Por: Leticia Estrada

San Pedro Sula, 29 de noviembre 2021

Los rostros cansados de quienes conformaron los equipos que integraban las más de diecisiete Juntas Receptora de Votos (JRV) en la escuela José Ramón Aguilar, reflejaban horas de agotamiento e intenso trabajo cumpliendo su función cívica sirviendo a la población y representando a sus diferentes partidos políticos siguiendo los preceptos que dicta la democracia.

Hasta alta horas de la madrugada el protagonista de los nuevos resultados, El Pueblo, permaneció en las instalaciones de la institución custodiando sus votos, celebrando y gritando con júbilo ante la cantada de los resultados en las distintas aulas de los centros de votación a nivel nacional.

Debido a los retrasos en la llegada de los dispositivos lectores de huella digital, identificación facial y otros contratiempos, el proceso electoral dio inicio pasadas las 7:30 de la mañana. El día de las elecciones generales en la escuela transcurrió como una fiesta cívica. Las plazas y sitios de esparcimiento de la escuela que, según el Censo del CNE, acogería a unos cinco mil votantes, se mantuvieron en constante tránsito durante la jornada electoral. Familias enteras acudieron a votar; jóvenes, adultos, incluyendo personas de la tercera edad y personas con discapacidad, demostrando así que no hubo impedimento en cumplir con su deber ciudadano.

Residentes de colonias aledañas a la Colonia Montefresco y al sector donde se ubica la escuela, se mantuvieron en constante vigilancia a las afueras de los ventanales de las aulas, donde el personal de las mesas, observadores CNE y observadores nacionales trabajaban en el procesamiento de los datos.

Aproximadamente a eso de las seis y media de la tarde, el equipo de la urna 4127 aún no se había puesto de acuerdo para comenzar el conteo de votos, sin embargo, la ciudadanía presente les exigió de forma pacífica, pero con firmeza, que dieran inicio al escrutinio.  

La población se ubicaba dispersa por toda la escuela, se turnaron para monitorear cada aula con el fin de observar y escuchar como integrantes de las mesas receptoras, iban realizando el conteo de los resultados en cada acta, exigiendo que se les fueran mostradas para constatar lo que se iba dando a conocer.

Mientras integrantes de los partidos políticos anotaban en sus libretas los resultados y comunicaban a sus bases los avances, la población reunida en este centro de votación se manutuvo serena, paciente, vigilante a la espera de cada resultado y que sus votos fueran escrutados de forma transparentemente.

A las doce con cincuenta minutos de la noche, todas las papeletas presidenciales habían sido inscritas en sus actas, escaneadas y enviadas al Consejo Nacional Electoral (CNE), se declaraba el triunfo de la señora Xiomara Castro en todas las urnas del lugar.

La “fiesta ciudadana” desencadenó a esa hora un ambiente de júbilo entre la población que desempeñó el cargo de observadores en las afueras de las aulas. Un grito de satisfacción salió de la voz de un joven con tal fuerza ¡Qué linda es la democracia!

 2,450 total views

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here