Doctor HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO, Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE”

Sabemos que COVID-19 está trastornando el mundo, los bloqueos están paralizando las economías mientras salvan vidas. Durante este período desafiante, los profesionales continúan agregando valor a sus organizaciones y clientes trabajando de forma remota, y serán críticamente necesarios para apoyar la construcción nacional cuando los motores económicos se reinicien.

Quienes hemos tenido la oportunidad de leer las obras del autor de Sapiens, Yuval Noah Harari, predijo que después de que pase la tormenta, habitaremos en un mundo diferente. Puede que no estemos seguros de a qué tipo de mundo nos enfrentaremos, pero este mundo diferente incluirá:

  1. Más comunicaciones digitales en lugar de contactos en persona.
  2. Más protección del medio ambiente y la salud pública.

Por otro lado, los entornos comerciales actuales se ven gravemente afectados, por los. los bloqueos en todas partes, las fronteras cerradas están interrumpiendo los negocios a nivel local e internacional, hemos descubierto que la cooperación económica mundial se ve fácilmente afectada por las fábricas cerradas en las regiones afectadas.

Este fenómeno ha causado problemas en la cadena de suministro de las líneas de producción mundiales, desde compañías de plataformas hasta proveedores locales. Debido a una grave falta de transacciones comerciales, casi todos los negocios esperan una escasez de efectivo y una disminución dramática en las ganancias.

Estas empresas, especialmente las pequeñas y medianas entidades (PYME), no tienen suficiente efectivo para soportar los varios meses durante los cuales no habrá ventas. Este tipo de empresas pronto se enfrentarán a problemas de liquidez extremos con la clara posibilidad de que quiebren. Este fenómeno amenaza ser común en todo el mundo y afecta más a las PYME. Los gobiernos, las sociedades, las empresas, los profesionales y todos los sectores de la sociedad están haciendo sus mejores esfuerzos para detener esta terrible reacción en cadena y restaurar la economía a la normalidad.

Se observa que en los EE. UU., la SEC[1] emitió una declaración pública sobre la importancia de las divulgaciones relacionadas con COVID-19, particularmente las divulgaciones prospectivas para proporcionar a los inversores y los mercados la información necesaria para tomar decisiones informadas. Los informes integrados pueden ser una herramienta eficiente y efectiva para comunicar las estrategias de una entidad para el futuro a las partes interesadas clave. Pero se convierte en un desafío aún mayor preparar un informe integrado en las actuales circunstancias disruptivas.[2]

Además de esto, me gustaría ofrecer algunas reflexiones sobre cómo manejar lo que ya hemos visto y cómo prepararse para los desafíos en el horizonte. Para las organizaciones que se enfrentan a plazos para la presentación de informes, por ejemplo, la pérdida de tiempo y las restricciones del distanciamiento físico afectarán la capacidad de los auditores, preparadores y emisores para hacer su trabajo e informar sus hallazgos con prontitud.

Nuestra lista de desafíos es formidable, pero la incertidumbre que los rodea es significativa.

  1. ¿Cómo responderemos a las interrupciones físicas no solo en las operaciones de nuestros clientes, sino también en las nuestras?
  2. ¿Cómo afectará la devaluación de los activos a la viabilidad de innumerables empresas y generará dudas sobre el estado de Going Concern[3]?
  3. ¿Cómo abordaremos el incumplimiento legal y contractual a medida que las cadenas de suministro se desmoronan y los flujos de efectivo se agotan?

Estas son solo algunas de las muchas preguntas enormes que debemos responder. Estas preguntas son mucho más relevantes para las PYME.  Las muchas ideas de los contribuyentes a nuestra discusión de hoy ayudarán a la profesión contable a aprender, enfocarse y adaptarse. Pero no debemos esperar resolver todos nuestros problemas hoy. Tendremos que vivir con incertidumbre acerca de este virus, tal vez por mucho tiempo. La urgencia y la magnitud de la crisis de COVID-19 es excepcional, pero para todos los humanos la adaptación si  lo es. El imperativo para todo el mundo la creatividad y la flexibilidad. Usar herramientas digitales es un buen lugar para comenzar. Este esfuerzo será más fácil si estamos todos juntos, lo que me lleva al siguiente punto.  Debemos aprender unos de otros. Muchas organizaciones están publicando material sobre informes y servicios de aseguramiento durante la crisis de COVID-19. Elogio a ICAI[4]por ser un líder entre ellos.

Hemos encontrado orientación de pensamiento incluidos muchos centros de contenido alojados por organizaciones miembros con una amplitud y profundidad de información sobresalientes. Vemos que las PYME son especialmente vulnerables a las consecuencias financieras y prácticas de esta crisis. Me gustaría enfatizar que podemos aprender de las mejores prácticas de cada uno. ICAI ha liderado con el ejemplo con su digitalización de servicios para miembros y estudiantes. Esta transición digital será crucial para todos en el futuro inmediato. Debemos aprender unos de otros y colaborar entre nosotros para hacer frente a esta situación sin precedentes y liderar todos los esfuerzos para garantizar un futuro mejor.

  1. La digitalización en nuestra vida diaria procederá a una velocidad mucho más rápida.
  2. El mundo se volverá aún más cercano y más cooperativo en lugar de separarse y aislarse a través de nuestros esfuerzos de colaboración para hacer frente al coronavirus en todo el mundo.

[5]¿Cuándo y cómo terminará la pandemia de la COVID-19? Según los historiadores, las pandemias tienen dos tipos de final: a) el médico, que ocurre cuando las tasas de incidencia y muerte caen en picada, y b) el social, cuando disminuye la epidemia de miedo a la enfermedad.“Cuando las personas preguntan: ‘¿Cuándo se acabará esto?’, preguntan sobre el final social”, dice Jeremy Greene, historiador de medicina en Johns Hopkins.

En otras palabras, un final puede ocurrir no porque la enfermedad ha sido vencida sino porque las personas se cansan de estar en modo pánico y aprender a vivir con ella. Allan Brandt, historiador de Harvard, dijo que algo similar está ocurriendo con la COVID-19: “Como hemos visto en el debate sobre la apertura de la economía, muchas preguntas sobre lo que se llama el final están determinadas no por los datos médicos y de salud pública, sino por procesos sociopolíticos”. Los finales “son muy, muy desordenados”, dice Dora Vargha, historiadora de la Universidad de Exeter. “Mirando hacia atrás, tenemos una narrativa débil. ¿Para quién termina la epidemia y quién lo puede decidir?


[1] La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos comúnmente conocida como la SEC es una agencia del Gobierno de Estados Unidos que tiene la responsabilidad principal de hacer cumplir. Wikipedia

[2] Cualquier disrupción tiene consecuencias en el rendimiento de la empresa, ya sea medido en ventas, nivel de producción, beneficios, servicio al cliente u otra métrica relevante. (Sheffi y Rice (2005)

[3] Traducción del inglés-Una empresa en marcha es un negocio que se supone que cumplirá con sus obligaciones financieras cuando vencen. Funciona sin la amenaza de liquidación en el futuro previsible, que generalmente se considera al menos durante los próximos 12 meses o el período contable especificado. Wikipedia (Inglés)

[4] La Escuela Técnica Superior de Ingeniería ICAI es la escuela de ingeniería de la Universidad Pontificia Comillas. Wikipedia

[5] https://www.nytimes.com/es/2020/05/12/espanol/coronavirus-historia-pandemia.html

 416 total views,  5 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here