Doctor HORACIO ULISES BARRIOS SOLANO, Premio Nacional de Ciencia “JOSÉ CECILIO DEL VALLE”

 A la luz de los hechos recientes queda al descubierto que el Presidente Trump no escoge bien sus batallas no recuerdo al autor de la frase “Hay que saber escoger las batallas”, pero estoy seguro que la escucho muy a menudo de mi hija menor y me parece una frase muy interesante que comparto con mis ciber lectores los cuales se preguntarán  ¿el porqué del título de este artículo? ¿De mis dilectos ciber lectores alguien conoce una baraja de cinco (5) ases?. (CNN Business) apunta el día de hoy: Resulta que las guerras comerciales no son cortas y no son tan fáciles de ganar, como una vez tuiteó el presidente Donald Trump. A medida que la guerra comercial entre Estados Unidos y China se prolonga, los economistas afilan sus lápices y pronostican lo que costaría una guerra comercial prolongada. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advirtió que una escalada en la guerra comercial perjudicaría a la economía de Estados Unidos y al resto del mundo, reduciendo un 0,7% del crecimiento mundial para el año 2021. Eso es aproximadamente 600.000 millones de dólares.

 

Según National Geographic de junio de 2001 las tierras raras, como se llaman estos elementos, se descubrieron a finales del siglo XVIII como minerales oxidados, de ahí que se llamen “tierras”: En realidad son metales y no son tan raros, solo están diseminados. Un puñado de tierra de tu jardín probablemente contenga una pizca, unas cuantas partes por millón. La más rara de las tierras arases casi200veces más abundante que el oro. Pero depósitos lo suficientemente grandes y con-centrados como para que valga la pena extraerlos por medio de la minería son, eso sí, raros. La lista de cosas que contienen  tierras raras es casi infinita. Los imanes hechos con ellas son mucho más potentes que los convencionales, y más ligeros; esa es una razón por la que muchos aparatos electrónicos se han vuelto tan pequeños. Las tierras raras también son esenciales para una gran cantidad de “máquinas verdes”: La batería de un Toyota Prius contiene cerca de 10 kilogramos de lantano, una tierra rara; el magneto de una turbinad e viento grande puede incluir 260 kilogramos o Teléfonos inteligentes Las tierras raras ayudan a que los teléfonos (y reproductores de MP3) emitan luz y sonido. Imanes de neodimio se encuentran en las bocinas, el motor vibrador y los pequeños auriculares. Los colores de las pantallas de cristal líquido (Le O, por sus siglas en inglés) se producen gracias al europio (rojo)y al terbio (verde).

Visión militar La milicia estadounidense también depende de las minas de China. Los binoculares de visión nocturna (arriba) requieren lantano, gadolinio e itrio. Los magnetos de samario, que pueden soportar el calor intenso, ayudan a controlar los aviones o tripulados Predator y los misiles de crucero Tomahawk.

Escáneres médicos El gadolinio también sirve como agente de contraste de imágenes de resonancia magnética (RM), lo que  ayuda a que los cirujanos distingan el tejido enfermo del sano. En la imagen escaneada (der.) se destaca un tumor cerebral (coloreado en anaranjado para mayor claridad.

Y mucho más……como protección contra los rayos ultravioleta para ojos y bebidas. El praseodimio, el erbio y el neodimio colorean los lentes de sol; el cerio en el vidrio de las botellas de vino estimula la absorción de luz UV. Algunas herramientas motorizadas dependen de magnetos de neodimio o de disprosio para reducir el tamaño de sus motores.

Máquinas verdes Los autos híbridos no existirían sin las tierras raras el lantano para las baterías, los magnetos de neodimio para los motores eléctricos. Una turbina puede incluir cientos de kilos de neodimio; una bombilla fluorescente compacta, cantidades mucho menores de itrio y terbio.

“Están por todos lados. Se encuentran ocultos a menos que uno sepa acerca de ellos” –Karl Gschneidner, metalúrgico [1]Son 17. Están situados en la parte baja de la tabla periódica de los elementos, en color violeta. Se les consideran las vitaminas de la tecnología. Son los minerales conocidos como tierras raras o en inglés rare earth. Sus nombres no suenan a la mayoría (lantano, itrio, escandio…), pero, como indica Ignacio Navarro, decano del Col·legi Oficial d’Enginyers Tècnics i de Grau de Mines i Energia de Catalunya i les Balears, “se encuentran en la mayoría de los objetos que nos rodean, y prácticamente en todo lo relacionado con la electrónica, la generación de energías renovables y la eficiencia energética. Se utilizan en la fabricación de sistemas de iluminación de bajo consumo, pantallas de plasma LCD, altavoces, equipos de resonancia magnética, aerogeneradores, motores y baterías de coches híbridos, smartphones, etcétera”.

[1] Fuente: https://www.lavanguardia.com/economia/20190523/462417481347/los-chinos-exhiben-su liderazgo-en-la-mineria-para-contrarrestar-a-eeuu.html

Importancia estratégica Las tierras raras son materiales esenciales para móviles o armamentos y EE.UU. importa el 80% de China: Contrariamente a lo que su nombre indica, estas sustancias son bastante comunes. Pero una cosa es encontrarlos, otra es producirlos. El problema es que su extracción, además de peligrosa, es muy costosa, porque hay que refinarlos y separarlos de otros elementos. El procedimiento además crea residuos tóxicos y emplea ácidos. En la actualidad el 83% de la producción tiene lugar en un único país: China, que además es quién alberga en su subsuelo la mayoría de las reservas mundiales: el 55%. Para que se tenga una idea, Arabia Saudí, que domina el mercado del crudo, cuenta con el 15% de las reservas de petróleo. Ya lo dijo Deng Xiaoping en 1992: “Oriente Medio tiene petróleo, China tiene tierras raras”. Además, la demanda de estos metales está en aumento y según la consultora Roskill los precios de estos minerales subirán un 15% anual en los próximos tres años.  Así que China, en pleno conflicto con Estados Unidos tras el caso Huawei, tiene la sartén por el mango. Los analistas han llegado a hablar de que dispone de un “botón nuclear”. Porque si decidiera cortar las exportaciones de estos minerales podría poner en jaque a Estados Unidos, que compra a Pekín más del 80% de las tierras raras que necesita (para su estratégico sector de defensa).

Amenaza implícita: China cuenta con las mayores reservas del mundo y Xi Jinping insinúa un bloqueo Ignasi Queralt, investigador del departamento de Geociencias de Idaea y conferenciante en Expominer, asegura “China puede bloquear cuando quiera el comercio de estos metales. Porque Estados Unidos abandonó hace años la explotación por tema regulatorios e impacto medioambiental. Le salía más barato comprarlos desde fuera. Y los que sabían trabajar en este campo o se han jubilado o han muerto”. Con lo que el know how de las tierras raras en la actualidad está en mano de los chinos.  Xi Jinping visitó una mina cerca de Mongolia esta semana, (23/05/2019 11:14) en un claro gesto simbólico hacia Washington. De hecho, Donald Trump ha excluido estos metales de las recargas arancelarias, ante su importancia estratégica.

Una muestra de diversas tierras raras en un centro de California, Estados Unidos (David Becker / Reuters)

¿China puede cerrar el grifo? Hay un precedente, que se remonta al año 2011. China puso el freno a las ventas de estos minerales, como medida de retorsión ante un conflicto territorial en la zona. Algunos de estos elementos se dispararon en el mercado hasta valer más que el oro. El caso acabó hasta la Organización Mundial del Comercio en el 2014, que obligó a Pekín a dar marcha atrás. Los chinos se comprometieron en su adhesión a la OMC a no obstaculizar el comercio de estos minerales. Pero esto no significa que no puedan romper las reglas otra vez. “En tiempos de guerra nadie se mira los artículos de una ley. Estados Unidos también alegan en sus vetos a China argumentos de seguridad nacional muy discutibles”, señalan fuentes cercanas a esta organización.

Antecedentes: Pekín intentó hace años frenar este comercio y perdió ante la OMC ¿Hoy por hoy existen alternativas a los chinos? Pocas. “Se deberán hacer esfuerzos para investigar y poner en marcha otras minas, aunque esto no puede hacerse de hoy para mañana”, dice Ignacio Navarro. De hecho, ya en el 2011 se registró un descenso de las exportaciones chinas.

Fruto de esta preocupación se abrieron nuevas minas o se recuperaron minas inactivas de tierras raras, destacando la mina Mountain Pass en Estados Unidos y la de Mount Weld en Australia. En España existe el mayor yacimiento europeo de monacita[1], en Ciudad Real, aunque no se explota debido a protestas de grupos conservacionistas”, cuenta este experto. Japón habría encontrado en el océano una gran cantidad de reservas, pero su explotación es una incógnita. También se han señalado yacimientos en Corea del Norte, pero las condiciones políticas en ese país son muy inciertas.

[1] Fuente Wikipedia: El término se usa para designar a un grupo de cuatro minerales distintos, de la clase 8 de los minerales fosfatos según la clasificación de Strunz. Es, junto a la bastnasita, la principal mena de tierras raras. Aparece normalmente en forma de pequeños cristales aislados de color pardo rojizo.

 1,924 total views,  3 views today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here