Doctor HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO, Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE”

Comienzo a emborronar estas cuartillas con la siguiente auto pregunta ¿Podré ver cuántas monarquías caerán en el siglo XXI, obviamente, si El Señor no me ha llevado o no ha ocurrido la semana 70 del Profeta Daniel?; la pregunta obligada para los que por sus múltiples ocupaciones no les queda tiempo de leer, pero no para los que tenemos esa mala costumbre.

Ya no avizoro en lontananza la caída de la monarquía Española[1] e Inglesa[2], porque ahora están  la vuelta de la esquina, aunque no soy infalible, pero tanto desaguisado que han cometido y siguen cometiendo desde tiempos inveterados; ahora bien porque no decidirlo por sus propios nombre s: a) lavado de dinero b) infidelidades, c) crímenes sexuales y paro de contar; acciones execrables perpetuadas a vista y paciencia del mundo en general y de sus subiditos en particular.

“Miguel Cervantes de Saavedra nos legó: “en todos lados se cuecen habas; y en la mía a calderadas” (El Quijote II 13)

Acciones contenidas en este artículo dan plena vigencia al dicho popular: Aunque en España, PSOE[3], PP[4] y Vox[5]han vetado la comisión de investigación en el Congreso de los diputados, el escándalo que afecta a Juan Carlos I por sus cuentas en Suiza no se apaga en la prensa de todo el globo, más bien al contrario.

En los últimos días numerosos mediosde Francia, Alemania Bélgica o Escocia se han hecho eco del caso resaltando las investigaciones en curso y las sospechas de corrupción que pesan sobre el ex monarca. Pero además se enfatiza que este nuevo caso que sacude a España “hace temblar a la monarquía” y puede asimismo tener consecuencias políticas. En este sentido recalcan que los socios de gobierno, Podemos y PSOE, están divididos sobre la cuestión.

Le Monde señala que la fortuna secreta de Juan Carlos hace temblar a la monarquía española. El diario francés, en una información de Sandrine Morel, resalta que las revelaciones sobre el ex monarca español se “multiplican” desde que la Tribune de Geneve afirmara que recibió 100 millones de Arabia Saudí y los escondía en Ginebra. Enfatiza que las informaciones no dejan desde entonces de provocar “sacudidas” en España. Menciona en concreto la petición de Podemos y los partidos independentistas catalanes de abrir una comisión de investigación en el Congreso, aunque apunta que el PSOE ha cerrado la puerta a esta posibilidad. Pero destaca que la justicia española ha pedido precisiones a Suiza y el escándalo, en el centro del cual se encuentra Corinna, la ex amante de Juan Carlos, está haciendo temblar a la Casa Real.

Juan Carlos I entregó en Ginebra, en 2010, 1,9 millones de dólares (1,7 millones de euros) que había recibido como donación del rey de Bahréin al gestor de su cuenta suiza en la banca Maribaud, el abogado Arturo Fasana, según la declaración de este al fiscal jefe del cantón de Ginebra, Yves Bertossa, a la que ha tenido acceso el Periodista del diario EL PAÍS  José María Irujo en Madrid el 30 abril de  2020 a las 22:30. La justicia helvética investiga los movimientos de la fundación panameña Lucum en la que el Rey emérito era primer beneficiario.

El rey Juan Carlos I y el monarca de Bahréin, Hamad bin Isa Al-Khalifa, revisan la guardia de honor en el Palacio Gudabia en Manama durante una visita en 2014.El rey Juan Carlos I y el monarca de Bahréin, Hamad bin Isa Al-Khalifa, revisan la guardia de honor en el Palacio Gudabia en Manama durante una visita en 2014.STR / EF

La comisión rogatoria enviada por Bertossa al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón donde se informa de la donación de Arabia Saudí de 100 millones de dólares (65 millones de euros al cambio de entonces) a una cuenta suiza del Rey emérito explica que en ese depósito bancario de Juan Carlos I se ingresó también el 7 de abril de 2010 la cantidad de 1.895,250 dólares (1,7 millones de euros) supuestamente transferidos por el rey de Bahréin, Hamad bin Isa al Jalifa. La cuenta estaba a nombre de la fundación panameña Lucum.

Bahréin, cuya capital es Manama, es un diminuto país de 712 kilómetros cuadrados y alrededor de 1,2 millones de habitantes cuya renta per cápita duplica a la española. Está formado por una isla principal y otras menores en el golfo del mismo nombre entre Arabia Saudí y Qatar. El rey emérito visitó el país en 2014 junto a tres ministros del Gobierno español y una delegación de 15 empresarios durante una gira por los seis países del llamado Consejo de Cooperación del Golfo. El objetivo era la búsqueda de inversiones y contratos para España. En abril de 2016, Juan Carlos I asistió al Gran Premio de Fórmula 1 Gulf Air Bahréin y mantuvo un encuentro con el rey Hamad bin Isa al Jalifa.

El fiscal suizo tomó declaración como investigado por un presunto delito de blanqueo de capitales al abogado y gestor financiero Arturo Fasana en octubre de 2018 y le preguntó sobre el origen de este dinero. ¿Cuáles son las razones por las cuales Juan Carlos I recibió 1,9 millones de dólares el 7 de abril de 2010 del rey de Bahréin, dinero que se abonó en la cuenta de Lucum en el banco Mirabaud?, preguntó Bertossa. Y el gestor respondió así: “Juan Carlos I es una persona apreciada en los países del Golfo. Volvía de Abu Dabi y vino a mi casa a Ginebra. Quería almorzar conmigo. Me dijo que había recibido 1,9 millones del rey de Bahréin, que le había ofrecido este dinero. Escribí un informe de visitas [trámite bancario para justificar un ingreso del cliente] y pedí al banco si podía entregar el dinero. Me dijeron que sí”. Fasana explicó en su declaración judicial que el rey emérito acudió a su domicilio particular con una maleta que supuestamente contenía el dinero.

Bertossa ha interrogado también sobre el origen de esta cantidad a uno de los directivos de la banca privada Mirabaud y su respuesta textual fue: “No sé por qué razón”. Javier Sánchez-Junco, abogado de Juan Carlos I, ha declinado dar su versión sobre estos hechos.

La fiscalía suiza mantiene imputados en esta investigación a Corinna Larsen, el gestor Fasana y el abogado Dante Canónica, quien trabajó durante años en el despacho de éste último, por un delito de “blanqueo agravado de capitales”. La hipótesis de la Fiscalía suiza es que los fondos transferidos por Juan Carlos I proceden de comisiones irregulares en países de Oriente Medio y que Fasana y Canónica actuaban de testaferros. Una de esas comisiones irregulares sería esta de 1,7 millones de euros y la mayor de las comisiones descubiertas ascendería a 100 millones de dólares que Juan Carlos I habría recibido en 2008 de Arabia Saudí por mediar en la construcción del AVE a La Meca con empresas españolas.

Lo más sorprendente o vergonzante de la declaración de Fasana es que don Juan Carlos habría acudido a su domicilio particular con la maleta del dinero, exponiéndose al máximo. O a  sabiendas que estaba por encima de la justicia española al ser inviolable o por ignorancia y soberbia supina borbónica. Hay que recordar que al comenzar esta crisis del coronavirus también estalló otro escándalo que supuso que el actual jefe del Estado, Felipe VI, dejara a su padre sin la asignación de los Presupuestos Generales y que también renunciara a la herencia que le corresponde, ya que se supo que don Juan Carlos le puso como beneficiario a él y a su hija, la princesa Leonor, de un fondo millonario offshore.

En el marco de esta investigación hace varias semanas se tomó declaración a Yves de Mirabaud, presidente del banco en aquellas fechas, quien explicó que Fasana tenía una estrecha relación de confianza con la entidad, por lo que su departamento de compliance (cumplimiento de normas éticas) aceptó los ingresos millonarios que se hicieron en la cuenta. Además de Fasana, del también abogado Dante Canónica y de Corina Larsen, antigua amiga de Juan Carlos I, el banco figura como investigado en la causa suiza.

El gestor de la cuenta del Rey emérito explicó también al fiscal el origen del ingreso de 100 millones de dólares que recibió, el 8 de agosto de 2008, el entonces jefe del Estado español de la casa real de Arabia Saudí y lo atribuyó a una donación. 65 millones de euros de ese mismo depósito se transfirieron posteriormente a otra cuenta de Corinna Larsen.

Bertossa investiga un presunto delito de blanqueo agravado de capitales por un supuesto pago de comisiones relacionadas con la adjudicación a empresas españolas de la construcción del AVE entre las ciudades santas saudíes de Medina y La Meca. Todos los investigados niegan haber cobrado tales comisiones.

Aquel que se enriquece rápidamente no será muy inocente. (Salomón)


[1] Amaro Rodríguez-Felipe y Tejera Machado más popularmente conocido como Amaro Pargo, fue un corsario,prestamista y comerciante español.

[2] Es famoso el caso del pirata inglés Francis Drake, que fue armado caballero en su nave por la propia reina Isabel I de Inglaterra, como recompensa por sus exitosos asaltos a puertos y barcos españoles.

[3] El Partido Socialista Obrero Español

[4] Partido Popular

[5] Voz del pueblo

 267 total views,  2 views today

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here