, inclusive el frente interno».

Desde la MACCIH, planteó Jiménez Mayor, «se trató de enmarcar una independencia en el trabajo, independencia inclusive de la propia Secretaría General de la OEA y eso es importante decirlo». Prueba de ello era el «pánico» que provocaba la idea de que él visitará la CICIG en Guatemala.

«El secretario general me decía: “¡Tú no vayas!” Y mandaban a gente de Washington» que después compartía la información, narró el abogado y político peruano, quien agregó que «había un terror» de que la MACCIH se convirtiera en la CICIG. «Había un pánico. Siempre me decían: el día que usted vaya a Guatemala, los políticos de Honduras se van a descalabrar».

 716 total views,  2 views today

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here