Selvin Fernández Pineda

Una entrevista de Lourdes Ramírez y

Daisy Bonilla para En Alta Voz

La luz de la luna dibujaba destellos relampagueantes,

sobre la líquida intensidad del caribe…

 en la pequeña bahía reinaba un profundo silencio…

El reloj marcaba las cuatro de la mañana cuando llegó a su residencia…

a esa hora y con sus pensamientos era difícil conciliar el sueño…

  • Iremos del pasado al presente, para conocer su visión como escritor, como periodista, conocedor de la historia de Honduras. Recuerdo la primera edición que se presentó en las aulas de la carrera de periodismo de la Universidad de San Pedro Sula, donde tanto Daisy Bonilla y yo, impartimos clases durante varios años.

Muchísimas gracias a Lourdes y a Daisy, por esta oportunidad. Pico Bonito nace de unos retazos de información no confirmadas, de fuentes que no querían dar la cara, y que yo conservé, porque me parecía que era verdad lo que me decían y había mucho en juego. Entonces allí nace esta historia, de esos fragmentos que fui tejiendo, cada una de estas historias las pegué en un solo marco contextual.

Nunca me imaginé que el contenido de ese libro , que era ficción en ese momento (en el año 2002 que se publicó, iba a convertirse, hoy en día, en una realidad porque sin querer dar spoiler, la historia narra un individuo ambicioso que se ve involucrado en el tráfico de drogas de Colombia hacia Honduras y de Honduras hacia Norteamérica.

Ante los decomisos que le hace la DEA, que ya estaba instituida en este país y en toda Centroamérica, él en su desesperación, se le ocurre tener su propia plantación de coca. Eso fue en el 2002. Ficción en ese momento. Actualmente, vemos cómo se desmantelan laboratorios y se destruyen grandes plantaciones de arbustos de coca en diferentes montañas de Honduras.

  • ¿Es una obra literaria que supera la ficción hacia una realidad exponencial?

Sí, es una situación bastante tremenda. En mi libro solo hablo de una plantación de 144,000 plantas, a modo experimental porque él (el protagonista antihéroe), comenzaba con la idea de tener su propio laboratorio y fabricar la pasta de cocaína de donde sale posteriormente el alcaloide. Muchas personas que me leyeron, me pidieron una segunda parte de la historia porque querían saber más, qué pasó con la plantación, si iba aparecer una serpiente mayor allí atrás como suele ocurrir en las organizaciones criminales, etc.

Pero era un tema muy delicado, que afortunadamente, nunca tuve ningún tipo de amenazas ni problemas con nadie, pero sí, en una presentación, directamente, algunas de las personas que llegaron allí, y que están en el mundo de la literatura, a pesar de que el libro se estaba presentando como una ficción en ese momento, preguntaban si se trataba de fulano o de zutano. Dando nombres de personas y allí había periodistas (en el evento), entonces estaban comprometiendo mi integridad en ese momento. Me tuve que poner un poco serio y decirles: Señores, esta es una ficción y se vende como ficción.

  • ¿Qué se siente Selvin, como periodista, como escritor, escribir sobre estos temas de los que no muchos se atreven a escribir? Cuando un ex presidente hondureño ha sido extraditado recientemente a Nueva York, a punto de enfrentar un juicio donde probablemente también va a recibir una condena al igual que su hermano, con una cadena perpetua.

Contextualmente, se siente bien, porque lo que veo es material para escribir. Como dijo un escritor: las mejores noticias son las malas noticias. Para mí, es materia prima. Cualquiera que esté en este país y le gusta la literatura, la narrativa o la novela negra, podría hacer una historia fácilmente relacionada con todo lo que ha pasado en torno a la figura a de este personaje. No es nada nuevo para mí, la verdad. Yo me inspiré en este tipo de novelas después de leer El Padrino de Mario Puzo. La leí a finales de los años 70´s, en 1979 creo, y fue un libro que me transformó y que cambió mi visión. Y me dije: Algún día voy a ser escritor. Y quiero escribir.

Y en el colegio me la pasaba escribiendo, haciendo poemas, narrativas, etcétera. Ahora tenemos otros contextos. En aquella época no tenía tanto miedo escribir, la verdad, estaba en un periódico trabajando como reportero. Ahora estoy en otra situación, en otra posición que no me permitiría en este momento escribir con la libertad requerida. Si me gustaría, viendo todo lo que ha pasado, que está esa materia prima allí, y quisiera agarrarla, pero no puedo tocarla, por ahora.

Pero, si me gustaría estar fuera de Honduras, estar en Nueva Orleans, o en otro lugar y escribirla. Porque si tengo los archivos de donde extraer la información.

  • ¿Pero no desde el exilio, Selvin?

No, esa palabra no cabe. Por el periodismo, yo tuve algunas situaciones de riesgo, de alto riesgo. En alguna ocasión me dispararon en San Pedro Sula mientras cubríamos un asalto callejero; en La Ceiba, dejé el periódico en el que trabajaba porque recibía amenazas bien serias, y no tuve ninguna protección. Incluso me retiré del periódico (Diario Tiempo), por esa razón. Ahora no me siento en peligro, y no quiero tampoco pensar en esa palabra exilio. No lo veo así. Pero creo que más adelante en un futuro voy a tener la oportunidad de retomar esta temática del narcotráfico y hacer una novela. Sí estoy trabajando en otra novela que tiene que ver con guerrilla, que tiene que ver un poco con la época de “Los Contras” y esa época de Álvarez Martínez. Estoy trabajando ahorita en ese libro, espero tenerlo terminado pronto, quizá de aquí a diciembre.

  • Para aclaración de nuestra audiencia, Selvin ¿Quién era Álvarez Martínez?

Gustavo Álvarez Martínez, fue general de las Fuerzas Armadas, fue el máximo jerarca. Era originario de Tela, fue comandante del cuarto batallón de infantería en La Ceiba y allí comenzó su cruzada contra las “células guerrilleras de la época fría” de ese momento después de que los sandinistas tomaran el poder en Nicaragua y comienza esa pequeña revolución que tuvimos en el país de quererse conformar estos cuadros de guerrilla que se entrenaban en la montaña y se entrenaban para su beneficio, para buscar sus pretensiones políticas.

Álvarez Martínez fue una persona que tenía un entrenamiento bastante alto, era una persona de mucha confianza para cierto país y se le delegó la responsabilidad de estos batallones que operaban en la clandestinidad.

  • ¿Selvin, me llama la atención, porque el nombre de Pico Bonito?

Cuando se lee el libro, al final se da cuenta por qué se llama Pico Bonito, pero no tiene nada que ver con el medio ambiente ni el turismo. Es una novela policial donde se refleja el nivel de corrupción en algunas entidades del Estado como el poder judicial y otras. Entonces la corrupción allí queda reflejada, que está arraigada en todos los niveles, policías, el ejército.

  • También vale la pena comentar que Pico Bonito está ubicado en el departamento de Atlántida, al norte de Honduras. Pico Bonito es una montaña, una riqueza natural exuberante, la altura y la frondosidad de sus árboles da la impresión que rozan el cielo azul. Sus cascadas de agua cristalina y fresca y sus senderos húmedos lo ubican como lugar preferido por turistas nacionales y extranjeros que llegan allí para disfrutar de su agradable clima, y de su belleza natural.

Definitivamente, sí, pero el contexto del nombre y de la historia solamente es una referencia geográfica. Sí, hay una historia dentro de la historia, que habla sobre las leyendas que se contaban sobre lo que había en la cima del pico, que decía que había un inmenso lago que se iba a desbordar. Había una leyenda del padre Jesús Subirana, que había hecho una maldición contra La Ceiba porque muchos se divertían, había mucha perversidad en la gente. Y esa leyenda decía que ese lago se iba a desbordar en La Ceiba e iba a desaparecer la ciudad como Sodoma y Gomorra. Se hicieron expediciones, y como está la referencia, entonces yo aproveché para mencionarlo en la novela, me pareció oportuno. Como que se sale un poco del tema, pero es intrínseco entre los personajes que están en la novela participando, que van a explorar, se van contando la historia de las cosas que allí supuestamente ocurren.

Animales feroces que se comen a los humanos o a las vacas. Eso está allí, contado por los propios personajes, que surgen de manera natural.

  • En Honduras hay muchas historias no contadas, muchas historias por contar, una materia prima importante. Tanto para periodistas como para escritores ¿Cómo trata el país a los escritores?

No quiero sonar quejista, sino simplemente decir la verdad. No hay ningún apoyo para los escritores, no hay apoyo. Uno tiene que convertirse en escritor y en el vendedor, y anda vendiendo el libro de amigo a amigo. El amigo te lo compra porque quiere apoyarte. Y te das cuenta, si ese amigo que te compró el libro, lo leyó o no lo leyó. La gente no lo sabe, que uno se da cuenta, porque yo sé el producto que tengo.

Hace poco publiqué un libro de cuentos que está disponible también Amazon, “Cuentos de Tierra adentro”, una colección de 15 cuentos, y varias personas me lo compraron. Y yo sé que algunos no lo leyeron, lo compraron por apoyarme. Esa es la realidad del escritor en Honduras. ¿Cómo sé que no lo leyeron? porque son personas que veo y tengo contacto cotidiano con ellos, y si hubieran leído uno de mis cuentos, hubieran corrido a comentarlos. Porque yo sé la clase de cuentos que son y no quiero sonar pretencioso, en este sentido, pero mis historias son con finales bastantes sorpresivos, bastantes sorprendentes, capaces de arrancarle un par de lágrimas a cualquiera que me lee. Especialmente los cuentos, tengo figuras bastantes fuertes, y con bastante drama y ninguna de estas personas que me compró el libro me ha hecho un comentario. A pesar de que nos vemos cotidianamente y eso me llena de tristeza.

  • Historias como la de Pico Bonito merecen más de una edición. ¿Existirá una tercera edición?

No va haber una tercera edición de Pico Bonito, porque es un libro que está en Amazon y esa edición puede ser para siempre. Porque lo pueden pedir en Amazon. No es la continuación de la primera novela, está… como dicen los músicos remasterizada. La segunda edición de Pico Bonito tiene una portada nueva, papel crema, letra más grande, otro tipo de letra. Es una edición bastante mejorada, de 312 páginas de fácil lectura para todo tipo de personas.

  • ¿Este libro que ya tengo en mis manos se produce en Honduras?

Amazon, ellos tienen la tipografía y tienen todo.

  • Como periodistas conocemos la trayectoria de Selvin y no queríamos perder la oportunidad de tener el libro y compartir estas historias, porque nosotras también hemos sufrido y disfrutado del periodismo porque de eso se trata. Todas las vivencias en el tiempo valen la pena contarlas.

Es cierto y antes de decir que soy escritor, yo soy periodista, siempre lo he sido.

COMPRAR LIBRO EN AMAZON AHORA

Selvin Fernández Pineda nació en Trinidad, Santa Bárbara en 1969. Hijo de Olda María Pineda y Gerson Fernández Paz.
Su primera aparición artística fue a finales de 1975 en una velada que se hizo en el cine Gonzáles. Selvin hizo el papel del hijo del cantante de King Clave (interpetrado por Nelson Paz), con la canción “Mi corazón lloró”, recibiendo su primera ovación. Luego participó en concursos de la feria de Trinidad y siempre fue miembro del grupo folclórico de la escuela Guadalupe Ulloa. En el colegio escribió su primera obra literaria que fue dramatizada por los propios estudiantes, con un mensaje positivo en contra del uso de las drogas, dirigida por su maestro de español Juan Banegas (QEPD).

Luego de mudarse de Trinidad a San Pedro Sula, estudia el bachillerato en ciencias y letras en José Trinidad Reyes, para luego matricularse en la carrera de ingeniería industrial, pues no existía la escuela de Periodismo. Una vez que se abre la carrera, decide cambiarse para cumplir su sueño de ser periodista y escritor. Antes de terminar la carrera, es contratado por Diario Tiempo y asignado al área de deportes bajo la dirección del nicaragüense Rudy Valentino Argüello, a quien el gustaba escribir poesía y ambos mantuvieron una estrecha amistad porque compartían textos literarios.

Dos años después, Selvin es enviado a laborar como corresponsal a La Ceiba, donde le tocó cubrir todas las fuentes y con una logística limitada. Aquí es donde escribe Operación Pico Bonito en el año 2000. El borrador fue leído por el artista Guillermo Anderson, quien tenía una especialidad en literatura y le sugiere publicarlo. Buscó apoyo económico, logrando que su amigo Allan Padilla Coleman le financiara el tiraje de mil ejemplares. Fue un proyecto estrictamente personal que no tuvo el apoyo de un editor, solamente de su amiga Mayka Mejía Triminio, encargada de la diagramación y la portada.

Para esta segunda edición, sucedió lo mismo: se tuvo que volver a diagramar y hacer nueva portada, para lo cual Mayka Mejía estuvo ahí haciendo el trabajo, ya que Amazon tiene requerimientos bastantes específicos. Una vez que se publica la obra en Amazon, Selvin solicita copias al autor y gracias al apoyo de su amiga María Dip de DPS LOGISTICS, logra traer a Honduras un primera paquete de libros para la venta a un precio inferior al ofrecido en Amazon, Barnes & Noble y otras distribuidoras de libros en Norteamérica.


Selvin también tiene publicado un libro de cuentos llamado “Cuentos de tierra adentro, 15 relatos de realismo mágico”.

Muy pronto; el
Podcast En Alta Voz

 2,608 total views

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 8

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here