Doctor HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO, Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE”

…CONTINUACIÓN “1839 Se trasladó de Guatemala a San Salvador, reasumiendo el mando. El 1 de febrero terminó su segundo período como Presidente de Federación, asumiendo nominalmente dicho cargo el Vicepresidente Diego Vijil. Morazán es nombrado General en Jefe del Ejército que se reducía al salvadoreño.   Desde San Salvador se dirigió al lempa, dejando en la hacienda San Francisco , a la orilla derecha del mismo río, al colombiano Narciso Benítez, dirigió una proclama de 25 palabras a los leoneses que lo habían acompañado 12 años antes y ahora combatían.  Se dispuso a internarse en Honduras, pero al darse cuenta que Benítez había sido sorprendido el 19 de marzo, retrocedió para reunirse con aquel. Son fusilados desertores.  Participa el 28 en el triunfo de “Las Lomas de Jiboa” se dirige a Cojutepeque para reorganizar sus fuerzas.  El 5 de abril, al grito de “El que tenga valor, que siga a su General”, vence en la hacienda “El Espíritu Santo” a las tropas de Ferrera y Méndez.  Herido en un brazo lo venda personalmente y sigue combatiendo.  Auxilia a los prisioneros y les permite regresar a sus casas.  En el campo de batalla quedan 319 cadáveres.  Electo Jefe de Estado Salvadoreño; toma posesión el 13 de Julio.  En su discurso advierte que “si continúa el desorden y confusión que han reinado hasta aquí, la República será borrada del catálogo de las naciones civilizadas”. “Carezco de los conocimientos necesarios para llenar los deberes que exige mi destino en circunstancias tan críticas como las actuales, pero los buscare en los hombres de luces”. El 27 considera que “la guerra es muy caprichosa” y posteriormente que “son muchas, las vicisitudes de la guerra”.  El 7 de agosto expone los gastos que ha realizado. El 11 y 12 dan instrucciones al brigadier Cabañas para que invada Honduras.  El 14 lanza una proclama a sus tropas en San Vicente, incitándolas a rechazar la invasión de Ferrera.  El 15 de Septiembre sale de San Salvador rumbo a Suchichoto.  En la madrugada del 16, Pedro León, Agapito Velásquez y otros, toman los cuarteles de San Salvador y apresan a su familia, responde a los comisionados que le piden entregar el mando a Juan José Cañas Los Rehenes que mis enemigos tiene son para mí sagrados y hablan muy alto a mi corazón.  Pero soy el Jefe de Estado y debo atacar, pasando sobre los cadáveres de mi familia, escarmentaré a mis enemigos y no sobreviviré un instante a tan escandaloso atentado”.  El 18 recuperó San Salvador.  Sale de ésta el 24 llegando en la noche a San Martín, derrotando al día siguiente a Ferrera en San Pedro Perulapán, combate en el que mueren 175 personas:  Al producirse el 11 de octubre un fuerte terremoto que destruye gran parte de San Salvador, traslada el gobierno a Cojutepeque.  El 11 expone que “Los temblores se han apagado y vuelve ya la confianza”.  El 13 de noviembre ordena comprar 30 cajones de vino y el 19, 2 o 3 libras de buena canela.  El 29 se dirige desde Cojutepeque a Máximo Orellana y Cabañas que se encontraban en Tegucigalpa.  Al día siguiente ofrece a Cruz Lozano, quien se hallaba en San Salvador, que si por enfermedad lo necesitaba “yo iré a galope a pesar de mis ocupaciones”.  El 17 de diciembre le informa que lo ocurrido en Santiago Nonualco “fue una borrachera”.

1840 Desde Cojutepeque reporta haber recibido de Londres globos y mapas y manda a hacer dos vestidos con botones amarillos.  El 21, al tener conocimiento que tropas nicaragüenses al mando de Manuel Quijano habían entrado hasta el Corpus, en apoyo del gobierno hondureño, cerró las comunicaciones entre territorio salvadoreño y los de Honduras y Nicaragua.  El 89 de febrero manda a hacer un vestido negro, compuesto de frac. Chaleco, calzones y medias negras, para asistir a la apertura de las sesiones de la Asamblea Ordinaria.  Dos días antes había enviado por intermedio de Gerardo Barrios que se encontraba en San Miguel, proclama a los “valientes texiguats y curarenes” para que se trasladaran a San Miguel “con fusiles porque aquí  no los hay”.  El 2 de marzo, desde San Salvador da instrucciones sobre sus negocios y familia a José María Lozano, que se encontraba posiblemente en Omoa, comunicándole que hacía 8 días, María Josefa e hijas habían partido “con dirección a Costa Rica o a una de las repúblicas del sur”.  Lo hicieron en el “Melanie” que zarpó de La Unión.  Depositó el gobierno en el Vice Jefe José María Silva, saliendo el 7 hacia Guatemala.  El 11 cruzó el río de la Paz llegando el 11 de Azacualpa y el 14 a la hacienda Corral de Piedra, desde donde dirigió un comunicado al Secretario General de gobierno guatemalteco.  Ordena dar instrucciones a la tropa, manifestando que “De hoy en adelante se castigará la deserción irremisiblemente con la pena de muerte”.  El 17 pasa por Fraijanes, San José Pinula, durmiendo en “Llano de la Culebra”.  El 18 toma la ciudad de Guatemala, de la cual había salido Carrera, quien contraatacó el 19, obligando a que Morazán la abandonar. Mueren cerca de 200 de sus oficiales y soldados.  Entre los prisioneros se encontraban más de 200 mujeres que acompañaban a la tropa.  A las 11 de la mañana llega a la Antigua, donde la tropa descansó 4 horas.  El 24 en Ahuachapán, donde se entrevistó con el escritor y diplomático estadounidense John L. Stephens.  Algunos de sus soldados desertan, pero es recibido respetuosamente en San Salvador.  Renunció a la Jefatura de Estado salvadoreña ante una junta de notables, exponiéndoles que “el destino tiene atado el hilo de mi existencia al porvenir de Centroamérica”.  El 15 abril se embarcó con 354 compañeros en el “Izalco” el 22 dirigió desde Puntarenas una nota al Secretario General del Gobierno Costarricense, solicitando asilo para 30 de sus acompañantes, obteniéndolo 23.  Permanecen en Chiriquí, Nueva Granada, junto a su familia, trasladándose después a David, donde se dedica a la lectura de obras jurídicas y políticas y escribe sus inconclusos “Apuntes sobre la Revolución del 29”.

1841 En David, dicta su manifiesto fechado el 16 de Julio.  Al mes siguiente marcha a Perú.  El 16 de septiembre el periódico.  “La Bolsa”  de Lima saluda al “Distinguido Americano”.  En los momentos mismos de embarcarme con dirección a la República de Chile”, recibe comunicado del gobierno nicaragüense para defender el puerto de San Juan del Norte, ocupado por los ingleses.  Obtuvo un préstamo del General Pedro Bermúdez y fleta el bergantín “Cruzador”, que le arrienda Roberto Marshall por 900 pesos.  El 22 de diciembre organizó su estado mayor.

1842 Parte del Perú en enero, haciendo escalas en la isla de Puná y en Guayaquil, Ecuador.  En Chiriquí visita a su familia.  Lega de incógnito a Tarcoles, Costa Rica.  El 15 a La Unión con los buques: “Cruzador”, “Cosmopolita”, “Isabel”, “Josefa”, “Asunción Granadina”.  Al día siguiente dirige una exposición al Presidente Marín.  El 19 se dirige a San Miguel, acompañado de 32 oficiales.  El 20 dirige una exposición al gobierno nicaragüense.  El 25 al saber que se aproximan las tropas del gobierno, regresó a La Unión, embarcándose hacia La Libertad y Acajutla, desde este puerto dirige el 9 de marzo otro comunicado al gobierno salvadoreño. Marcha a Sonsonate. Regresa a Acajutla, donde se embarca el 13 rumbo al Golfo de Fonseca, recogiendo en Mizata algunos voluntarios.  Permanece en la isla Martín Pérez, donde decide trasladarse a Costa Rica, llegando a Caldera el 7 de abril.  Dirige un manifiesto: “Han llegado a mi destierro vuestras suplicas.  Vuestros clamores han herido por lo largo del tiempo mis oídos, y he encontrado el fin los medios de salvaros, aunque sea a costa de mí propia vida” El 9 recibe  apoyo de los comandantes de Puntarenas, y Güenacaste y se dirige al interior.  El 10 pasaron el río Grande de Tarcoles y acampa en Santa Eulalia.  El 11 en el paraje “El Jocote” aduciendo la calidad de “General en Jefe de los Ejércitos Nacionales” firma con Vicente Villaseñor, a quien Carrillo había enviado a combatirlo, un convenio mediante el cual, Morazán asumía el Gobierno Provisorio.  El 12 de proclama en Heredia, Jefe Provisional, llegando en la mañana del día siguiente a San José. Nombra Ministro General a José Miguel Saravia y Jefe del Ejército a Villaseñor.  Indulta a los reos políticos.  Emite un reglamento de milicias el 10 de junio.  Practicadas elecciones, la Constituyente lo declara, “Libertador de Costa Rica”, el 15 de julio.  Aplica medidas disciplinarias para impedir que continúen atropellos cometidos por miembros de su ejército.  Establece contribuciones forzosas para restablecer la unión. El 29 de agosto ordena al francés Isidro Saget, que partiendo de Puntarenas tomase los puertos nicaragüenses.  El 2 de septiembre organiza 4 batallones.  En la tarde del sábado 10 de septiembre acude personalmente a poner fin a una riña en las afueras de San José El “ordena encerrar 40 caballos en los establos del cuartel principal, comisiona al presbítero José Antonio Castro para servir de intermediario con los rebeldes josefinos, promete a los heredianos por medio de su comandante que “no marcharán con el ejército”.  En la tarde del 12 todavía confía que la insurrección de Alajuela no prosperaría” por los buenos comportamientos de sus habitantes en su gran mayoría”.  Después de 68 horas de lucha, y herido en la mejilla izquierda, rompe el cerco a las 4 de la mañana del 14.  A las 10 llega a Cartago, donde es capturado. Después de las 6 de la tarde fue engrillado.  El jueves 15 es llevado a San José donde se le sometió a un interrogatorio informal, dicta su testamento y es fusilado poco después de las 6 de la tarde, siendo sepultado cuatro horas después. Conforme a su voluntad, sus restos reposan en San Salvador, junto a las de su esposa, fallecida en 1846. Su madre, Guadalupe Quesada, viuda de Eusebio Morazán había fallecido en Tegucigalpa en 1843

He concluido con una apretadísima cronología del mártir centroamericano, sin embargo, dilectos ciberlectores quiero recordarles que  en 1943 el escritor J. JORGE JIMÉNEZ SOLÍS escribió su libro FRANCISCO MORAZÁN, SU VIDA Y SU OBRA en él se lee: “Todas las naciones tienen un símbolo que ostentan con orgullo y veneran con patriotismo. Para un suizo, Guillermo Tell es el ideal del heroísmo; Riego lo que es para un español republicano; Kosciusco, para un polaco: Garibaldi para un hijo de Italia. Vergniaud y los demás ilustres girondinos son para los franceses la encarnación de la libertad y la República: Napoleón Bonaparte, la del genio y la gloria militar. Jorge Washington es el ídolo del pueblo norteamericano, y su olímpica efigie preside el hogar de ciento veintiséis millones de almas. Bolívar y San Martín son los padres de la libertad en Sudamérica; Benito Juárez, el consolidador de la autonomía mexicana. Ninguno de los personajes citados es superior a Morazán y en ello debemos cifrar nuestro legítimo orgullo”


[1] Doctor Ramón Oquelí Garay

 454 total views

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here